Los viajes de Mariano

República de Mauricio 2008

30 de noviembre, Mahébourg, Blue Baie8 de diciembre, La Aventura del Azúcar
1 de diciembre, Isla de las Garcetas, Curepipe9 de diciembre, Pamplemousses
2 de diciembre, La Vanille, Flic en Flac 10 de diciembre, Trou d'Eau Douce
3 de diciembre, Flic en Flac 11 de diciembre, Trou d'Eau Douce
4 de diciembre, Chamarel, Valle de los Colores, Gris Gris12 de diciembre, Port Louis, Moka, Floréal
5 de diciembre, Casela Bird Park, Pereybére 13 de diciembre, Mahébourg, Blue Baie
6 de diciembre, Port Louis 14 de diciembre, Mahébourg
7 de diciembre, Maheswarnath, Aquarium, Mont ChoisyDatos económicos del viaje

5 de diciembre, viernes

    Abandonamos Flic en Flac para ir más al norte, pero antes, visitamos el Casela Bird Park. Este santuario de pájaros exóticos cuenta con más de ciento cuarenta especies de diferentes partes del mundo y algunas, endémicas de Mauricio, como la paloma rosa. El parque contiene también riachuelos y lagos donde se pueden ver peces chinos, tilapias y otros. El lugar resulta muy agradable de recorrer y finaliza con algunos primates, ciervos y un tigre de bengala. El punto negativo es que apenas contiene explicaciones sobre los animales, el nombre y basta.
    Dejamos el parque a la una y media y tardamos dos horas en llegar hasta Grand Baie, la autovía pasa casi por el centro de Port Louis y el tráfico es intenso cerca de la capital.
Playa de Grand Baie
    Grand Baie es el centro turístico con mayor número de servicios de la isla: hoteles, restaurantes, tiendas, hipermercados, deportes náuticos, etc. Si llegas como nosotros, a las tres y media, te encontrarás casi todo cerrado, incluyendo la mayor parte de los restaurantes. Buscando un poco damos con uno abierto: L'ìmpasse, donde comemos un poco de pasta. Recorremos los alrededores de la playa y nos acercamos a dos pequeños puestos donde los pescadores venden los peces del día. Una magnífica langosta espinosa de dos kilos, la venden por treinta euros el kilo. Nos quedamos con la copla.
    Uno de los hoteles de Grand Baie es el fantástico Royal Palm Beachcomber, aquí acaba de pasar unos días a finales de noviembre el tenista manacorí Rafael Nadal después de no poder jugar la final de la Copa Davis por problemas físicos.
    Pereybère nos parece fantástica y tranquila, así que nos alojamos justo enfrente. Después de un ligero regateo, nos quedamos con un apartamento de unos cincuenta metros cuadrados, con dos habitaciones, bañera de hidromasaje y cocina bien equipada. Sólo tiene una pega: que no dispone de vistas al mar. Como curiosidad: una de las normas para bañarse en la pequeña piscina de estos apartamentos es haber comido hace más de una hora.¿Te suena?
    Para refrescarnos, nos acercamos a la playa y al poco tiempo se sitúa junto a nosotros una familia de musulmana de origen indio: padre, madre, hijos, hermana y abuelos. Siempre choca la diferencia en los bañadores entre hombres y mujeres, ellas se meten al agua con abundante ropa, en la abuela he contado hasta tres capas, y ellos, con un bañador del tipo olímpico muy finito que lo marca todo. Y a veinte metros, un poco apartada, una turista en top-less, algo poco habitual en las playas públicas de Mauricio.
    Seguimos en la playa hasta la puesta del sol. Aunque anochece a las ocho, mucha gente se queda hasta mucho más tarde dada la claridad de la noche. Dentro de dos días será luna llena.
    Cenamos una pizza decente en Don Camillo, siempre de bote en bote.

Copyright © 2008 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.