Los viajes de Mariano

República de Mauricio 2008

30 de noviembre, Mahébourg, Blue Baie8 de diciembre, La Aventura del Azúcar
1 de diciembre, Isla de las Garcetas, Curepipe9 de diciembre, Pamplemousses
2 de diciembre, La Vanille, Flic en Flac 10 de diciembre, Trou d'Eau Douce
3 de diciembre, Flic en Flac 11 de diciembre, Trou d'Eau Douce
4 de diciembre, Chamarel, Valle de los Colores, Gris Gris12 de diciembre, Port Louis, Moka, Floréal
5 de diciembre, Casela Bird Park, Pereybére 13 de diciembre, Mahébourg, Blue Baie
6 de diciembre, Port Louis 14 de diciembre, Mahébourg
7 de diciembre, Maheswarnath, Aquarium, Mont ChoisyDatos económicos del viaje

30 de noviembre, domingo

    Esta isla está orientada al turismo de élite, el Gobierno no permite los vuelos charter y controla con mano férrea la construcción de nuevos hoteles, sin embargo, para el viajero independiente, no existe un destino más cómodo: el alquiler de coches es abundante y asequible, la oferta de alojamiento cuenta con precios para todos los bolsillos y el país es seguro; los únicos peligros que el turista debe afrontar son algún mosquito traicionero, y sobre todo, el sol: hemos visto quemaduras en la espalda realmente serias. ¿Te imaginas que vengas de viaje de novios a este paraíso y te quemes la espalda?, a ver cómo te las arreglas para echar un polvo… La camiseta no hay que quitársela ni para nadar.
    Nuestro ánimo está muy alto a pesar de los charcos que se ven sobre la pista del aeropuerto de Plaisance. Los trámites al pasar el control de inmigración son mínimos y muy rápidos. Sólo dos observaciones: hay que enseñar la reserva del vuelo de regreso y en el formulario debes rellenar siempre la casilla de tu alojamiento en Mauricio; si vienes sin reservas, como nosotros, pones el nombre de cualquier hotel y con eso basta.
Flamboyanes rojos de Madagascar en Grand Baie
    Las maletas empiezan a salir en cuanto alcanzamos la cinta, así que en menos de quince minutos estamos fuera. Cambiamos cien euros por cabeza y buscamos al representante de la agencia de alquiler que ya nos espera con el coche acordado.
    En cuanto recorres los primeros metros en coche te das cuenta que lo que significa estar en un país subtropical: la vegetación parece que quiere comerse la carretera, la riqueza de colores es inmensa y no sólo la naturaleza estalla en colores sino también las camisetas y calzones de la gente. Los flamboyanes florecen en esta época y sus flores rojas y ramas se juntan formando un túnel vegetal sobre la carretera.
    Tomamos contacto con la gastronomía local en La Belle Criole; la ensalada de palmito es un plato muy habitual y recomendable. Ahora que hemos quitado el hambre, buscamos alojamiento para esta noche y no creas que resulta fácil descubrir los carteles que anuncian apartamentos, suelen ser pequeños y discretos. Con el tiempo descubriremos que en Mauricio funciona, sobre todo, las reservas y son muy pocos los que, como nosotros, vienen a la buena de Dios. Tras echar un vistazo rápido en varios hoteles, nos alojamos en el Aubergue Aquarella, justo a la salida de Mahébourg hacia Blue Baie.
    Nos acercamos hasta Blue Baie para tomar contacto con las playas de Mauricio. Lo fabuloso de todas las playas de esta isla es que los bosques de casuarinas siempre crecen al borde de la playa, con lo que nunca falta sombra y un césped verde y mullido donde descansar.
    Los fines de semana los habitantes del interior acuden en tropel a las playas y el ambiente se parece a una romería. Los indios parece que se trajeran la casa entera: alfombras, bolsas con comida, hornillo a gas, colchonetas, etc. Les encanta ir a la playa en familia, y eso incluye, además de padres e hijos, a los abuelos, tíos, primos, sobrinos, etc. Nos asombra lo limpio que queda todo después de semejante despliegue; se diría que no queda rastro de su paso. Sólo las papeleras rebosantes delatan la movida.
    Al anochecer paseamos por Mahébourg donde hay una tranquilidad pasmosa, ni el mar emite el mínimo sonido.
   Cenamos en un restaurante que tiene el mismo nombre que una conocida canción de Brassens: Les Copains d'Abord.

Copyright © 2008 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.