Los viajes de Mariano

Bandera

República de Kenia 2006

5 de julio, Nairobi9 de julio, Masái Mara
6 de julio, Samburu 10 de julio, Masái Mara
7 de julio, Samburu, Aberdares 11 de julio, Nairobi
8 de julio, Aberdares, Nakuru 12 de julio, Nairobi


12 de julio, jumatano

    Después de patear un poco Nairobi, una buseta de la agencia Kobo nos recoge a las once del hotel Stanley para trasladarnos al pequeño aeropuerto Wilson, en el límite sur de Nairobi. ¿Y los billetes? El representante de la agencia Kobo nos asegura que no hacen falta billetes, que aquí se arreglan con una simple lista de pasajeros. ¡Qué avanzados!, pienso para mis adentros. El tipo nos deja frente a la caseta del aeropuerto y se marcha, que tiene mucho trabajo. Lo gracioso es que en el aeropuerto lo primero que hacen es pedirnos los billetes porque no aparecemos en ninguna lista. No saben ni a qué aeropuerto volamos, —ni nosotros tampoco— ¿Kilimanjaro o Arusha? Y estos mandrias no se apuran, como si esto pasara todos los días. Máquina de rayos X no hay, así que abran ustedes las maletas para el registro y luego con los brazos en cruz, manoseo de arriba abajo. La báscula de pesar las maletas me recuerda las que había hace años en las farmacias, pero mucho más grande y antigua. En el único mostrador de facturación —por llamarlo de alguna manera— no hay un solo ordenador, sólo una grapadora. Afortunadamente, tras una hora de suspense e indagaciones, nos confirman que todo está okey. El avión de Air Kenya despega puntual, a la una. Los que tienen experiencia en vuelos por esta zona del mundo recomiendan repasar el asiento y sus alrededores en busca de animales extraños, como escorpiones. Eso hacemos. Tardamos cincuenta y cinco minutos en recorrer los doscientos cuarenta quilómetros que hay entre Nairobi y el aeropuerto del Kilimanjaro, muy cerca de Arusha, Tanzania.

Para ver mi diario de viaje por Tanzania, pulsa aquí.

Vista desde el avión

Copyright © 2006 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.