Los viajes de Mariano

Islas Griegas 2008

Rodas, Samos y Lesbos

12 de julio, Salónica20 de julio, Charaki, Kalathos 28 de julio, Ormo Maratocampo
13 de julio, Salónica 21 de julio, Epta Piges, Embonas, Skala Kamirou29 de julio, Varia, Molivos
14 de julio, Vergina 22 de julio, Samos, Pytagorio 30 de julio, Molivos
15 de julio, Rodas 23 de julio, Hera, Panagia Spiliani, Pytagorio31 de julio, Petra, Sigri
16 de julio, Rodas, Psinthos, Paradisi24 de julio, Mytilene, Samos, Psilis Amos1 de agosto, Vatera
17 de julio, Rodas, Petaloúdes 25 de julio, Agios Konstantinos, Manolates2 de agosto, Polychnitos, Mitilene
18 de julio, Pefkos 26 de julio, Kokkári3 de agosto, Salónica
19 de julio, Prasonisi 27 de julio, CamposDatos económicos del viaje

31 de julio, jueves. Lesbos.

    Dejamos Molivos y hacemos una paradita en Petra. Justo en el centro de Petra nos topamos con una enorme roca de cuarenta metros de altura —de ahí el nombre del pueblo— dominando el paisaje, y encima de ella, la iglesia Panagia tis Glykofilousas, que significa algo así como Virgen María de los Dulces Besos —Panagia quiere decir Santísima, en referencia a la Virgen de los cristianos, y Glykofilous "dulces besos"—. En el arranque de los 114 escalones, un letrero ya te advierte en griego y en inglés que la vestimenta debe ser la apropiada, aunque algún bienhumorado ha alterado con tipex ciertas letras y ahora el significado es justo el contrario: "enter the premises wearing shorts or any hot dress manner". Existen varias leyendas que explican el origen de esta pequeña iglesia, una de las más populares cuenta que, alrededor de 1600, un capitán de barco transportaba un valioso icono de la Virgen María que, de repente, desapareció. Un oficial llamó a cubierta al capitán: en lo más alto de una gran roca, justo enfrente, en la isla aledaña, se veía un extraño fulgor. Bajaron a tierra y guiados por la luz encontraron el icono de la Virgen y se lo llevaron al barco. Al día siguiente, lo mismo, el icono que desaparece y de nuevo lo encuentran en lo alto de la roca. ¿Qué misterio habrá? ¿No será que la Virgen, por razones que no comprendemos, quiere instalarse en la gran roca? Va a ser eso. Con este pretexto se construyó en 1747 la mencionada iglesia donde se guarda un icono de plata de la Virgen María que lo encontramos rodeado por las típicas plegarias de gente con graves problemas de salud que vive esperando un milagro de la Virgen. El quince de agosto es la fiesta de Petra, así que, si andas por aquí, no dejes de visitarles. También, durante el sábado de Semana Santa, los lugareños organizan un buen espectáculo a base de subir en procesión hasta la iglesia portando velas.
Árbol del Bosque Petrificado de Lesbos
    Seguimos conduciendo hacia el mayor Bosque Petrificado del mundo, en la parte oeste de Lesbos. Esta zona es puro desierto, sólo crecen matojos espinosos, al contrario que hace quince millones de años, cuando el clima era bien diferente; se han encontrado fósiles de árboles precursores a las modernas sequoias, que crecen actualmente en áreas tropicales o subtropicales de Asia y América. ¿Qué es un bosque petrificado o fosilizado? Son árboles que se han convertido en piedra al darse ciertas condiciones: la primera es evitar el contacto con el oxígeno. Esto se produce cuando los árboles quedan enterrados por la ceniza y lava de las erupciones volcánicas. Después, las moléculas de sílice arrastradas por el agua reemplazan las moléculas de madera una por una, convirtiendo la madera en piedra.
    Hemos pasado tanto calor en el bosque que entramos en la primera taberna que pillamos abierta en Sigri para beber algo y, de paso, pedimos unos calamares y un vegetal silvestre llamado horta que se recoge en las montañas y es muy parecido a las espinacas. Como atracciones, Sigri cuenta con un fuerte turco que se construyó durante la ocupación otomana y por supuesto, el Museo del Bosque Petrificado, gracias a este reclamo turístico recalan los pocos turistas que aparecemos por aquí.
    Por la tarde somos los únicos disfrutadores de la piscina del hotel Vision, hasta que llegan cuatro mozalbetes del pueblo en estado algo salvaje que se dedican durante media hora a imitar a nuestros ancestros, salpicando y haciendo el mayor ruido posible. Cuando el propietario se da cuenta les reconviene y abandonan sus jueguecitos.

Copyright © 2008 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.