Los viajes de Mariano

Nueva Zelanda 2010

8 de noviembre, Auckland 24 de noviembre, Jackson Bay 3 de diciembre, Turoa, Tokaanu
9 de noviembre, Auckland 25 de noviembre, Glaciar Fox 4 de diciembre, Turangi, Taupo
17 de noviembre, Christchurch 26 de noviembre, Glaciar Franz Josef5 de diciembre, Rotorua, Reporoa
18 de noviembre, Christchurch 27 de noviembre, Kaikoura 6 de diciembre, Te Wairoa, Whakatane
19 de noviembre, Moeraki 28 de noviembre, Kaikoura 7 de diciembre, Kiwi360
20 de noviembre, Dunedin, Otago 29 de noviembre, Nelson 8 de diciembre, Thames, Auckland
21 de noviembre, Clinton, Te Anau 30 de noviembre, Abel Tasman, Havelock 9 de diciembre, Auckland
22 de noviembre, Milford Sound 1 de diciembre, Picton, Wellington 10 de diciembre, Auckland
23 de noviembre, Queenstown 2 de diciembre, Wellington, Bulls Datos económicos del viaje

30 de noviembre, martes

    Mañana cruzaremos el estrecho de Cook en el ferry Picton-Wellington. El billete lo acabamos de reservar por internet desde los ordenadores del camping . Introduciendo el código de un vale de descuento que viene en los folletos que nos dieron en las oficinas de KEA, se obtiene un diez por ciento de descuento. Apuntamos el número de la reserva, aunque lo único que nos pedirán mañana para acceder al transbordador será mi apellido.
    Hoy hemos decidido visitar el parque nacional Abel Tasman, así que subimos a la caravana y tecleamos en el navegador Kaiteriteri; de su playa salen las lanchas hacia el parque. Contratamos un viaje de ida y vuelta en el kiosco de la empresa Kayaking Abel Tasman. La idea es que la lancha nos transporte hasta Bark Bay y luego caminemos durante seis kilómetros hasta Torrent Bay, donde de nuevo tomaremos otra lancha para regresar.
Kayaks en el parque nacional Abel Tasman
    Salimos de la playa en una lancha junto con tres argentinas y una pareja de suizos. El capitán se detiene en algunos puntos turísticos, como la piedra esférica rota por los dioses maoríes o la pequeña colonia de focas. Por fin, nos dejan en la playa de Bark Bay donde hacemos un desembarco mojado.
    La distancia desde Bark Bay hasta Torrent Bay es de seis kilómetros y medio y discurre por un camino de tierra fácil y accesible siempre paralelo al mar y entre un bosque de pinos. En el mar se ven muchos grupos que se desplazan en kayak y aprovechan las incontables calas para descansar. A juzgar por sus caras, el viento que sopla les está dejando extenuados. Comen el bocadillo con auténtica voracidaz.
    Tras dos horas y media de recorrido llegamos a Torrent Bay a las dos y media. Todavía nos sobra una hora y media hasta que llegue la lancha, así que nos dedicamos a pasear por los senderos y a ojear las viviendas de unos pocos afortunados que debido a sus privilegios históricos pueden alojarse aquí. Los inmuebles existentes se pueden comprar pero las nuevas edificaciones están prohibidas.
    Pocos minutos antes de las cuatro ya están gritando nuestros nombres para volver a la lancha. A las cuatro y media llegamos a Kaiteriteri, comemos en el aparcamiento y salimos en dirección a Picton.
    Al pasar por Motueka visitamos el New World para comprar provisiones y comprobamos que la mitad de los clientes del supermercado andan descalzos. Y no son maoríes.
    El camino hasta Havelock lo hacemos casi en solitario; nadie por delante, nadie por detrás. Pernoctamos en el camping de Havelock, de 490 habitantes, la capital mundial de los mejillones verdes. Después de cenar salimos a pasear por el pueblo aunque, la verdad, no da mucho de sí, porque apenas vemos una docena de casas desperdigadas a lo largo de la carretera. Al otro lado de la carretera, un carpintero trabaja horas extras mientras escucha a los AC/DC a todo volumen. Desde la distancia nos ha parecido que estaba dando forma a bancos de los que se ponen en los paseos de los parques.

Copyright © 2010 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.