Bandera

República Socialista de Vietnam 2008

9 de marzo, Saigón 18 de marzo, Hue, Hanoi
10 de marzo, Saigón 19 de marzo, Hanoi
11 de marzo, Tay Ninh, Cu Chi, Saigón 20 de marzo, Bahía de Ha Long
12 de marzo, Vinh Long, Can Tho 21 de marzo, Bahía de Ha Long, Siem Riep
13 de marzo, Phong Dien, Cai Rang, Saigón 22 de marzo, Angkor Vat
14 de marzo, Danang, Hoi An 23 de marzo, Angkor Vat
15 de marzo, Hoi An 24 de marzo, Angkor Vat, Saigón
16 de marzo, Mi-Sn, Hoi An 25 de marzo, Saigón
17 de marzo, Hue Datos económicos del viaje

12 de marzo, miércoles

    Salimos de Saigón hacia Can Tho por una autovía de tres carriles. El espacio intermedio entre la vías de ida y de vuelta de la autopista es un estanque continuo lleno de flores de loto; muchos turistas paran para verlos de cerca.
Barco con mercancías navegando por un canal del río Hue
    Cruzamos el río Hue (Perfume) en una moderna motonave, muy diferente a la que aparece al comienzo de la película "El amante" de Jean-Jacques Annaud. A lo lejos divisamos el puente de 2.7 Km. de largo que a finales de este año conectará las orillas de las provincias de Can Tho y Vinh Long. Muchos recordaréis este puente porque fue noticia internacional en septiembre del año pasado cuando parte de su tablero se derrumbó matando a cuarenta y nueve personas e hiriendo a ciento setenta y cuatro.
    A las once llegamos al puerto de Cai Bei donde embarcamos en una lancha a motor con destino al mercado flotante de Vinh Long. Aquí se vende a intermediarios, no al cliente final.
    Visitamos un mercado local y nos sorprendemos de ver los animales que se comen por aquí; pocos son los que conocemos. En la pescadería, casi todos los peces están vivos. En un acuario cerrado guardan montones de culebras de rayas blancas y negras, como las cebras; y grandes ranas en hatillos; y enormes caracoles de río, que se limpian con el agua de lavar arroz y condimentados con cilantro o jengibre dicen que están de rechupete. Vemos muchos tipos de arroz; compramos el que nos parece más raro: un kilo de arroz rojo nos cuesta cinco mil dongs, o sea, veinte céntimo de euro.
    Mientras recorremos los canales, nuestro ingeniero-guía nos explica que las numerosas plantas flotadoras que vemos próximas a las orillas las protegen de la erosión durante las crecidas. Los pilares de los embarcaderos y de los palafitos son de madera de manglar, para evitar que se pudran.
Mercado de Vinh Long
    Visitamos el taller Nueve Dragones o Cu Long, un negocio familiar donde se elabora pasteles de coco y palomitas de arroz crujiente. Al navegar por los canales vemos muchos árboles frutales: caimito, ojos de dragón, durián, pomelos chinos, ciruelas, fruta del pan, rambután, kiwis (en árboles, no en arbustos), papayeros bien cargados, árbol de la fruta del sake ... Pasamos también por criaderos de peces y observamos bastante actividad de pesca con redes. Nuestro guía Thu dice que en Vietnam se prefiere los pescados de río a los de mar, la razón?, los de río se mantienen vivos en el mercado y se consumen, por tanto, frescos, pero los de mar se venden siempre congelados, y no hay comparación, claro.
    Desembocamos en el Mekong, que aquí tiene una anchura de tres kilómetros. Varias dragas trabajan para eliminar los sedimentos.
    A la hora de comer, nos llevan a un comedero donde nos presentan un pez ensartado cuya carne parece momificada, muy hecha. Nos enseñan cómo preparar rollos de primavera de arroz. Gracias al frescor de las hojitas de menta lo tragamos. Después, visitamos una plantación de frutales y nos obsequian con un plato de fruta y una actuación musical de un grupo local. Las mujeres que tocan visten el áo di, un vestido formal; el áo di es a las mujeres lo que el traje es a los hombres. La mayoría de las empleadas de los comercios, hoteles y restaurantes lo llevan. o di significa "vestido largo" y se pronuncia algo así como "áo-sai". Su origen se remonta al siglo dieciocho, pero sus formas actuales se deben al diseñador Nguyen Cat Tuong, que trabajó con los franceses cuando Vietnam fue colonia francesa, hallá por 1925. Entonces era un vestido más suelto; en los cincuenta se hizo más ceñido al cuerpo y sienta muy bien a las vietnamitas, en su mayoría de vientre plano, sin gota de sobrepeso. Durante el período comunista desapareció de las calles pero ha vuelto con fuerza y ahora lo llevan hasta en las escuelas. Mucho más común en el sur que en el norte.
    A las afueras pasamos por un cementerio en memoria de los caídos en la guerra contra Estados Unidos.
    Mientras regresamos a Can Tho, Thu se queda dormido en el coche; no nos lo imaginamos con un grupo numeroso. Vaya guía que tenemos!
    Pasamos la noche en el hotel Victoria Can Tho.

Copyright 2008- MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.