Los viajes de Mariano

República del Perú 2010

25 de junio, Lima 4 de julio, Pucará, Raqchi, Andahuaylillas, Cusco
26 de junio, Lima5 de julio, Cusco, Sacsayhuamán, Tambomachay
27 de junio, Trujillo, huacas Sol y Luna, Chan Chan, Huanchaco6 de julio, Pisac, Ollantaytambo, Urubamba
28 de junio, Huaca El Brujo, Chiclayo,7 de julio, Machupicchu
29 de junio, tumbas del Señor de Sipán8 de julio, Machupicchu, Cusco
30 de junio, Arequipa9 de julio, Puerto Maldonado, Inkaterra
1 de julio, Chivay10 de julio, Inkaterra, lago Sandoval
2 de julio, Cruz del Cóndor, Puno11 de julio, Inkaterra, Lima
3 de julio, lago Titicaca, uros, isla Taquile12 de julio, Lima
Datos económicos

25 de junio, viernes

    Son las cinco y media de la tarde cuando aterrizamos en el aeropuerto Jorge Chávez de Lima. Presionamos el pulsador de control aleatorio de equipajes y sale... ¡verde! Nos libramos de la inspección. Fuera ya espera Aida, representante de Club de Vacaciones de Perú, la agencia local con la que hemos contratado este viaje organizado para mi mujer y para mí.
    La distancia entre el aeropuerto y el hotel Crowne Plaza, en Miraflores, son veinte kilómetros y el tráfico es tan intenso que tardamos tres cuartos de hora. En la recepción del hotel, Aida nos entrega todos los vales del viaje y le pagamos en dólares lo que faltaba.
    Dejamos nuestras cosas en la habitación y salimos raudos a tomar contacto con la ciudad. Son las seis y media y ya es de noche. La animación de la calle y lo abrigado que visten algunos limeños me hacen imaginar que estuviéramos en Navidad, aunque sin los adornos típicos.
    Más allá de los puestos de artesanía y amuletos del Parque Kennedy vemos una gran aglomeración de gente en torno a un pequeño anfiteatro circular, ¿qué pasará?, vamos allá. Un hombre nos explica que aquí se suelen reunir aficionados a la poesía para recitar sus poemas, grupos de teatro y músicos de todo tipo. En esta ocasión cantan habaneras y boleros con micrófonos inalámbricos y guitarras acústicas, todo muy bien sonorizado.
Supermercado de Lima
    Cruzamos también la Calle de las Pizzas, una calle peatonal bastante frecuentada por la juventud limeña.
    Entramos al supermercado Metro a ver con qué cosas desconocidas nos topamos. ¡Cuántos tipos de maíz!: mazorcas de granos blancos, amarillos, morados, negros, colorados y de colores. ¡Dios mío, qué tamaño de paltas (aguacates)! ¡Y las granadas, tres veces las españolas! El aguaymanto ya lo conocemos pero... ¿ese vaina gigantesca? Es el pacae, cuando lo abres tiene como un algodón muy dulce que recubre la semilla, la guaba, que también se come. Y esos, ¿son higos chumbos? Bueno... aquí se llaman tuna. ¿Y esa fruta amarilla? Es el arazá, con él se hacen jugos, mermeladas, helados y vino, tiene excelente sabor y aroma. ¡Vaya tamaño de alcauciles! Son las feroces alcachofas espinosas, a treinta céntimos de euro la unidad, y cada una pesa casi ¡medio quilo! Y no hablemos de las papas, que me mareo, ¡qué variedad! Y el olluco, ¿es un tipo de papa? Se parece, pero no; es un tubérculo muy empleado en guisos, ensaladas, sopas, etc. Otras frutas las conocemos de viajes pasados: maracuyá, granadillas, mangas, papayones.
    La variedad de alimentos en Perú es asombrosa, y no es para menos, tienen de todo: mar, montañas, selvas y desiertos. Resultado: Perú posee ochenta y cuatro de las ciento cuatro zonas climáticas del mundo. En España consumimos muchos alimentos que son de origen peruano: las alubias o judías, el pimiento, el tomate, el aguacate, el maíz, la chirimoya, la quinua, que cada vez es más conocida en España, y sobre todo las papas, que llegaron a España en 1560 y fueron un gran éxito durante la hambruna que asoló a toda Europa en el siglo XVII.
    El tomate lo introdujeron los españoles en Europa en 1540 pero costó muchos años en ser aceptado; por su parecido con la belladona se creía que era tóxico y su color amarillo o rojo tampoco invitaba a su ingesta. La patata también pasó un período inicial de rechazo, sobre todo, porque no era mencionada en la Biblia: se consideraba insípida y era comida para los cerdos, otros decían que causaba lepra y otras enfermedades, ya que, como las alubias, contienen toxinas y si se comen sin cocinar pueden producir nauseas, vómitos y diarreas. Además, Colón trajo a España el maíz tras su segundo viaje en 1493 pensando que iba a ser el sustituto del trigo, sin embargo, miles de pobres murieron de pelagra en toda Europa, Estados Unidos, África e India tras un consumo continuado. Los médicos tardaron más de dos siglos en descubrir que el maíz se debía cocer con cal para liberar la vitamina B3, esencial para el cuerpo humano, como lo hacían los nativos americanos.
    Para las diez, regresamos al hotel, no podemos con nuestros cuerpos, ¡son las cinco de la mañana en España! Eso sí, no desdeñamos el pisco sour de cortesía que nos prepara el barman del Taki Bar. Según él, la mejor marca de pisco de Perú es Bondi.
    Temperaturas máximas y mínima de hoy: 18,3º C y 15,8º C. Humedad: 82%

Copyright © 2010 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.