Otros viajes

Reino de Suazilandia 2005

19 de marzo, Johannesburgo, Sabie27 de marzo, Port Elizabeth, Knysna
20 de marzo, Graskop, Pilgrim´s Rest, Kruger 28 de marzo, Swellendam
21 de marzo, Kruger 29 de marzo, Ciudad del Cabo
22 de marzo, Kruger, Barberton 30 de marzo, Ciudad del Cabo
23 de marzo, Mbabane, MIlwane 31 de marzo, Ciudad del Cabo
24 de marzo, Swazi Mantenga, Santa Lucía Wetlands 1 de abril, Hout Bay, Simon, Ciudad del Cabo
25 de marzo, Cabo Vidal, Shakaland 2 de abril, Ciudad del Cabo
26 de marzo, Shakaland, Durban

24 de marzo, jueves

    Volvemos al valle Ezulwini para ver el centro de artesanías Mantenga y también el centro de cultura Swazi Mantenga Nature Reserve, donde visitamos un antiguo poblado Swazi, compuesto por unas dieciséis cabañas. La visita es guiada y por supuesto, no faltan los bailes tradicionales, realizados por unos bailarines un tanto amateurs, diría yo.

Danzas zulús

    Entre las atracciones, no puede faltar la consulta con el curandero de la aldea, el sangoma. En Sudáfrica, los sangomas son muy populares, tres de cada cuatro pacientes acuden antes a un sangoma que al médico. Se supone que se comunican con los antepasados del enfermo y éstos le cuentan su enfermedad. En Sudáfrica hay unos doscientos mil sangomas. Los sangomas están muy enraizados en la sociedad, tanto que sus prácticas están reguladas por ley. Muchos rechazan esta ley porque creen que es una treta para conocer sus prácticas y temen que alguna empresa farmacéutica patente sus brebajes.
    Salimos de Suazilandia por la frontera de Golela y continuamos hacia Santa Lucía Wetlands. Después de tres horas de monótona carretera y un paisaje sin apenas relieve, llegamos al atardecer a la Costa de los Elefantes. Santa Lucía es un pueblo completamente orientado al turismo, está repleto de hoteles y bungalows para turistas. El grado de ocupación es muy alto. Nos alojamos en el hotel Elephant Lake, al lado del lago.
    Cenamos en la terraza del hotel, no hay mucho donde escoger en cuanto a restaurantes. Comemos carne, muy al estilo americano, con esas salsas que hacen que una chuleta tenga el mismo sabor en Londres que en Pekín.

Copyright © 2005 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.