Otros viajes

Bandera

República Árabe Siria 2009

29 de marzo, Damasco 7 de abril, Ammán, Wadi Musa
30 de marzo, Damasco 8 de abril, Petra
31 de marzo, Damasco 9 de abril, Petra
1 de abril, Maaloula, Palmira 10 de abril, Wadi Rum, la Gran Falla, Al Karak, mar Muerto
2 de abril, Palmira 11 de abril, mar Muerto, Madaba, Ammán
3 de abril, Homs, Crac de los Caballeros 12 de abril, Gerasa, Ammán
4 de abril, Hama, Apamea, Ciudades Muertas, Alepo13 de abril, Ammán
5 de abril, Alepo, San Simeón Datos económicos del viaje
6 de abril, Alepo

6 de abril, lunes

    El día ha salido muy nuboso y algo fresco, lo que no está mal para variar. A las diez, dejamos el coche de alquiler en el Europcar del hotel Sheraton y visitamos el Museo Nacional de Alepo, que queda muy cerca. ¿Qué si es interesante? Juzga tú mismo: contiene el esqueleto casi completo de un niño neandertal de dos años encontrado en agosto de 1993 en una cueva de Dederiyeh, al norte de Siria... herramientas utilizadas por el Homo Erectus en el paleolítico... figurines de imágenes divinas en relación con los cultos de fertilidad del 8600 AEC ... objetos hallados en las excavaciones del yacimiento de Tell Halula, en el margen derecho del río Éufrates, realizadas por el equipo español de Miguel Molist entre 1991 y 1992. Los objetos más antiguos datan del Neolítico Precerámico B medio (8500-9000 AEC)... incontables vasijas del área de Al´Jazira (4000-2000 AEC).
Entrada al museo nacional de Alepo con una réplica de las estatuas del templo de Tell Halaf, siglo IX AEC
        Mari fue una ciudad antigua situada al oeste del Éufrates en la actual Tell Hariri, en Siria. Estuvo habitada desde el quinto milenio AEC y su etapa de mayor esplendor fue entre 2900 AEC y 1798 AEC, cuando fue saqueada por Hammurabi. De las excavaciones de Mari se muestran unos modelos en terracota (2000 AEC) de peces y figuras humanas que son el negativo del producto final; es el inicio de la fabricación en serie. También una estatua en bronce del siglo XIX AEC de un león con sus diferentes partes ensamblados y unidas con remaches. Inscripciones y textos religiosos del siglo XIX AEC en el templo del dios Shamash. Estatua entera de una persona con faldas o kaunakes (3000 AEC).
    De Ugarit —antigua ciudad portuaria del norte de la actual Siria—: pesas para balanzas con formas de animales hechas con gran detalle (vacas, tigres, patos, zorros, corderos, aceitunas, etc, del 1500 AEC) Muchos figurines (2000 AEC) revelan la relación de Ugarit con Egipto. Una "mujer sentada", del primer milenio AEC, restos del palacio real de Ebla, textos literarios en escritura cuneiforme en tablas; la mayor parte eran textos administrativos (gastos de personal, intendencia...). El resto del museo nos permite conocer los otros aspectos de las tres generaciones dinásticas: Ar-Ennum, Ibrium y Ibbi-Zikir. ¿Interesante, no?
    Frente al frescor y tranquilidad del museo (apenas diez personas) los sonidos del exterior nos traen ecos de estrés, ruido, murmullo y los constantes cláxones de los coches con toda la gama de graves y agudos.
    En el piso superior se exponen los hallazgos de la misión arqueológica española en Qara Qûzâq, en el alto Éufrates sirio: monedas de Alejandro, un biberón, lámparas de aceite bizantinas, griegas y romanas, lápidas griegas, partes de las tumbas de Palmira...
    Lo hemos pasado genial en este museo, pero ahora volvamos al presente. Tomar un taxi en Alepo es una experiencia imperdible, excitante: el tipo conduce descalzo, con la música a todo volumen, todas las ventanillas bajadas, los brazos tatuados, un fuerte frenazo evita el atropello de tres chicas y nos da una vuelta de casi tres kilómetros para llevarnos hasta la ciudadela, que distaba tan solo unos ochocientos metros de donde paramos el taxi, ¿quién da más por 35 libras, unos 0,57 €?

Vista de Alepo desde el norte de la Ciudadela

    Después de disfrutar de lo lindo en el restaurante Beroea —ese edificio de las cinco cortinas bajadas que aparece en primer plano en la foto—, nos acercamos hasta la ciudadela, única fortificación árabe que no fue tomada por los cruzados. Vista desde el exterior parece un edificio soso, pero dentro es un auténtico laberinto. Tanto, que por poco nos dejamos de ver el salón del trono, toda una sorpresa. Observar como se repite el número ocho en el techo, las vigas, las estrellas de ocho puntas, la bóveda octogonal, la lámpara de ocho bombillas. La pequeña mezquita de Abraham se construyó para albergar la cabeza de san Juan Bautista aunque, al final, la cabeza se quedó en la mezquita Omeya de Damasco.
    Seguimos deambulando por el zoco, que nace casi en la ciudadela. Este zoco es poco turístico, los comercios están orientados al consumo de los alepinos, pero hay unas pocas tiendas con material de buena calidad como alfombras, pulseras de plata, oro, brocados, textiles, etc. Mi mujer se empeña en que me tengo que comprar un thobe y no para hasta disfrazarme con uno.
    Regresamos al hotel en taxi, esta vez sin sobresaltos.

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.

Copyright © 2009 - MRB