Otros viajes

Nueva Zelanda 2010

8 de noviembre, Auckland 24 de noviembre, Jackson Bay 3 de diciembre, Turoa, Tokaanu
9 de noviembre, Auckland 25 de noviembre, Glaciar Fox 4 de diciembre, Turangi, Taupo
17 de noviembre, Christchurch 26 de noviembre, Glaciar Franz Josef5 de diciembre, Rotorua, Reporoa
18 de noviembre, Christchurch 27 de noviembre, Kaikoura 6 de diciembre, Te Wairoa, Whakatane
19 de noviembre, Moeraki 28 de noviembre, Kaikoura 7 de diciembre, Kiwi360
20 de noviembre, Dunedin, Otago 29 de noviembre, Nelson 8 de diciembre, Thames, Auckland
21 de noviembre, Clinton, Te Anau 30 de noviembre, Abel Tasman, Havelock 9 de diciembre, Auckland
22 de noviembre, Milford Sound 1 de diciembre, Picton, Wellington 10 de diciembre, Auckland
23 de noviembre, Queenstown 2 de diciembre, Wellington, Bulls Datos económicos del viaje

1 de diciembre, miércoles

    A las siete menos cuarto ya estoy a la orilla del río Wakamarina. Los accesos son difíciles, el agua cristalina, el lecho de cantos rodados. Echo un vistazo al río e inmediatamente veo una trucha en la orilla opuesta, quilera. Dada la transparencia del agua ella también me divisa a mí y se desplaza tranquilamente hacia mi orilla, de aguas más profundas. La pierdo de vista. Imposible lanzar, el acceso a las orillas es muy complicado, necesitaría un machete para abrirme paso. Logro acercarme al río en el puente de la carretera pero es una zona poco sugerente, muy despejada y poco profunda. Abandono. Pruebo en la ría del Pelorus, pero es más de lo mismo: no hay senderos en las orillas y se hace difícil avanzar. Al final logro echar unos lances cerca de un puente. Algo muerde repetidas veces mi cucharilla con poca convicción. ¿qué será? Atrapo una. ¡Son loinas! Igualitas a las que hace dos décadas recorrían los ríos de la meseta castellana. Pero... no puede ser... si es un pez pasto...¿se han vuelto carnívoras en Nueva Zelanda?
Mejillones verdes de Havelock
    No nos marchamos de Havelock sin comprar sus famosos mejillones verdes. A mi me encantan, tienen un sabor a mar incomparable. En los supermercados los encontrarás en una vitrina de cristal con duchas de agua que los mantienen vivos. Oprimes el mando que corta el flujo de agua y te sirves tú mismo con una cazoleta.
    Circulamos por las región de Marlborough. Para muchos aficionados al vino este nombre es sinónimo del mejor Sauvignon blanc del mundo. Aquí comenzaron a cultivar vides a finales de los setenta y ahora esta región produce el 62 % del vino del país. También se cultivan Pinot noir y Chardonnay.
    En nuestro camino hacia Picton paramos en la degustación de la bodega No. 1 Family Estate, que resulta ser de champán. La familia Le Brun, originaria de Francia elabora vinos al estilo tradicional de Champagne. Nos ofrecen catas de sus Nº 1 y Nº 8 Cuvée, Nº 1 Rosé y Cuvé Virginie. Virginie es la hija, actriz y presentadora de televisión. Nos quedamos con una botella del Nº 1 Rosé.
    En los extremos de las hileras de las vides podemos ver rosales, yo pensaba que se trataba de algo decorativo, pero mi mujer me aclara que no, que los rosales son muy sensibles a enfermedades como el mildiu, y con su presencia avisan con antelación del ataque del hongo.
    Uno pensaría que Picton es una gran ciudad al albergar el puerto que conecta los ferrys con Wellington. Pues nada de eso, tan solo cuenta con cuatro mil habitantes. Entrar al ferry es sencillo: introduces en el navegador el nombre de la calle de embarque: 'Lagoon street', cuando alcanzas la caseta de control tan solo das tu apellido, comprueban tu reserva y entonces te dan un papel minúsculo que debes colocar en el parabrisas por el interior para que, en caso de incidencias, te puedan localizar a través de la megafonía del ferry. Las autocaravanas se colocan entre las filas siete y nueve. Nos ponemos en la nueve y, mira qué bien, somos de los primeros en entrar. Aparcamos donde nos indican y entramos a la zona de pasajeros por la quinta planta. El ascensor indica que el ferry tiene once pisos. El ferry Kaitaki (Retador) zarpa con cuatro minutos de retraso.
    Nos intentamos situar frente al ventanal principal pero la primera fila de butacas ya está ocupada; todos son jubilados que pasan de los setenta y ninguno mira por los ventanales.
    Afortunadamente, el día es soleado y el mar está en calma a pesar del viento helado que sopla cuando sales a cubierta. El Estrecho de Cook es una de las aguas más peligrosas e impredecibles del mundo, sobre todo, con tormenta. En el estrecho apenas hay diferencia de altura entre la bajamar y la pleamar ya que las mareas del mar de Tasmania son opuestas en periodo a las del océano Atlántico, lo que sí hay es cambio de sentido de las corrientes, seis horas en un sentido y seis en otro, y muy veloces, hasta diez kilómetros por hora; un lugar ideal para instalar turbinas que aprovechen las corrientes marinas.
Funicular al Jardín Botánico de Wellington
    Hacemos amistad con G., un chileno que lleva viviendo en Nueva Zelanda cuarenta años; está jubilado y viene de pasar unos días pescando blue cods en el mar de Tasmania. ¿Y no pesca usted truchas? Un río pasa justo detrás de su casa a las afueras de Wellington y lleva truchas señeras pero le parece un pez demasiado bonito para sacrificarlo. Luego hablamos del retiro: para tener derecho a una pensión de jubilación (superannuation) después de los sesenta y cinco años hay que ser residente legal y haber vivido diez años aquí desde los veinte años, cinco de ellos después de cumplir los cincuenta años. La pensión no depende de la cantidad cotizada sino de tus condiciones particulares en el momento del retiro: si eres soltero, casado, cargas familiares, estado de salud, ingresos adicionales, etc.
    Visitamos el Jardín Botánico de Wellington, que al estar situado sobre una colina tiene unas vistas magníficas sobre la ciudad.
    Un atasco de tráfico tremendo cerca del Jardín Botánico hace que tardemos una eternidad en llegar a nuestro alojamiento de hoy, el Top Ten Holiday Park, situado en una zona industrial a las afueras de la ciudad.
    Cenamos el monkfish (rape) con el Nº 1 Rosé y a la cama.

Copyright © 2010 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.