Otros viajes

Martinica 2009

28 de noviembre, L’Anse à l’Âne7 de diciembre, Museo de la Banana, Sainte-Marie
29 de noviembre, L’Anse à l’Âne, Rivière Salèe8 de diciembre, Grand Rivière
30 de noviembre, Fort-de-France 9 de diciembre, Saint-Pierre
1 de diciembre, La Maison de la Canne 10 de diciembre, Saint-Pierre
2 de diciembre, Sainte-Anne, Les Salines 11 de diciembre, Habitation Anse-Latouche
3 de diciembre, Anse Michel 12 de diciembre, Jardín de Balata, Sainte-Anne
4 de diciembre, Le François 13 de diciembre, Sainte-Anne, Les Salines
5 de diciembre, Habitation Clément14 de diciembre, Les Salines, Lamentin
6 de diciembre, La Caravelle Datos económicos del viaje


30 de noviembre, lunes

    A las ocho ya esperamos en el embarcadero de la playa de l'Anse à l’Âne al transbordador que nos llevará a la capital, Fort-de-France. Son tan solo cinco quilómetros. que se recorren en veinte minutos.
    Al llegar a Fort-de-France, un analizador de la calidad del aire nos informa que, según el índice ATMO, hoy respiramos aire de calidad media.
    Se agradecen las vías peatonales del centro, ya que muchas calles cercanas al puerto son de estrechas aceras y caminar por ellas se convierte en una carrera de obstáculos: señales de tráfico, buzones, topes para los coches, anuncios, mercancías, etc. Acercarse en coche a la capital es siempre un problema y los altos precios del aparcamiento disuaden de utilizar el vehículo propio. Como muestra: aparcar en la plaza José Martí cuesta seis euros por dos horas. Te recomiendo el último piso del aparcamiento de Pointe-Simon, en la desembocadura del río Madame. Matas dos pájaros de un tiro: las vistas sobre la ciudad son fantásticas.
    Las mercancías del Grand Marché se orientan al turista: muchas botellas de llamativos colores con mezclas caseras de frutas tropicales y ron, cestos de paja, unas pocas especias y dos desangelados tenderetes de fruta; todo muy desordenado sobre unas endebles mesas metálicas.
    El mercadillo de frutas y hortalizas aledaño al Parque Floral es más rudimentario todavía, con muchos puestos mostrando la mercancía sobre una manta desparramada en el suelo.
Una calle peatonal de Fort de France
    El cementerio merece una corta visita; el alicatado de los panteones los asemeja a pequeños cuartos de baño.
    Paseamos por el bulevar del General de Gaulle y la rue de la Liberté donde se encuentra la biblioteca Schoelcher, un edificio de estructura metálica que se trajo de la Exposición Universal de París de 1889.
    La plaza principal de la Savane está en proceso de transformación; cuando terminen las obras será un magnífico lugar de encuentro para los foyaleses: animaciones luminosas, islotes de vegetación temática, espacios artísticos, tiendas de artesanías, etc. No sabemos si tras la reforma se conservará la estatua de Josefina de Beauharnais, nacida en Les Trois-Îlets y primera emperatriz francesa, ya que los martiniqueños no le tienen mucha simpatía; la culpan de la restauración de la esclavitud por parte de Napoleón en 1802 y la cabeza de la estatua suele desaparecer de vez en cuando, parece que los independentistas le han puesto precio a su cabeza.
    Comemos muy bien en Bistro Savanne: mi mujer, un pollito al jengibre y ananás y yo, un pulpo con haricot verts.
    Hemos pasado mucho calor durante la visita a Fort-de-France, así que regresamos para las cuatro en el transbordador a disfrutar de la tranquila playa de l'Anse à l'Âne. A partir de las cinco de la tarde se empieza a observar unas diminutas moscas revoloteando en torno nuestro, como de reconocimiento. Es la hora en que los jejenes salen de su letargo y entran en actividad, todavía no pican pero están avisando que pronto lo harán. Es el momento de recoger los bártulos y abandonar la playa. Usar repelente evitará que te acribillen pero ten por seguro que no saldrás completamente indemne de picaduras. Y cuidado: mientras los jejenes hembras pican, no se nota nada, sólo pasados quince minutos sientes la comezón y empiezas a ver los ronchones, sobre todo, en los tobillos, su lugar favorito para las extracciones. Los tobillos acribillados de dos turistas que ayer recogían conchas en la playa nos avisaron de la presencia de estas diminutas moscas de la arena.
    Nos trasladamos a la piscina de nuestro alojamiento, donde vemos pasar las horas leyendo alguna novela. Al atardecer, se escucha cantar a los insectos y demás animalillos del bosque. ¡Esto es vida!

Copyright (c) 2009 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.