Los viajes de Mariano

Islas Griegas 2008

Rodas, Samos y Lesbos

12 de julio, Salónica20 de julio, Charaki, Kalathos 28 de julio, Ormo Maratocampo
13 de julio, Salónica 21 de julio, Epta Piges, Embonas, Skala Kamirou29 de julio, Varia, Molivos
14 de julio, Vergina 22 de julio, Samos, Pytagorio 30 de julio, Molivos
15 de julio, Rodas 23 de julio, Hera, Panagia Spiliani, Pytagorio31 de julio, Petra, Sigri
16 de julio, Rodas, Psinthos, Paradisi24 de julio, Mytilene, Samos, Psilis Amos1 de agosto, Vatera
17 de julio, Rodas, Petaloúdes 25 de julio, Agios Konstantinos, Manolates2 de agosto, Polychnitos, Mitilene
18 de julio, Pefkos 26 de julio, Kokkári3 de agosto, Salónica
19 de julio, Prasonisi 27 de julio, CamposDatos económicos del viaje

24 de julio, jueves. Samos.

Kouros: estatua de varón joven del período arcaico griego (650 a 500 AEC)
    Visitamos el museo arqueológico de Mytilene, que contiene restos del santuario de Hera, el que visitamos ayer. Aquí se guardan muchas ofrendas, en algunas se ha encontrado tallado el nombre del donante y ha quedado claro, por el valor de los objetos, que el período de mayor esplendor se dio entre los siglos VII y VI AEC.
    Veamos que dicen los carteles del museo sobre el imponente kouro de la foto: "El muslo izquierdo de esta colosal estatua de mármol —la mayor de Grecia— se encontró en 1973, el torso en 1982 y la cara en 1984. El antebrazo izquierdo se usó como peldaño de una cisterna romana. La influencia oriental es palpable en su torso. El análisis de los restos indica que estaba pintado en color ocre y, otros detalles, como el pelo, los labios, el vello púbico o los ojos, en otros colores. Aún no se sabe bien cuál es el significado de esta estatua; quizá representa algún héroe mítico ya que los aristócratas griegos remontaban sus orígenes a dioses o héroes semidivinos y éste bien podría ser uno de ellos. El culto a Hera se prolongó hasta el siglo IV."
El viento sopla fuerte en la playa de arena de Psili Amos
   Callejeamos por las laberínticas callejuelas empinadas del barrio de Bati, a la entrada de Samos. Al entrar en una iglesia, encontramos a los feligreses aguardando en fila para besar con auténtico fervor una figurilla de madera que representa a la Virgen María de los cristianos. Esta costumbre conlleva un grave peligro de contagio de virus, pero en fin...
    Después de comer en Samos capital, nos acercamos hasta la playa Psilis Amos; desde aquí se ve de maravilla la costa turca, de hecho sólo nos separan tres kilómetros. Psilis Amos es una playa de arena y cuando sopla el viento, como hoy, echas de menos las de guijarros. Y si crees que exagero, mira a estos dos de la fotografía que se han subido la toalla al tamarisco para evitar las proyecciones de arena que no te dejan tranquilo. El viento es tan intenso que sujetamos las toallas con piedras. Rebozados en arena hemos salido de aquí.

Copyright © 2008 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.