Otros viajes

Martinica 2009

28 de noviembre, L’Anse à l’Âne7 de diciembre, Museo de la Banana, Sainte-Marie
29 de noviembre, L’Anse à l’Âne, Rivière Salèe8 de diciembre, Grand Rivière
30 de noviembre, Fort-de-France 9 de diciembre, Saint-Pierre
1 de diciembre, La Maison de la Canne 10 de diciembre, Saint-Pierre
2 de diciembre, Sainte-Anne, Les Salines 11 de diciembre, Habitation Anse-Latouche
3 de diciembre, Anse Michel 12 de diciembre, Jardín de Balata, Sainte-Anne
4 de diciembre, Le François 13 de diciembre, Sainte-Anne, Les Salines
5 de diciembre, Habitation Clément 14 de diciembre, Les Salines, Lamentin
6 de diciembre, La Caravelle Datos económicos del viaje


5 de diciembre, sábado

    Visitamos l'habitation Clement, con audioguía. Homère Clément (1852 Trinité-1923 París), hijo de un sastre negro, fue médico, empresario, alcalde de François, diputado, caballero de la Legión de Honor... Debido al exceso de producción de azúcar, L'Habitation Acajou entra en quiebra y Clément, con 35 años, la compra. Se dedica a la dirección de la plantación y a su carrera política.
Interior de la mansión Clément
treinta años más tarde la transforma en destilería de ron para satisfacer la demanda durante la primera guerra mundial y a su muerte, su hijo Charles continua con el negocio del ron alternando momentos de esplendor y de crisis. En 1986 venden el negocio al grupo Bernard Hayot.
    Ahora toda la hacienda se ha reconvertido en un museo donde se puede pasar dos o tres horas entretenidas paseando por el antiguo jardín, viendo sus árboles centenarios (cycas, acajou rojo, courbaril, mombin, higuera maldita, el prehistórico le grand rameau, etc). Para mi, lo mejor es recorrer el palmeral con sus sesenta especies diferentes de palmeras: palmera botella, de Bismarck, de tronco rojo, triángulo, etc.
    La mansión principal, de decoración típica criolla, fue testigo del encuentro, el 14 de marzo de 1991, entre los presidentes George Bush, de los Estados Unidos y el francés François Mitterand para discutir sobre los problemas del mundo después de la victoria de los aliados en la Guerra del Golfo y el restablecimiento de la independencia de Kuwait.
    En 1934 se contaban 212 destilerías en Martinica, ahora no sobrepasan la docena. El reconocimiento, en 1996, de una denominación de origen (AoC: appellation d'origine contrôlée) ha hecho mucho por la calidad del ron en general y los franceses están convencidos que los rones de la Martinica son los mejores del mundo.
   Un aperitivo muy popular en Martinica es el ti-punch. Punch no significa ponche, sino que esta bebida tiene origen en la India y en sánscrito panch significa cinco, ya que cinco son los ingredientes en la India, aunque en Martinica prescinden del té y de la canela y se conforman con los otros tres: lima, sirope de caña (o azúcar de caña) y ron (blanco o añejo). Lo habitual es que te presenten los ingredientes y cada uno prepare su propia muerte, como ellos dicen. Los puristas lo prefieren sin hielo pero tampoco se rasgan las vestiduras si añades un poco.
    Para mi gusto, el ti-punch se sube demasiado a la cabeza; prefiero el Planteur, que es una combinación de ron y zumo de fruta. Una ojeada a los anaqueles de un supermercado te enseña que las posibles combinaciones con el ron son infinitas. Mi preferida estos días es ron, jugo de piña y coco. Hummm…¡delicioso!
    Comemos en el Capitán Nemo, muy cerca de nuestro alojamiento, donde nos damos cuenta que para algunos negros, todos los blancos somos iguales. Después de charlar durante más de diez minutos con el encargado del restaurante no es capaz de distinguirnos de otros comensales blancos cuando me acerco a la barra para pagar.
    Pasamos la tarde leyendo en la terraza de nuestra habitación, con los Fondos Blancos como paisaje. ¿Y qué son los Fondos Blancos? Son acumulaciones de arena a cien metros de la orilla donde apenas te cubre por la cintura. Hace unos decenios eran frecuentados por los ricos békés que se acercaban en sus yates hasta estas isletas diseminadas entre los altos fondos arenosos y que dan al agua esta sutil mezcla entre turquesa y verdosa casi irreal. Con este decorado de ensueño hablaban de negocios degustando un ti-punch con el agua en la cintura.
    En Canal + seguimos con interés el desenlace de la película Butterfly on a Wheel, con Pierce Brosnan haciendo de secuestrador malísimo.

Copyright (c) 2009 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.