Otros viajes

Sicilia 2003

28 de junio, Palermo10 de julio, Lido di Noto, Noto
29 de junio, Palermo 11 de julio, Noto, Cassibile, Ragusa
30 de junio, Monreale 12 de julio, Ragusa Ibla, Caltagirone, Piazza Amerina
1 de julio, Câccamo, Cefalú, Petralia Sottana y Soprana 13 de julio, Piazza Amerina
2 de julio, Sperlinga, Castel di Tusa, Santo Estefano, Patti 14 de julio, Agrigento
3 de julio, Tyndaris, Stròmboli 15 de julio, Sciacca, Selinunte
4 de julio, Stròmboli 16 de julio, Selinunte, Scopello, Segesta
5 de julio, Giardini-Naxos, Taormina 17 de julio, Érice, Scopelo, Castellmare
6 de julio, Villa Comunale, Gola Dell'Alcàntara 18 de julio, Palermo
7 de julio, Linguaglossa 19 de julio, Palermo
8 de julio, Catania, Siracusa 20 de julio, Palermo
9 de julio, Siracusa

18 de julio, viernes

    Dejamos nuestro agradable apartamento en Scopello y nos acercamos a tomar el sol hasta la playa de arena de Castellmare del Golfo. Mientras descansamos, a poco más de un kilómetro de donde estamos, se inicia un incendio, en una ladera llena de chalés. Afortunadamente, la gente reacciona rápido y en veinte minutos lo tienen controlado, aún así, las últimas llamas apagadas se han quedado a pocos metros de las casas.
   Para las dos de la tarde abandonamos la playa. Comemos en La Cambusa (galera) y seguimos por la autopista hasta Palermo. Hay mucha circulación. Dejamos nuestras cosas en la habitación del "Hotel del Centro" y nos acercamos hasta la estación Notarbartolo a devolver el coche.
   Seguimos pateando la ciudad. Pasamos por Príncipe Discordia, un barrio en fiestas. El jaleo de la calle es de ver. Las calles están llenas de bombillas como si fuera Navidad. No se puede andar por las aceras, están ocupadas por puestos de vendedores de sandías, de pescado, paisanos jugando a las cartas, mil cosas. Por la carretera también es complicado moverse por el tráfico incesante de coches, motos e isocarros. Allá donde se mire hay movimiento y vida.
   Seguimos recorriendo la ciudad hasta que nuestro cuerpo empieza a dar signos claros de cansancio. Cenamos en la Casa del Brodo, cerca de Cuatro Canti, muy recomendable.

Copyright © 2003 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.