Los viajes de Mariano

República de Sudáfrica 2005

19 de marzo, Johannesburgo, Sabie 27 de marzo, Port Elizabeth, Knysna
20 de marzo, Graskop, Pilgrim´s Rest, Kruger 28 de marzo, Swellendam
21 de marzo, Kruger 29 de marzo, Ciudad del Cabo
22 de marzo, Kruger, Barberton 30 de marzo, Ciudad del Cabo
23 de marzo, Mbabane, Mlilwane 31 de marzo, Ciudad del Cabo
24 de marzo, Swazi Mantenga, Santa Lucía Wetlands1 de abril, Hout Bay, Simon, Ciudad del Cabo
25 de marzo, Cabo Vidal, Shakaland 2 de abril, Ciudad del Cabo
26 de marzo, Shakaland, Durban

27 de marzo, domingo

    La reserva por internet del vuelo Durban-Port Elizabeth ha funcionado sin problemas. En el aeropuerto hay una mezcla de etnias impresionante: negros, indios, blancos, judíos, etc. En Port Elizabeth alquilamos otro Nissan Almera.
   
Área de descanso en la carretera
Por la carretera se me pega una señora que me sigue hasta Knysna, incluso se detiene para ver el desfiladero a la vez que nosotros. Nos espera en el coche y al pasar a su lado me dice que le gusta como conduzco, at such a comfortable pace, y después nos sigue de nuevo. ¿Es que no es capaz de marcar su propio ritmo de viaje?
    Las guías turísticas advierten de la conducción salvaje de los lugareños; mi experiencia es que conducen muy parecido a los europeos, aunque con una particularidad: los vehículos que van a ser adelantados se echan al arcén izquierdo aunque de frente no se aproxime ningún vehículo, luego, el que ha adelantado da las gracias haciendo parpadear las luces de emergencia unos segundos.
    En Knysna nos alojamos en el Russell Hotel, un agradable hotelito. Knysna es un pueblo algo desangelado, atravesado por la carretera general, me recuerda los pueblos de las películas de vaqueros, en la calle principal se encuentra todo lo importante: la gasolinera, algún banco, las tiendas de recuerdos para turistas y los restaurantes, si te aventuras por las calles perpendiculares a la principal apenas hay nada.
    Cenamos ostras y pescado en el restaurante Anchorage. Las ostras no me sientan bien y me dan náuseas, ganas de vomitar. Afortunadamente, tras unos tragos de agua el malestar desaparece y no pasa a mayores.

Copyright © 2005 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.