Los viajes de Mariano

Islas Griegas 2008

Rodas, Samos y Lesbos

12 de julio, Salónica20 de julio, Charaki, Kalathos 28 de julio, Ormo Maratocampo
13 de julio, Salónica 21 de julio, Epta Piges, Embonas, Skala Kamirou29 de julio, Varia, Molivos
14 de julio, Vergina 22 de julio, Samos, Pytagorio 30 de julio, Molivos
15 de julio, Rodas 23 de julio, Hera, Panagia Spiliani, Pytagorio31 de julio, Petra, Sigri
16 de julio, Rodas, Psinthos, Paradisi24 de julio, Mytilene, Samos, Psilis Amos1 de agosto, Vatera
17 de julio, Rodas, Petaloúdes 25 de julio, Agios Konstantinos, Manolates2 de agosto, Polychnitos, Mitilene
18 de julio, Pefkos 26 de julio, Kokkári3 de agosto, Salónica
19 de julio, Prasonisi 27 de julio, CamposDatos económicos del viaje

21 de julio, lunes. Rodas.

   Salimos un poco tarde del hotel y ponemos rumbo a Epta Piges o siete riachuelos. Siete... igual son una exageración, quizá en invierno, cuando llueva... Ahora, en verano, parece que con uno basta. El lugar dispone de senderos entre pinares que harán la delicia de los andarines. Una posibilidad de diversión la ofrece un túnel muy estrecho que hace de cauce de un riachuelo. Pero, ¡atención!: es muy angosto y sólo cabe una persona, por tanto, tiene un único sentido de circulación, por eso, cuidado con cruzarlo descalzo y dejar los zapatos a la entrada porque no se puede regresar por el túnel sino por los senderos de tierra y piedras del parque.
   El túnel tampoco es buen lugar para los miedosos como yo que, mientras lo cruzaba no hacía más que imaginar que es un magnífico escondite para ratas y culebras. El túnel es más largo y oscuro de lo que uno espera, pero es una experiencia divertida... y refrescante. Eso sí, que nadie piense encontrar el paisaje idílico del folleto de promoción de Epta Piges, en realidad, la presa que retiene el agua apenas cubre metro y medio, flotan algunas latas y botellas y lo peor es que el fondo es puro barro, como mucho, te puedes refrescar los pies con el agua que sale del propio túnel, bien fresquita y cristalina.
Langostas y santiaguiños en un restaurante de Skala Kamirou
   Si se sigue la corriente del riachuelo encauzado aguas abajo de la presa os encontraréis con otro túnel más corto pero donde el agua te cubre hasta la rodilla, hasta aquí llegamos, el resto lo dejamos para los más aventureros. El riachuelo contiene vida: renacuajos, ranas, carramarros de río, zapateros y pececillos gizanis.
    Nos acercamos hasta las bodegas Emery, a las afueras de Embonas, para degustar sus famosos vinos blancos y visitamos también unas bodegas subterráneas en el centro del pueblo.
    Para comer, nos arrimamos a la costa y en Skala Kamirou nos zampamos unos salmonetes; nos hubiera gustado más hincar el diente sobre alguno de los santiaguiños (85 €/kg) que ves en el vivero de la foto, pero el presupuesto no alcanza.
    Escogemos el hotel Ocean View como alojamiento para esta noche, cerca de Kamiros
   Al atardecer, conducimos hasta la ciudadela de Rodas capital para cenar en el restaurante Melathron, en un palacio restaurado de la calle Sócrates; recomendable, distinguido y de precio muy contenido.

Copyright © 2008 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.