Los viajes de Mariano
Bandera

Reino de Tailandia 1999

28 de marzo, Bangkok 4 de abril, Mae Hong Son
29 de marzo, Bangkok 5 de abril, Phuket, Patong
30 de marzo, Bangkok 6 de abril, Phuket
31 de marzo, Bangkok 7 de abril, Phuket
1 de abril, Chiang Rai 8 de abril, Phuket
2 de abril, Tribu Karen,Chiang Rai 9 de abril, Phi-Phi
3 de abril, Mae Hong Son 10 de abril, Bangkok

31 de marzo, miércoles

    Na nos recoge a las nueve y media con la buseta. Pasamos también a por nuestros compañeros de viaje, que se alojan en el hotel Sangrila. El Sangrila fue uno de los más lujosos del mundo cuando se inaguró y hoy en día todavía resulta llamativo. El hall es enorme, revestido en madera de teca y tiene grandes ventanales que dan al río.
   Nos subimos a una embarcación a motor allí mismo, en el embarcadero del Sangrila. El viaje por los canales resulta muy interesante. Curiosa forma de vida la de la gente de las casas flotantes.
   Finalizada la excursión nos dejan en el embarcadero del Oriental, desde aquí un tachán nos conduce hasta el museo nacional. El sol golpea muy fuerte y las horas centrales del día son duras. Buscamos algún sitio para comer y terminamos en un bareto al lado del embarcadero. Al menos, el espectáculo humano está garantizado, pasa mucha gente a tomar el tachán. Pedimos noodles y una vez más nos sirven sopa con cintas aplastadas de pasta de arroz, a nosotros nos gustan más los del tipo spagheti y parece que los dos tipos atienden por el mismo nombre, habrá que aprenderse también el apellido.
   Seguimos andando por la ciudad sin rumbo definido. En el parque aledaño al Gran Palacio nos encontramos con mucha gente volando cometas.
Opereta china
    Vagabundeando por el barrio chino, nos topamos con una representación de opereta china, es además un pequeño templo. Desde dentro nos hacen señas para que entremos. Tomamos asiento y vemos la obra. Los vestidos son realmente espectaculares de color y lo tienen bien ensayado. Por supuesto, no entiendo ni jota de opereta china y me parece digna de estudio, parece que aquí sobran los graves y medios, es todo agudos, como voces de mujeres.
   Es muy tarde y no tenemos mucha idea de donde estamos. Volvemos al Dusit Thani en taxi.
   Cenamos en la terraza del hotel. Bajamos al Night Club y no vemos ambiente, así que de nuevo bajamos a la Silom. Hoy la actividad es febril, hay muchas niñas uniformadas a las puertas de los clubes y cuesta andar por la calle, demasiada gente. En estos mercadillos se vende mucha mercancía de imitación: bolsos, relojes, maletas, ropa deportiva, etc. Por unos 18 se puedes mercar un Rolex falso de hombre y por 6 , los más sencillos de chica.
   No faltan los puestos callejeros con comida exótica, por ejemplo, cucarachas y saltamontes. Te los sirven en un cucurucho de papel con un poco de sal, como si fueran churros.

Copyright 1999- MRB

La propiedad intelectual del texto y de las fotos me pertenece, por tanto, está prohibida su reproducción sin mi expresa autorización.