Otros viajes

Malasia 2013

24 de marzo, Kuala Lumpur31 de marzo, Kota Bharu
25 de marzo, Kuala Lumpur1 de abril, islas Perhentian
26 de marzo, Kuala Lumpur2 de abril, islas Perhentian
27 de marzo, Batu, Cameron, Brinchang3 de abril, Kuala Terengganu
28 de marzo, Cameron4 de abril, Kuantan
29 de marzo, Kuala Kangsar, Penang5 de abril, Malaca
30 de marzo, Penang6 de abril, Malaca
Datos económicos del viaje
1 de abril, lunes

    Nos levantamos a las siete y desde la eminencia de nuestra atalaya vemos allí abajo a los escolares formando para entrar a las aulas. ¿A qué hora se levantan estos chavales? El cristal de nuestro ventanal ya calienta como un radiador.
    La lancha del Tuna Bay Resort sale del embarcadero de Kuala Besut a las diez y media, así que para las nueve ya estamos saliendo del aparcamiento del hotel Renaissance en Kota Bharu, llenamos el depósito (1,90 RM/litro = 0,5 €/litro) y salimos de Kota Bharu sin dinero fresco porque el cambio en el hotel es pésimo. Pensábamos que en el embarcadero de Kuala Besut habría una oficina de cambio, pero no la hay. En las islas Perhentian no esperes encontrar bancos ni cajeros automáticos. La alternativa es pagar con tarjeta de crédito y asumir un recargo del tres por ciento. Aún así, sale mejor que el cambio que aplican los hoteles.
    El navegador nos lleva hasta el pequeño pueblo de pescadores Kuala Besut por un laberinto de carreteras sin apenas tráfico. En el embarcadero todo son facilidades para el turista: un cartel señala el camino hacia el "Safe Parking", aparcamiento cerrado y vigilado las veinticuatro horas del día donde podemos dejar el coche los que viajamos a las islas. El guarda del parking, muy amablemente, nos acompaña hasta la oficina del Tuna Bay resort. Una vez allí, recogen nuestras dos maletas y nos dan unos pases de color verde junto con una ficha que entregaremos al llegar al hotel. Puntualmente, embarcamos en la lancha del Tuna Bay, sin cargo adicional. La travesía dura una hora. Viajamos ocho turistas y la tripulación. Según nos vamos acercando a las islas, las espesas y negras nubes que amenazaban lluvia van desapareciendo y cuando hacemos el desembarco mojado en la isla grande, enfrente de la recepción del Tuna Bay, luce un sol resplandeciente, justo lo que nos merecemos. Todo perfecto para pasar dos días en este paraíso tropical.
Desembarque mojado en Perhentian Besar
    Hemos llegado a las once y media y nos avisan que la habitación no estará lista hasta la una y media, así que, ya sabes, lo mejor es venir con el bañador puesto y la toalla al hombro para disfrutar inmediatamente de la playa. Mientras esperamos que preparen nuestra habitación, echamos un vistazo a un panel que muestra los servicios. Se agradece que todo esté escrito y bien explicado. Las salidas para hacer buceo superficial son a las diez de la mañana y a las dos de la tarde. ¿Los lugares?
    - Big Island (Shark Point, Genting, Tiga Ruang). 40 RM por persona. Dos horas. Tiburoncitos.
    - Small Island (Sea Bell, Turtle Point y Teluk). 40 RM por persona. Dos horas. Tortugas.
    - Rawa Island (Rawa Beach, Tukung, Burung, Sea Bell). 60 RM por persona. Entre dos y tres horas. Tortugas.
    Los precios incluyen máscara, tubo y chaleco. Las aletas están prohibidas para no dañar el coral, ¡a ver quién es el valiente que se planta de pies sobre el coral de asta de ciervo! Nos apuntamos en el buceo superficial de las diez para mañana.
    La carta del restaurante muestra los platos asiáticos más clásicos a precios contenidos: pescado agridulce, calamares sambal (salsa de pimientos picantes), mee goreng (fideos fritos picantes), fried beehoon (vermicellis fritos picantes), koay teow (fideos planos) y sus combinaciones con pescado o carne. Para el gusto occidental: ensalada Caesar y pasta italiana. La cerveza, de lata.
    En las islas Perenthian el código de vestir es similar a cualquier playa occidental, aunque para respetar la cultura local se debería evitar el top less, impensable para musulmanas e indias; tampoco es costumbre entre las chinas. Las mujeres musulmanas nadan con unos bañadores que solo dejan ver la cara, manos y pies. Las chinas, a la occidental, con bikinis o tankinis. Estas islas tienen tantos recovecos y calas solitarias que los aficionados al nudismo también pueden tomar el sol sin sobresaltos, aunque ten en cuenta que entre los animales salvajes de esta isla se cuenta la pitón reticulada, que puede llegar a los diez metros y te puede dar un buen susto si te da un abrazo.
    Justo enfrente de la playa del hotel hay una gran mancha oscura delimitada por una línea de corchos; es el coral del Marina Park. Los peces son más bien pequeños y poco vistosos, predominan unos de color marrón oscuro y luego están los Picasso, muy agresivos, atacan siempre cuando les das la espalda. Cuatro veces me han mordido esta tarde.
    Al atardecer caminamos hacia las playas del sur de la isla separadas por promontorios rocosos que se salvan mediante escaleras de hormigón, algunas con elegantes balaustradas. Desgraciadamente estas playas sin hoteles son frecuentadas por los barcos de los pescadores y no están todo lo limpias que deberían. Hay que ser poco sensible con la belleza de este lugar para llenar la playa con plásticos y basura. Una pena.
    Temperatura máxima y mínima de hoy: 31 y 24º C. Humedad: 80 %.

Copyright © 2013 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.