Los viajes de Mariano

República de Mauricio 2012

21 de octubre, Flic en Flac29 de octubre, Pamplemousses
22 de octubre, Flic en Flac 30 de octubre, La Pointe aux Canonniers, Mont Choisy
23 de octubre, Casela Nature Park, Tamarin31 de octubre, Trou aux Biches, Port Louis
24 de octubre, Black River Gorges1 de noviembre, Mahébourg, Blue Bay
25 de octubre, Flic en Flac 2 de noviembre, La Vanille, Gris Gris
26 de octubre, Trou aux Biches 3 de noviembre, Trou d'Eau Douce
27 de octubre, Cap Malheureux, Saint Antoine4 de noviembre, Mahébourg
28 de octubre, Trou aux BichesDatos económicos del viaje

26 de octubre, viernes

    Hoy dejamos nuestro apartamento Dove Court Villas en Flic en Flac. Mientras metemos en la maleta la ropa que tenemos desparramadas por todas partes observo un fody rojo de Madagascar macho que parece muy interesado en su imagen reflejada
Fody rojo de Madagascar
en el cristal de la ventana. Cada vez que paso cerca de la ventana se marcha para volver al de pocos segundos. Salvo contadas excepciones, ante un espejo, la mayor parte de los pájaros no reconoce su propia imagen. Tampoco se puede confundir con una hembra, ya que el colorido de éstas es similar al de un gorrión. Quizá sea que los fody son territoriales y ven en la imagen reflejada a otro macho que invade su territorio, de ahí que se lance contra el espejo para intentar echar al intruso. Puede ser eso.
    Mucho más raro de ver es el fody de Mauricio, endémico de esta isla. Es muy parecido al de Madagascar salvo que su plumaje es de color aceituna y la cabeza de los machos adultos es de color rojo.
    Nuestro próximo alojamiento se encuentra en Trou aux Biches, más al norte de Flic en Flac. Hay que cruzar la capital y eso siempre lleva tiempo porque se producen atascos por los semáforos e incorporaciones. En cuanto pasamos Port Louis el tráfico vuelve a ser fluido. Nos alojamos en Mo Ti Paradis, que me imagino que significa "mon petit paradis", mi pequeño paraíso. Se trata de un condominio con cuatro apartamentos y piscina, a cinco minutos andando a la playa de Trou aux Biches. Llegamos al mediodía y nos recibe nuestra casera, una chica de piel blanca que habla un inglés perfecto. Hemos escogido Trou aux Beaches porque esta playa es una de las mejores y también porque se encuentra muy cerca del mayor centro turístico de la isla: Grand Baie, con abundancia de restaurantes, tiendas y supermercados.
    Salimos a comer al restaurante italiano Don Camilo, que hace unos años estaba de bote en bote a todas horas, sin embargo, el negocio ha cerrado. Por fortuna, el puesto de pescado en la playa de Grand Baie sigue en su sitio. Preguntamos cuál es el pez más sabroso y el tendero nos recomienda ese rojo de la derecha. ¿Y a cuánto? 400 rupias el kilo. Lo compramos, pesa dos kilos, y también esa langosta de kilo, a 1200 rupias el kilo. Más tarde nos enteramos que el pez rojo de la derecha se llama en francés croissant queue jaune, en inglés Yellow-tailed Croissant, y es el primero en una lista de veintiún peces tóxicos editada por el Gobierno de Mauricio. Según el texto
Puesto de pescado en Grand Baie
no es tóxico cuando pesa menos de tres kilos y proviene de los bancos oceánicos de Saya de Malha, Nazareth, Sudan, Chagos o aguas de San Borondón. Tampoco es tóxico si pesa menos de kilo y medio y ha sido capturado en las aguas territoriales de Mauricio. Dado que las lanchas de los pescadores son muy pequeñas es de suponer que su origen son las aguas de Mauricio y, por tanto, al ser mayor de un kilo y medio, esta pieza entra dentro de la calificación de tóxico. Le enfermedad se conoce como ciguatera y es propia de peces que se alimentan en arrecifes coralinos. La ciguatera es producida por las toxinas que contienen los detritus de los dinoflagelados que se adhieren al coral y las algas. Estas toxinas son ingeridas por peces pasto que a su vez son devorados por peces depredadores. Los peces ni se enteran, son inmunes al tóxico, pero el ser humano no. El caso es que como no sabíamos nada de esto, nos lo hemos zampado sin miramientos y estaba riquísimo. Y aquí estamos, vivos y bien. Eso sí, la próxima vez, escogeremos uno de menor peso. Por si acaso.
    Pasamos la tarde tranquilamente leyendo al borde de la piscina.

Copyright © 2012 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.