Los viajes de Mariano

República de Sudáfrica 2005

19 de marzo, Johannesburgo, Sabie27 de marzo, Port Elizabeth, Knysna
20 de marzo, Graskop, Pilgrim´s Rest, Kruger 28 de marzo, Swellendam
21 de marzo, Kruger 29 de marzo, Ciudad del Cabo
22 de marzo, Kruger, Barberton 30 de marzo, Ciudad del Cabo
23 de marzo, Mbabane, Mlilwane 31 de marzo, Ciudad del Cabo
24 de marzo, Swazi Mantenga, Santa Lucía Wetlands1 de abril, Hout Bay, Simon, Ciudad del Cabo
25 de marzo, Cabo Vidal, Shakaland 2 de abril, Ciudad del Cabo
26 de marzo, Shakaland, Durban

23 de marzo, miércoles

    Desayunamos unos estupendos mangos y ponemos rumbo hacia Swazilandia. Esta vez no queremos sorpresas, tomamos la carretera que entra por Jeep´s Reef, de impecable estado aunque de recorrido más largo.
    Apenas hay tráfico. Las instalaciones de la frontera son rudimentarias y la desorganización es la norma. Pagamos una simbólica cantidad como impuesto de circulación y cruzamos sin más problemas al pequeño reino de Swazilandia. Nos sorprenden la belleza del paisaje que contrasta con la pobreza de la gente.
    Las ayudas internacionales que recibe Swazilandia son cada día más escasas, ya que hay fundadas sospechas de que el pueblo no ve un duro. Eso sí, las doce esposas del rey Mswati viajan cada una en un BMW con chofer. La respuesta del rey ante semejante dispendio es que el país se tiene que modernizar. De todos es conocido los titulares en los periódicos cuando se supo que el rey se quería comprar un avión para su uso personal.
    Seguimos hacia la capital Mbabane y nos alojamos en la habitación trece del Mountain Inn por seiscientos rands, con buenas vistas al valle Ezulwini.
    Dejamos las maletas y nos marchamos al santuario de vida salvaje Mlilwane, donde damos unas vueltas viendo impalas, fagoceros y unos cuantos hipos y cocodrilos en el estanque. Un lugar muy adecuado para dar un paseo entretenido viendo la fauna salvaje.
    Para las siete regresamos a nuestro alojamiento. Cenamos una carne decente y nos quedamos descansando en el hotel.

Copyright © 2005 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.