Bandera

Reino de Camboya 2008

9 de marzo, Saigón 18 de marzo, Hue, Hanoi
10 de marzo, Saigón 19 de marzo, Hanoi
11 de marzo, Tay Ninh, Cu Chi, Saigón 20 de marzo, Bahía de Ha Long
12 de marzo, Vinh Long, Can Tho 21 de marzo, Bahía de Ha Long, Siem Riep
13 de marzo, Phong Dien, Cai Rang, Saigón 22 de marzo, Angkor Vat
14 de marzo, Danang, Hoi An 23 de marzo, Angkor Vat
15 de marzo, Hoi An 24 de marzo, Angkor Vat, Saigón
16 de marzo, Mi-Sön, Hoi An 25 de marzo, Saigón
17 de marzo, Hue Datos económicos del viaje

23 de marzo, domingo

    Después de desayunar en el hotel, Vibol nos recoge puntual, hoy nos lleva en el todo terreno a visitar los templos Banteay Srei y Banteay Samre. Mientras conduce nos pregunta si es verdad que España ocupa el segundo puesto mundial en número de personas asesinadas y nunca identificadas, justo por detrás de Camboya. Yo no lo sé, eso dicen los entendidos; justo el año pasado se aprobó una ley con medidas para localizar e identificar a las víctimas, el problema es que muchos de los miembros del partido mayoritario de la oposición son descendientes de nobles, aristócratas, militares, banqueros y empresarios con conexiones con el régimen dictatorial o la monarquía de Alfonso XIII. Jamás han condenado los crímenes del dictador Franco, por tanto, hay pocas esperanzas de que cumplan la ley cuando lleguen al poder. Vibol se queda sin palabras, le cuesta creer que eso ocurra en un país europeo. Amigo, fascismo y comunismo son el mismo perro con distinto collar.
    Banteay Srei está situado unos treinta kilómetros al noroeste del principal grupo de templos de Bayon. Una inscripción indica que fue construido en el año 967, el primer año del reinado de Jayavarman V. Está situado en medio del bosque y fue descubierto 1914 aunque no se despejó de maleza hasta 1924 y para entonces ya habían robado las mejores piedras talladas. Aún así, después de someterlo a una restauración por anastilosis, se le considera la joya del arte jemer en términos artísticos; los bajos relieves son fantásticos. En realidad, es uno de los templos más pequeños, pero está lleno de detalles exquisitos.
Templos de Banteay Srei
    Banteay Samre tiene su propia historia: cuenta el ascenso al trono de un pobre campesino de Samre llamado Pou. Este señor cultivaba unos pepinos exquisitos. Su primera cosecha se la ofreció al rey y le gustó tanto que para asegurar sus derechos sobre los pepinos ordenó a Pou que matase a cualquiera, ya fuera hombre o bestia, que entrara en su pepinar. El rey era de paladar impaciente y, durante el monzón, cuando los pepinos escaseaban, se le ocurrió visitar a Pou, ya caída la noche. Pou, al ver un hombre en medio de su pepinar lo confundió con un ladrón e inmediatamente cogió su lanza y sin vacilar lo ensartó como un pincho moruno. El rey no tenía descendientes y los secretarios del rey, viendo que no se ponían de acuerdo en elegir su sucesor, confiaron en la intervención divina. Dejaron suelto al elefante sagrado y le siguieron; resultó que al elefante también le gustaban los pepinos de Pou porque se fue derecho a su casa, lo saludó levantando su trompa y lo puso sobre su espalda. ¿Qué más señales necesitaban? Le hicieron rey. Pero la nobleza, al verse gobernados por un samre, un tipo de clase inferior, se negaron a aceptar sus órdenes y el rey se marchó del palacio y vivió aquí, en Banteay Samre, donde permaneció encerrado como una tortuga miedosa dentro de su caparazón.

Copyright © 2008- MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.