Otros viajes

Rarotonga 2010

8 de noviembre, Muri Palm12 de noviembre, Fruits of Rarotonga
9 de noviembre, Avarua 13 de noviembre, Punanga Nui Market
10 de noviembre, Muri, Wigmore, Arorangi14 de noviembre, Aro'a
11 de noviembre, Avarua, Muri 15 de noviembre, Aro'a
Datos económicos

10 de noviembre, miércoles

   No ha parado de llover en toda la noche y sigue lloviendo hasta la una de la tarde. Después de comer damos un paseo andando hasta la playa de Muri; dicen que es un sitio estupendo para ver peces de coral.
'Máquina' del tiempo
   Al entrar en la playa de Muri nos topamos con un 'sofisticado' artilugio que predice el tiempo de manera infalible; se trata de una piedra colgada de un palo. Si la roca está seca, el tiempo es bueno; si está mojada, lluvia; si se balancea, viento; si está blanca, nieve; si gira, tornado; si no la ves, niebla, y si ha desaparecido, huracán. Risas, por favor.
    En la orilla, sobre la arena, descubrimos un pez piedra de considerable tamaño, el aspecto externo del cadáver es muy bueno, no advertimos lesiones traumáticas y seguramente hace pocas horas que ha muerto ya que huele bien y las agallas están bien rojas. Habrá que tener mucho cuidado al nadar en la laguna; las espinas venenosas del pez piedra son peores que la mordedura de una cobra. ¿Y quién lo habrá dejado aquí? Imposible saberlo, pero sospecho de los chavales que todas las tardes vienen a jugar a esta parte de la playa.
    Regresamos a Muri Palm por la carretera disfrutando del sol y del paisaje. Por el camino, recolectamos algunos aguacates, papayas y mangos.
    Después, nos acercamos en coche hasta la cascada Wigmore que baja con mucho agua por las lluvias de los últimos días. Escapamos a la carrera hacia el coche en cuanto vemos la cantidad de mosquitos que revolotean a nuestro alrededor.
    Muy cerca de la cascada Wigmore se encuentra las estructuras de hormigón armado de un hotel inacabado. Es la historia de un fracaso: en 1984, 'expertos' del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas aconsejaron al Gobierno incentivar los hoteles de lujo frente a los familiares. Al no encontrar ninguna cadena interesada en invertir en un superhotel en la isla, el Gobierno se comprometió en su construcción. Pidió un crédito de cincuenta y dos millones de $NZ a un banco italiano. Un año más tarde, el Partido Democrático perdió las elecciones frente al partido de Sir Geoffrey Henry que fue votado precisamente porque se oponía al proyecto. Una vez en el gobierno, cambia de opinión y respalda la construcción del hotel a pesar de la oposición del pueblo. En mayo de 1990
Pez piedra, también llamado pez escorpión
comienza las obras con una empresa italiana que, al de poco tiempo, entra en quiebra haciendo desaparecer treinta millones de $NZ sin lograr ningún avance significativo en la construcción. Una segunda compañía italiana, Stephany SpA, es contratada y el Gobierno de las Islas Cook pide otro préstamo de veinte millones de $NZ para seguir las obras. A mediados de 1993, dentro de la operación 'manos limpias' contra la mafia, varias personas relacionadas con la constructora son arrestadas en Italia. Las aseguradoras italianas congelan la cobertura sobre los créditos y las obras se paralizan de nuevo. A finales de 1998 encuentran un inversor japonés que adelanta 300000 $NZ sobre el alquiler anual. Pocos meses más tarde es arrestado por fraude y el contrato se rompe. A finales de 2000, la cadena Hilton expresó su intención de finalizar el proyecto con la condición de que se concediera licencia para abrir un casino. Los piadosos nativos pusieron el grito en el cielo y se opusieron con vehemencia al juego. En resumen: en el camino han desaparecido 20 millones de $NZ que el Gobierno es incapaz de explicar y ha dejado una deuda que lastra la economía de la isla. Al edificio no le queda mucho para quedar terminado, así que no sería de extrañar que la historia continuara.
    Pasamos la tarde en la playa de Arorangi, repleta de holoturias o pepinos de mar.

Copyright (c) 2010 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.