Otros viajes

República de Sudáfrica 2005

19 de marzo, Johannesburgo, Sabie27 de marzo, Port Elizabeth, Knysna
20 de marzo, Graskop, Pilgrim´s Rest, Kruger 28 de marzo, Swellendam
21 de marzo, Kruger 29 de marzo, Ciudad del Cabo
22 de marzo, Kruger, Barberton 30 de marzo, Ciudad del Cabo
23 de marzo, Mbabane, MIlwane 31 de marzo, Ciudad del Cabo
24 de marzo, Swazi Mantenga, Santa Lucía Wetlands1 de abril, Hout Bay, Simon, Ciudad del Cabo
25 de marzo, Cabo Vidal, Shakaland 2 de abril, Ciudad del Cabo
26 de marzo, Shakaland, Durban

26 de marzo, sábado

   
Lanzamiento de jabalina
A las diez seguimos con el "programa cultural". Mi mujer y yo somos los únicos turistas de Shakaland esta mañana. Está visto que lo que funciona aquí son los grupos organizados. Lo siento, no les queda otro remedio que dar el espectáculo para nosotros, así que... ¡a trabajar! La representación nos muestra cómo un guerrero zulú se declara a una moza del pueblo, por supuesto, la declaración conlleva unas cuantas danzas gimnásticas y la colaboración de su cuadrilla, afortunadamente para el pretendiente, la chica le acepta.
    Uno de los guerreros zulús me reta a un lanzamiento de jabalina, acepto y tiro con tanta fuerza que casi me descoyunto los huesos; encima mi lance no llega ni a la mitad del suyo, para mí que la tiene amaestrada. Vemos cuatro representaciones más y salimos hacia Durban. Mi conclusión de Shakaland: prescindir de esta visita, ¡menuda turistada!
    Durban parece una ciudad muy dinámica, las calles están abarrotadas de gente haciendo las compras del sábado. Nos alojamos en el centro, en el hotel Royal. Pedimos un taxi y el hotel pone a nuestra disposición una magnífica buseta que nos transporta hasta la Natal Society of Arts Gallery. La galería no vale gran cosa, lo mejor es el rato que pasamos tomando un café en la terraza de la cafetería. Es la primera vez que vemos camareras blancas.
    Volvemos al hotel en taxi y después nos llegamos andando hasta las cercanías de la Mezquita. A pesar de que todas las tiendas cierran por la tarde hay bastante gente en la calle, casi todos de color. No hay mucho que ver, solo tiendas cerradas, mucha basura por las calles y busetas que hacen de autobuses con la música a todo volumen, como los conchos de la República Dominicana, pero en fino.

Copyright © 2005 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.