Los viajes de Mariano
Bandera

Reino de Tailandia 1999

28 de marzo, Bangkok 4 de abril, Mae Hong Son
29 de marzo, Bangkok 5 de abril, Phuket, Patong
30 de marzo, Bangkok 6 de abril, Phuket
31 de marzo, Bangkok 7 de abril, Phuket
1 de abril, Chiang Rai 8 de abril, Phuket
2 de abril, Tribu Karen,Chiang Rai 9 de abril, Phi-Phi
3 de abril, Mae Hong Son 10 de abril, Bangkok

3 de abril, sábado

    Felipe y Sidmun nos trasladan al aeropuerto para tomar un pequeño avión de hélices que nos lleva a Mae Hong Son. El Hotel de Mae Hong Son es espacioso, predomina la madera y tiene piscina. Esta bastante aislado, como a 2 km del pueblo. La vegetación de los alrededores es exuberante. La piscina está situada en un balcón desde donde se ve al fondo un pequeño río, algo sucio, por cierto.
    El grado de humedad es altísimo.
Mujeres jirafa
    Después de almorzar nos llevan en un vehículo todo terreno hasta el pueblo de Nai Soi y continuamos hacia el pueblo de la tribu Karen Kaya y finalmente hacia el lugar donde habita la etnia Padang célebre por sus mujeres jirafa. El origen de este adorno se desconoce. El caso es que a los 6 o 7 años empiezan a ponerse estas espirales de latón. En realidad el cuello no se alarga sino que se atrofian los músculos de los hombros y produce un efecto óptico como si tuvieran el cuello más largo de lo normal.
    El pueblo es muy pobre, son unas pocas casas de madera y no está asfaltado. Ellas son la atracción pero son otros los que se benefician del turismo, está claro.
    Seguro que ellas se encuentran guapísimas con los aros al cuello, a mí, esta visita me ha dejado un amargo sabor, parecen animales de feria y llevar esos anillos al cuello me parece tan vejatorio como llevar cadenas en los pies.
    Después de cenar nos dirigimos a pie hasta el pueblo, apenas llevamos recorridos medio kilómetro y una furgoneta para turistas se para y se ofrece para llevarnos. El pueblo no tiene mucho que ver; en un restaurante, un grupo toca clásicos del rock´n´roll. Entramos. Al oírlos más de cerca se evidencia su amateurismo y les dejamos que sigan destrozando las canciones.
    Seguimos andando por la carretera. Más adelante nos encontramos con un cine al aire libre. La película es de tema fantástico y abundan los golpes con sonido a pandereta. No obstante tiene buen ritmo y no le falta comicidad. La gente no se pierde detalle.
    Regresamos al hotel caminando por la carretera. No hay tráfico. El silencio sólo se rompe por algunos perros que ladran cuando pasamos al lado de los caserios que guardan.

Copyright © 1999- MRB

La propiedad intelectual del texto y de las fotos me pertenece, por tanto, está prohibida su reproducción sin mi expresa autorización.