República del Perú 2010

25 de junio, Lima 4 de julio, Pucará, Raqchi, Andahuaylillas, Cusco
26 de junio, Lima5 de julio, Cusco, Sacsayhuamán, Tambomachay
27 de junio, Trujillo, huacas Sol y Luna, Chan Chan, Huanchaco6 de julio, Pisac, Ollantaytambo, Urubamba
28 de junio, Huaca El Brujo, Chiclayo7 de julio, Machupicchu
29 de junio, tumbas del Señor de Sipán8 de julio, Machupicchu, Cusco
30 de junio, Arequipa9 de julio, Puerto Maldonado, Inkaterra
1 de julio, Chivay10 de julio, Inkaterra, lago Sandoval
2 de julio, Cruz del Cóndor, Puno11 de julio, Inkaterra, Lima
3 de julio, lago Titicaca, uros, isla Taquile12 de julio, Lima
Datos económicos

7 de julio, miércoles

    El despertador suena a las cinco y para las seis ya nos recogen para trasladarnos a la estación de Ollantaytambo donde tomamos el tren Vistadome 501 de las ocho menos cuarto, que sale con unos minutos de retraso (el anterior se ha malogrado, dicen). El tren circula muy despacio, ideal para deleitarse con el paisaje. El valle se va estrechando; a la izquierda, el impetuoso río Urubamba fluye a más velocidad que nosotros; a la derecha, las inmensas montañas y algunas haciendas de campesinos, vacas y un criadero de truchas arco iris. La vegetación se espesa; es la 'ceja' del bosque lluvioso. Las lianas y epifitas hacen su presencia y poco a poco la selva se vuelve impenetrable. A las diez llegamos a Aguas Calientes o Machupicchu Pueblo, como le quieren llamar ahora.
    En la estación nos espera Walter, nuestro nuevo guía, y un empleado del hotel que nos recoge las maletas y se las lleva al hotel. Inmediatamente, tomamos un autobús regular y tras cruzar el puente sobre el río Urubamba comenzamos los ocho kilómetros de subida por la serpenteante carretera Hiram Bingham, en honor al redescubridor de Machupicchu. Las vistas según vamos ascendiendo son imponentes. Machupicchu está a 2432 msnm, así que, tranquilos, no hay riesgo de soroche.
    Con Walter comenzamos la visita desde arriba y vamos bajando, repasando los principales elementos arquitectónicos: el templo del Sol, el observatorio astronómico o Intiwatana, la Roca Ceremonial, el templo de las Tres Ventanas, el mausoleo, el templo del Cóndor, el Oso de Anteojos, las fuentes, la cantera, el Gallito de las Rocas, los graneros o colcas, el Moco Moco, el Recinto del Guardián, etc.
Machupicchu
    Pero vayamos a lo esencial: ¿Qué fueron estos edificios y por qué se construyeron aquí? La función de Machupicchu o 'Pico Viejo' no está clara, hay tres teorías: pudo ser un enclave militar, porque desde aquí se controla todo el valle; también pudo servir como centro vacacional para el Rey y la tercera teoría es que era un centro de estudios, algo así como una escuela de verano para la clase alta. En el cementerio superior se encontraron 168 momias, señal que en Machupicchu vivía la clase privilegiada. El pueblo llano vivía fuera de aquí.
    ¿Y quién descubrió Machupicchu? Evidentemente, las ruinas eran de sobra conocidas por la gente del lugar, pero lo echaban a barato. El peruano Agustín Lizárraga, buscando nuevas tierras de cultivos, se topó con Machupicchu y dejó una inscripción en el templo de las Tres Ventanas el 14 de julio de 1901, pero tampoco se interesó demasiado por unas cuantas piedras desparramadas. Diez años más tarde, el profesor de historia y explorador hawaiano Hiram Birgham, ayudado por el niño Paulito Recharte, encontró las ruinas y las expolió, sacando ilegalmente por Bolivia más de cincuenta mil objetos arqueológicos. La figura de Hiram Birgham sirvió como inspiración para el personaje de ficción Indiana Jones, inventado por George Lucas.
    Walter nos confirma que ya se ha encontrado una nueva ciudad inca: Choque Kirano, cerca del río Apurima. Y ya surgen las envidias: temen que el turismo de Machupicchu se resienta cuando terminen de acondicionarla para las visitas turísticas.
Guanaco pastando entre las ruinas
    A la una, salimos de las ruinas para recuperar energías en el autoservicio del Sanctuary Lodge, situado a veinte metros del control de entrada a Machupicchu. Después de comer, podríamos ingresar de nuevo pero estamos cansados y preferimos una actividad más liviana, como visitar el poco frecuentado Museo de Sitio Manuel Chávez Ballón y su jardín botánico, justo abajo, nada más pasar el puente sobre el río Urubamba.
    El pequeño museo resulta muy interesante para comprender la tecnología constructiva de Machupicchu, el diseño de la ciudad, los andenes y el modo de vida de los incas de la época. En el jardín botánico descubrimos cientos de orquídeas, los enormes tumbo, que confundíamos con maracuyás, árboles con aguacates, etc.
    Regresamos paseando hasta nuestro hotel, mientras nos sigue maravillando el paisaje, el Urubamba rugiendo mientras sortea las inmensas rocas, esas montañas de paredes verticales repletas de bromelias, los porteadores del Camino Inca limpiando las tiendas a orilla del río, el mariposario ...
    Cenamos en el hotel Sumaq, muy bien, por cierto, amenizados por un conjunto musical. Después nos acercamos hasta el pueblo, donde se celebra el Día de los Profesores. La misma banda que tocó para nosotros en el hotel, más el añadido de una cantante, toca en la plaza de Aguas Calientes, pero el repertorio es bien diferente, un reggaeton salvaje que alargan, y alargan, y alargan. Algunos profesores, vestidos de traje oscuro y corbata, bailan desenfrenadamente con sus mujeres o novias.

Copyright © 2010 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.