República del Perú 2010

25 de junio, Lima 4 de julio, Pucará, Raqchi, Andahuaylillas, Cusco
26 de junio, Lima5 de julio, Cusco, Sacsayhuamán, Tambomachay
27 de junio, Trujillo, huacas Sol y Luna, Chan Chan, Huanchaco6 de julio, Pisac, Ollantaytambo, Urubamba
28 de junio, Huaca El Brujo, Chiclayo7 de julio, Machupicchu
29 de junio, tumbas del Señor de Sipán8 de julio, Machupicchu, Cusco
30 de junio, Arequipa9 de julio, Puerto Maldonado, Inkaterra
1 de julio, Chivay10 de julio, Inkaterra, lago Sandoval
2 de julio, Cruz del Cóndor, Puno11 de julio, Inkaterra, Lima
3 de julio, lago Titicaca, uros, isla Taquile12 de julio, Lima
Datos económicos

1 de julio, jueves

   Mañana soleada, cristalina y algo fresca. Salimos temprano con destino al valle del Colca. A la salida de Arequipa, paramos en el Dorita Store para abastecernos con agua y unas bolsitas con hojas de coca, el catalizador y galletas de coca. ¿Será verdad que la coca alivia el soroche? En pocas horas lo sabremos.
    La carretera asciende entre un paisaje terroso, agreste, desértico. Cruzamos la reserva Nacional de Aguada Blanca y Salinas, de 4300 msnm de altura media. Enseguida se observan los primeros rebaños de vicuñas, el único camélido sudamericano salvaje. Es el mejor adaptado a las alturas y del que se obtiene la lana más fina del mundo. Los vemos agrupados en clanes familiares, es decir, un macho con un harem de hembras y las crías, o bien, en tropillas de machos a la espera de independizarse y formar su familia. Viven una media de diez años.
    Pero quienes realmente roban las miradas de los turistas son las fotogénicas alpacas; esto lo saben muy bien las indígenas que siempre nos esperan en los puntos estratégicos del recorrido con alguna alpaca impresionante y vestidas con un colorido traje típico.
Vicuña cruzando la carretera
    Los cristianos invasores se rompían la cabeza cuando encontraron los nuevos animales del Nuevo Mundo. Creían a pies juntillas en la Biblia y en que los animales que pueblan el mundo son los que se salvaron del Arca de Noé. Entonces, ¿cómo han llegado hasta estas tierras las alpacas, vicuñas, guanacos, marmosas, pacorruntos y tantos otros animales que no se hallan en otra región del mundo más que aquí? Y viceversa: ¿por qué faltan los animales normales? Los frailes cristianos enseguida encontraron la respuesta: cuando los animales salieron del Arca de Noé, por instinto natural y providencia del cielo, se fueron a diversas regiones y en algunas de ellas se encontraron tan a gusto, que nunca quisieron salir de ellas. Todavía faltaban tres siglos para que Darwin explicara en El origen de las especies que no es necesario acudir a lo sobrenatural para justificar la diversidad en la naturaleza.
   Durante el viaje me he tomado unos tres bolos de hojas de coca, masticados con tal fruición que casi han desaparecido en mi boca. Sin embargo, mi mujer, en cuanto ha probado el sabor amargo de la hoja de coca ha preferido las galletas que, por cierto, están bonísimas. ¿El resultado? A pesar de cruzar por altitudes superiores a los cuatro mil metros ninguno de los dos hemos sentido dolor de cabeza, solo una necesidad de inspirar con más fuerza de vez en cuando.
Piscinas termales del hotel Colca Lodge
   Al atardecer llegamos al pueblo de Chivay, capital de la provincia de Caylloma, y nos alojamos en el Colca Lodge (3250 msnm), al lado del río. Hace bastante fresco y pedimos una estufa para la habitación. Donde mejor se debe estar es metido en las piscinas termales cercanas al río Colca, que algunos turistas franceses ya están aprovechando cuando llegamos. Son la alternativa gratuita al más oneroso y estupendo balneario del hotel, con vistas al río y sala de masajes.
    Mientras paseamos por la orilla del río y los jardines del hotel vemos como un chico desde la orilla opuesta pesca una pintona racionera en su enésimo lance a las aguas rizadas. Como único trebejo emplea un monofilamento que enrolla en la mano y un cebo que parece una imitación casera de un pez.
    El restaurante Puye del Colca Lodge es realmente bueno. Comparto con mi mujer una ensalada de la tía Leonor (lechuga, palta, palmitos, champiñones, nueces y especias en vinagreta Alpandina) y como principal, mi mujer pide una sopa de quinua con coulis de maíz y yo un tiradito de trucha.
    Después de cenar, nos ponemos un albornoz encima y bajamos a oscuras hasta los pozos de aguas termales. Como nos habían dicho, el viento ha cesado y ya no hace tanto fresco. Dentro del agua se está de maravilla y al no haber luces alrededor de las pozas, el cielo estrellado es el protagonista. Al de poco tiempo aparece Saulo que nos ayuda a reconocer algunas constelaciones: la Cruz del Sur, Centauro, etc. De vez en cuando me parece ver pasar alguna estrella fugaz. Aguantamos calentitos en el agua hasta que la queratina de nuestras manos se satura de agua.

Copyright © 2010 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.