Los viajes de Mariano

República de Mauricio 2012

21 de octubre, Flic en Flac 29 de octubre, Pamplemousses
22 de octubre, Flic en Flac 30 de octubre, La Pointe aux Canonniers, Mont Choisy
23 de octubre, Casela Nature Park, Tamarin 31 de octubre, Trou aux Biches, Port Louis
24 de octubre, Black River Gorges 1 de noviembre, Mahébourg, Blue Bay
25 de octubre, Flic en Flac 2 de noviembre, La Vanille, Gris Gris
26 de octubre, Trou aux Biches 3 de noviembre, Trou d'Eau Douce
27 de octubre, Cap Malheureux, Saint Antoine 4 de noviembre, Mahébourg
28 de octubre, Trou aux Biches Datos económicos del viaje

25 de octubre, jueves

    Para las nueve ya estamos disfrutando de la playa de Flic en Flac. Nos mercamos dos tumbonas a doscientas rupias cada una. La playa de Flic en Flac es la más larga de la isla, ideal para alternar descanso con paseos. Está protegida por la barrera de coral, así que la superficie del agua es como una piscina; apenas se notan unas ondulaciones en marea alta. Para pasear por la playa o meterse al agua es mejor llevar algún calzado porque la arena es algo gruesa, proviene de restos de coral, erizos y conchas y te puedes hacer algún pequeño corte.
Pescadores en Flic en Flac
    Los mayores peligros vienen del mar. El erizo, de color negro con púas alargadas, lo verás en cuanto te metas al agua, está por toda partes. Lo mejor: calzar escarpines y, sobre todo, mirar donde pisas. Si te clavas una púa mete el pie en agua muy caliente e intenta extraer la púa, si no puedes, a urgencias. Estas púas son bastante dolorosas pero calma, que tu vida no corre peligro, no son venenosas. Mucho más dañino es el erizo flor (Toxopneustes pileolus); unas flores diminutas lo camuflan de maravilla, no parece un erizo sino una flor, sin embargo, posee unas pequeñas púas por las que inyectan un tóxico muy doloroso que, en algunas ocasiones, puede ocasionar la muerte de un ser humano. Si te pinchas con él, intenta sacar las púas con unas pinzas e introduce el pie en agua lo más caliente que puedas resistir, aplica un antiséptico y acude a urgencias. Entre los peces, mucho cuidado con el pez piedra, que como su nombre indica, se camufla de maravilla y además de ser un animal feísimo, cuenta con espinas dorsales estremecedoras que inyectan un veneno realmente tóxico, y atención también con el pez león, yo lo he visto a metro y medio de la orilla, en Trou d'eau Douce. Como ves, estos paraísos intertropicales no están exentos de peligros.
    Aquí mismo, enfrente del hotel Carolina, tras la barrera de coral, es un sitio estupendo para bucear, con una profundidad entre nueve y veinte metros, a menos de cinco minutos en lancha; puedes ver fusileros, pargos, peces cabra, meros, mariposas, morenas, peces león, pez piedra, pez escorpión, emperadores, palometones y muchos más.
    La afición de los lugareños a la pesca es tremenda, ahora mismo, un señor recorre la playa pescando desde la orilla, sin caña, enrolla el sedal alrededor de un trozo de tubería de PVC. La tranquilidad se rompe al llegar un colegio entero de chicos y chicas en torno a los trece años. Los chicos juegan al fútbol como si les fuera la vida en ello. A una señal de la profesora todos dejan la pelota y se lanzan al agua, las chicas detrás, algo más tranquilas que ellos. Observamos que chicas y chicos forman dos grupos que no se mezclan. Otros chavales permanecen a la sombra de las casuarinas.
Hora del recreo en la guardería de Flic en Flac
    Regresamos a nuestro apartamento Dove Court Villas para comer los pescados de roca que compramos ayer al señor en la playa. ¿Que qué tal están? Bueno... muchas espinas, me recuerdan las fanecas o palencas. Creo que no repetiremos. Regresamos a las tumbonas de la playa. Me pongo la máscara y patas de rana para echar un vistazo a los corales. En el punto escogido todo el coral está destrozado, ni peces se ven. Al regresar, en las aguas someras, me pego un buen sobresalto con unas cabezas de dioses hindúes pintadas de rojo que reposan sobre la arena, junto con un manto ceremonial también de color rojo. ¡Qué susto, creía que era un asesinato!
    Justo a pie de playa hay una escuela infantil y a la hora del recreo salen todos los críos en tromba, como animales que llevaran días en cautiverio, derechos al agua. Me los quedo mirando pensando lo afortunados que son de disfrutar todos los días de su vida de esta magnífica isla, un auténtico paraíso para los que habitamos en climas menos benignos.
    Una pareja de hindúes recogen agua de mar en botellas de plástico, quizá su destino sea un rito religioso... o para cocer el marisco.

Copyright © 2012 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.