Otros viajes

República de las Seychelles 2011

27 de noviembre, La Digue 5 de diciembre, Praslin
28 de noviembre, La Digue 6 de diciembre, Praslin
29 de noviembre, La Digue 7 de diciembre, Mahé
30 de noviembre, La Digue 8 de diciembre, Mahé
1 de diciembre, La Digue 9 de diciembre, Mahé
2 de diciembre, Praslin 10 de diciembre, Mahé
3 de diciembre, Praslin 11 de diciembre, Mahé
4 de diciembre, Praslin Datos económicos del viaje

29 de noviembre, martes

    Hoy desayunamos con el ruido de fondo de una desbrozadora de mochila, que suena como un moscardón monstruoso.
    Por fin llegó el momento de conocer la playa más fotografiada del mundo: Anse Source D'Argent, escenario de la película Crusoe (2008), Goodbye Emmanuelle (1977) y otras más... equis equis equis.
    Anse Source D'Argent se sitúa dentro de una antigua plantación de cocoteros y vainilla y cobran la entrada. Es natural, muchos turistas vienen desde Praslin en una excursión de un día y no gastan ni una rupia en la isla, así que han añadido un poco más de atractivo a la visita con unas tortugas de Aldabra y una teatralización de cómo antiguamente se extraía el aceite de la copra, o sea, de la pulpa seca de los cocos. Así ya tienen la justificación perfecta para cobrar la entrada a la playa. Ya sé que algunos se cuelan entrando por la propia playa en vez de por la puerta de la plantación pero eso también lo saben las empleadas de la taquilla y suelen andar al quite.
Playa Source D'Argent en La Digue
    La playa no defrauda, es de una belleza increíble, y por muchas razones. El principal atractivo son las enormes rocas de granito rosa. Aunque es cierto que estas rocas abundan en todas las islas, solo aquí adoptan unas formas tan caprichosas; algunas parecen garras gigantes que se hunden en la arena, otras piedras esféricas en equilibrio imposible. En realidad, no se trata de una playa continua, sino una sucesión de diminutas calas de arena de coral, blanquísima, entre bloques de granito y árboles de tacamaca, llena de recovecos donde siempre puedes buscar un rincón apartado y hacerte la ilusión de que estás solo. La claridad del agua es sorprendente, cristalina y además, la superficie del mar apenas se ondula ya que una barrera de coral convierte al mar en una laguna. Este lugar es un regalo para la vista, la postal perfecta, la quintaesencia del paraíso tropical. Puedes sacar fotos hasta llenar la memoria de la cámara.
Playa Source D'Argent en La Digue

    La perfección sería completa si fuera lugar propicio para nadar, pero no es así, la escasa profundidad lo impide. Sí que se ven algunos peces de llamativos colores en torno a pequeños corales muy aislados, no demasiados. El tsunami de 2004 afectó mucho a los corales.
    En el camino entre playa y playa hay un improvisado puesto con frutas locales y también un restaurante llamado Lambousier bien integrado en el paisaje.
    Mientras estamos tumbados a la sombra de un tacamaca, observo una pequeña serpiente lobo que se desliza entre las ramas bajas, tres metros a nuestra izquierda. Su piel se camufla a la perfección con el color de las ramas. Avanza muy despacio hacia su objetivo: un geco adulto que permanece inmóvil sobre una rama gruesa. Cuando le tiene a tiro, se lanza a por él, le muerde por los cuartos traseros y se enrosca para inmovilizarlo. Más tarde, lo devora poco a poco y, cosa curiosa, empieza por la cola.
    Cenamos en nuestra pensión y luego paseamos hasta el puerto, que es de los pocos sitios de La Passe que permanece iluminado. Donde la corriente es más perceptible se distingue un grupo de peces flauta de casi un metro de longitud y pequeñas caranges solitarias nadando a toda velocidad.
    El silencio de la noche se rompe por los gritos y las risotadas de una cuadrilla que se corre una buena juerga en un catamarán. Johnny B. Goode y otros éxitos añejos se escuchan claros y potentes desde nuestra posición.

Copyright © 2011- MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.