Otros viajes

Martinica 2009

28 de noviembre, L’Anse à l’Âne7 de diciembre, Museo de la Banana, Sainte-Marie
29 de noviembre, L’Anse à l’Âne, Rivière Salèe8 de diciembre, Grand Rivière
30 de noviembre, Fort-de-France 9 de diciembre, Saint-Pierre
1 de diciembre, La Maison de la Canne 10 de diciembre, Saint-Pierre
2 de diciembre, Sainte-Anne, Les Salines 11 de diciembre, Habitation Anse-Latouche
3 de diciembre, Anse Michel 12 de diciembre, Jardín de Balata, Sainte-Anne
4 de diciembre, Le François 13 de diciembre, Sainte-Anne, Les Salines
5 de diciembre, Habitation Clément14 de diciembre, Les Salines, Lamentin
6 de diciembre, La Caravelle Datos económicos del viaje


1 de diciembre, martes

    Hoy vamos a visitar La Maison de la Canne, a las afueras de Les Trois-Îlets; a ver qué aprendemos de la historia del azúcar en esta antigua destilería reconvertida en museo. Hasta 1800, todo el azúcar consumido en el mundo provenía de la caña. El bloqueo que vivió Francia durante las guerras napoleónicas cambió esto. Al verse sin azúcar, Napoleón convocó un concurso de ideas y en poco tiempo, varios científicos le presentaron dos barras de azúcar obtenido de la remolacha. No era un descubrimiento nuevo, desde 1575 ya se conocía que la remolacha contenía azúcar. Napoleón, entusiasmado, financió con un millón de francos las fábricas hasta que se mejoró el proceso y se logró una reducción del coste espectacular: en 1813, el quilo de azúcar costaba doce francos y en 1815, tan solo 1,4.
    El Código Negro de esclavitud se dictó en marzo de 1685 bajo Luis XIV para dar a los esclavos un tratamiento más humanitario con el fin de evitar los levantamientos, rebeliones y la proliferación de cimarrones (esclavos huidos que se refugiaban en los montes). El código establecía que los esclavos debían ser bautizados e instruidos en la religión católica, descansar los domingos, oír misa y rezar el rosario. Los miembros de una familia no podían ser vendidos por separado, se prohibían los castigos bárbaros e inhumanos, etc. Lo que no dicen los carteles del museo es si este código se cumplió o no sirvió de nada.
    Si estás interesado en películas que han tratado el tema de la recolección de la caña de azúcar y la esclavitud, apunta estas: La última cena (1976), del cubano Tomás Gutierrez Alea, Queimada (1969) de Gillo Pontecorvo y La rue Cases-Nègres (1983), de Euzhan Palcy. Entre las novelas: over, del dominicano Ramón Marrero Aristy. Destacan también los poemas del cubano Nicolás Guillén: Sudor y látigo (1947) y Un largo lagarto verde (1958).
Limpiando erizos de mar
    El jardín exterior también es interesante: el árbol de las calabazas (calebassier), cuyo fruto se utilizaba en la época amerindia como recipiente para cocinar; el achiote (roucouyer), cuyas semillas se emplean como colorante alimenticio y saborizante; árbol del cacao (cacaoyer); árbol de la canela (cannelier); tamarindo (tamarinier), introducido en Europa por los árabes y en las Antillas por los españoles; guanábana o corosol (corossolier), similar a la chirimoya pero más ácido, etc.
    Nos acercamos a La Savanne des Esclaves pero han cerrado para comer. Se trata de una recreación de un pueblo de cimarrones, es decir, esclavos que se evadían de las plantaciones y se escondían en los bosques.
    Para las doce y media regresamos a la playa de l'Anse à l'Âne y comemos en el restaurante Pignon sur mer, que se llena; pescado a la pimienta con ñame y cristofina gratinada. Seguimos hacia el sur por la carretera de la costa, estrecha y llena de cuestas y pendientes. En Petite Anse vemos cómo una familia descuartiza unas docenas de erizos para sacarles las gónadas. Pasamos un rato tirados a la sombra en Grande Anse du Diamant, larga playa con poca gente. A la vuelta, pasamos por el Champion de Rivière-Salée para comprar una langosta de un quilo y prepararla en infusión esta noche. La verdad es que lo estamos pasando muy bien en Martinica; unas vacaciones muy relajadas.

Copyright (c) 2009 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.