Otros viajes

República Socialista de Sri Lanka 2012

1 de diciembre, Negombo 9 de diciembre, Hakgala, Nuwara Eliya
2 de diciembre, Sigiriya10 de diciembre, Yala
3 de diciembre, Polonnaruwa, Minneriya11 de diciembre, Kataragama, Tangalla
4 de diciembre, Anaradhapura, Mihintale12 de diciembre, Galle
5 de diciembre, Dambulla, Kandy13 de diciembre, Galle, lago Koggala
6 de diciembre, Kandy14 de diciembre, Colombo
7 de diciembre, Hatton15 de diciembre, Colombo
8 de diciembre, Nuwara EliyaDatos económicos del viaje

15 de diciembre, sábado

    Hoy hemos quedado en nuestro hotel con H, la chica española de la agencia Sri Lanka In Style. Llega media hora tarde y pretende darnos una vuelta en tuk-tuk por Colombo. Mala combinación: vehículo peligroso y tráfico demencial. H ha llegado tarde porque ha perdido la cartera y se ha puesto muy nerviosa, así que nos lleva hasta la oficina de Sri Lanka In Style y allí nos tiene hasta que, por fin, contacta con la agencia de su tarjeta de crédito en Madrid y la anula, además, le confirman que no hay cargos desconocidos en su cuenta. Ya más tranquila reanudamos el recorrido turístico que pasa por una tienda de Barefoot y un bar al aire libre donde tomamos un jugo de lima, la bebida más refrescante que conozco.
    Visitamos el Museo Nacional prácticamente solos. El museo da un repaso a las etapas de la humanidad, la salida de los Homo sapiens de África y expansión por las tierras que hoy llamamos Europa, Asia y America. En Sri Lanka hay evidencias de humanos desde hace 120000 años y del Homo sapiens en particular desde hace 80000 años. Las prácticas rituales de enterramientos en la pre y protohistoria, etc. Y se centra en los reinos del periodo Anuradhapura, que fue el reino principal durante quince siglos, desde el siglo V AEC hasta finales del X. Fue fundado por Anuradha, uno de los ministros del líder legendario Vijaya, cuyo origen se situa en el norte de India.
    Después del tour por Colombo, llegamos al restaurante del hotel Galle Face para comer y no nos admiten porque solo quedan cinco minutos para cerrar. Pedimos unos bocadillos en el bar y tardan veinte minutos en ponerlos sobre la mesa y eso porque protestamos, que si no, todavía estamos esperando. En fin, la atención al cliente en este hotel es penosa y generalizada, una lástima porque el hotel es bonito y su localización muy buena.
    A las cuatro y media nos viene a buscar un chofer de la agencia, esta vez en coche normal, nada de tuk-tuks. Tardamos una hora y cuarto en llegar al aeropuerto, treinta quilómetros al norte de Colombo.

Copyright © 2012 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.