Los viajes de Mariano

Bandera Italia

Roma 2005

25 de junio, Termas Diocleciano, Museo Nacional, Sant'Angelo
26 de junio, San Pedro, Fontana di Trevi, Panteón
27 de junio, Vaticano, Coliseo
28 de junio, San Juan de Letrán, San Pedro in Vincoli
29 de junio al 8 de julio, Croacia
9 de julio, Trastevere
10 de julio, Galleria Borghese, Museo Arte Moderno, Museo Villa Giulia, San Pablo Extramuros


28 de junio, martes

    El metro nos traslada en pocos minutos a la Archibasílica de San Juan de Letrán, la iglesia más antigua del mundo, construida durante el mandato del emperador Constantino I el Grande (272-337). Su jugada fue maestra: destruyó el cuartel de la guardia de su enemigo Majencio y en su lugar, edificó la basílica para lograr el apoyo de los cristianos a su dictadura. También cedió al papa el Palacio de Letrán para que viviera en él. El impulso que dio al cristianismo con sus medidas —cese de persecuciones, devolución de bienes expropiados, privilegios y donaciones a la Iglesia, construcción de grandes templos, elección de cristianos como sus colaboradores, eliminación del culto pagano, persecución de los judíos, etc.— fue decisivo para su desarrollo.
    Esta iglesia fue la sede central de la Iglesia Católica durante más de 1.000 años, hasta el siglo XIV en que los Papas se trasladaron al Vaticano. Aquí se celebró el I Concilio de Letrán en 1123, donde, entre otras cosas, se prohibió, de manera implícita, el matrimonio de los curas y las concubinas, no por prescripción bíblica, que la Biblia nada menciona al respecto, sino para someterlos mejor, de esta manera se ahorraba en gastos y se les controlaba mejor que estando en familia.

Frente a la fuente de la Barcaza, de Bernini, en la Piazza di Spagna

    Además de la propia basílica y el baptisterio, resulta muy recomendable la visita guiada al museo histórico vaticano anejo.
    Es evidente que de la iglesia original queda muy poco, a finales del siglo XVI casi todo fue demolido por orden del papa Sixto V. Sólo se salvó parte de la antigua basílica, lo que ahora vemos básicamente es la reconstrucción realizada por el arquitecto Borromini en el siglo XVII.
    Nuestro próximo destino es el espectacular Moisés de Miguel Ángel en San Pedro en Vincoli. Bajamos en la estación de Cavour y nos encontramos con las puertas de la iglesia cerrada, candan a las doce y media. Además de la famosa escultura, en la cripta, figuran unas cadenas que, según reza la leyenda, esposaron a san Pedro.
    Después de comer en la Ostería de Nerón, al lado de la universidad, recogemos las maletas del hotel y el Leonardo Expresso nos transporta de nuevo al aeropuerto de Fiumicino para tomar el avión hacia Dubrovnik, la joya de Croacia. El avión sale con dos horas y media de retraso, pero sale, que no es poco.

Copyright © 2005 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.