Otros viajes

República Islámica de Irán 2001

10 de abril, Teherán 17 de abril, Isfahán
11 de abril, Teherán, Bam 18 de abril, Isfahán
12 de abril, Bam, Kermán 19 de abril, Isfahán
13 de abril, Yadz 20 de abril, Isfahán, Mashad
14 de abril, Shiraz 21 de abril, Mashad
15 de abril, Pasagarda, Persépolis, Shiraz22 de abril, Teherán
16 de abril, Shiraz, Isfahán

18 de abril, miércoles

   ¡Qué despistados los de CATAI! ¿Te lo puedes creer?: venimos con un visado para una semana cuando el viaje dura dos. Vaya fallo. Venga, todos a pasar por el fotomatón para unas fotos extra que necesitamos para ampliar el visado.
    En una librería enfrente del hotel Abassi trato de comprar algunos cedés con música del país. El dependiente sólo habla farsi; de pronto, se nos acerca un joven de unos veinticinco años que se presta a aconsejarnos. Majid habla un inglés casi perfecto y me ayuda a encontrar la música que quiero. No contento con eso, se ofrece para servirnos de guía en Isfahán. Nos invita a tomar algo en la terraza de un puesto de refrescos y charlamos con él durante una hora. Tenemos la precaución de situarnos alejados del resto de clientes para que no escuchen nuestra conversación. Nos pregunta por nuestro trabajo, por nuestra religión, por nuestros hijos... Le aclaramos que encontramos suficiente explicación al mundo a través de la ciencia, que no estamos casados, que mi compañera trabaja y que hemos decidido no tener niños porque los consideramos un obstáculo para disfrutar de la vida. Majid, a pesar de su juventud, se queda un poco pensativo, descolocado. Nuestra forma de vida no podía ser más diferente a la de un musulmán tradicional. Para ellos, si no estás con Dios, estás con Satán, no hay término medio. Son demasiadas transgresiones para un Homo islamicus, nada acostumbrado a pensar por sí mismo.
    Pero... ¡atención!: ahora los asombrados somos nosotros cuando nos cuenta que lo de vivir juntos sin estar casados también se da aquí, lo llaman matrimonios blancos, y Majid asegura que cada vez hay más parejas que quieren conocerse bien antes de casarse. No es fácil, si los padres se enteran siempre hay conflictos porque es un estigma social, sobre todo, para las mujeres. Tampoco te alquilan un piso si se enteran de que no estás casado, es ilegal. El Líder Supremo ya ha advertido que el amancebamiento es una vergüenza, va en contra de la ley coránica y no lo van a permitir. Estas declaraciones van destinadas a complacer a los musulmanes más tradicionales, la verdad es que hasta ahora el Estado rara vez se mete hasta ese detalle en la vida privada de la gente, aunque nunca se sabe, hace unos años ya eliminaron las antenas parabólicas y las quemaron públicamente para impedir toda influencia occidental. ¡El setenta por ciento de la población las tenía!

Familia iraní viendo la televisión

    ¿Y coméis cerdo? ¡Pues claro! Hay restaurantes clandestinos que sirven alcohol, cerdo y las mujeres pueden estar sin velo. No suelen tener ventanas al exterior ni signo de restaurante, claro. Yo conozco uno de estos que no tiene cerdo en el menú pero si lo pides al hacer la reserva te lo sirven, igual que la langosta, que también está prohibida por ser animal marino sin escamas. Se compra en el mercado negro o a las minorías no musulmanas, cristianos, por ejemplo.
    A mi compañera y a mí seguramente nos habrían condenado a muerte varias veces en este país. Ambos somos ateos de todos los dioses y en Irán, oficialmente, el ateísmo se castiga con la pena de muerte. La ley islámica supone que los hijos nacen con la religión de sus padres; si te declaras ateo es que has apostatado de tu religión, y la apostasía se considera un crimen contra Dios. El Corán y los hadices están repletos de referencias a los apóstatas y enfatizan que debe hacerse justicia en este mundo: "A quien cambie de religión, matadlo". En la práctica no suelen matar a nadie, no por falta de ganas, sino por miedo a la indignación internacional. El tribunal ofrece la alternativa del arrepentimiento y ante la perspectiva de la horca, el ateo se suele convertir "ipso facto"; es natural, no tiene paraíso dónde ir.
    Le pregunto si realmente todos los iraníes creen en Dios. Responde que hay de todo; él calcula que aproximadamente un cuarto de la población son ateos o no practicantes, y no pasa nada, es un tema del que puedes hablar con tus amigos, nadie se espanta... o casi nadie. Para entender Irán hay que saber que aquí todo el mundo rompe las reglas: bebemos alcohol en casa, organizamos fiestas, leemos literatura prohibida... ¿Conocen a Omar Khayyam? ¿No? Es un poeta iraní del siglo XII muy querido precisamente porque se burla del islam y del Corán y por su búsqueda constante del placer. Otro escritor muy conocido y también prohibido es Sadeq Hedayat (1903-1951), en sus obras condenó el abuso de los poderes que corrompían Irán: la monarquía y el clero.
    ¿Y cómo concilian religión y ciencia? Irán es el país islámico donde la Evolución se estudia con mayor profundidad. A los once años, los libros de texto les enseñan que la vida nació del mar, que con el paso de millones de años las condiciones de la atmósfera fueron las adecuadas para que la vida se desarrollara también en la tierra y luego vinieron los reptiles, la extinción de los dinosaurios, la diversificación de los mamíferos; también estudian la deriva de los continentes, etc. A los catorce les hablan de la evolución geológica, los fósiles y las mutaciones genéticas. En el curso pre-universitario estudian la vida de Darwin, profundizan en las evidencias de la Evolución en la paleontología, embriología, la homología molecular y estructural y los aportes de otros científicos a la comprensión de la diversidad de la vida, pero pasan de puntillas sobre la evolución humana, posiblemente porque sienten la debilidad de la religión frente a la ciencia. El islam no se mostraría tan agresivo con quien lo crítica si no supiera lo vulnerable que es, porque para creerse que el Corán contiene la palabra de Dios revelada a Mahoma por medio del arcángel Gabriel y otras zarandajas, hay que ser muy ignorante, y de estos últimos cada vez quedan menos gracias a la expansión del conocimiento que ha traído Internet, aunque la censura en Irán es terrible. Iran ya ofrecía acceso a Internet en 1993 a los residentes en Teherán, aunque ahora mismo los ususarios apenas pasan de los doscientos mil. La censura se ejerce de mil formas, por ejemplo, limitando el ancho de banda tanto que resulta imposible descargar un video o comunicar con el extranjero, permitiendo sólo los sitios en persa, desarrollando buscadores con filtros propios, etc. Por supuesto, todas las comunicaciones por Internet están monitorizadas por el Gobierno y más de uno ha dado con sus huesos en la cárcel por "excederse" en los chats. En los escasos cafés que ofrecen Internet hay que rellenar una hoja con tu nombre y número de documento de identidad.
    Desgraciadamente, no hay un solo aspecto en las costumbres y cultura de Irán —leyes, usos sociales, festividades, arte o arquitectura, incluso el vestido y la comida—, que no esté relacionado de alguna manera con la religión. La propia Constitución declara que la soberanía recae en Dios y que el Estado existe para favorecer a la religión y exige que todas las leyes civiles, penales, económicas, administrativas, culturales, militares, políticas, etc. estén basadas en criterios islámicos. En fin, a los países islámicos todavía les queda un enorme camino que recorrer para que sus economías despeguen porque la religión desperdicia enormes recursos e impide la duda —la ignorancia siempre engendra mas confianza que el conocimiento—, el razonamiento crítico y la libertad de acción que nos hacen prosperar.
    Majid nos informa que en lo que va de año se han cerrado diecinueve periódicos; dice que Khatami es un reformista, quiere modernizar el país, pero los cambios se ven frenados por el sistema judicial conservador y los clérigos, que se oponen con fiereza a cualquier signo de apertura. Por eso, los cambios van desesperadamene lentos y se limitan al terreno económico estrictamente. Está muy lejos de efectuar algún cambio en forma de aumento de libertades. Están prohibidas las publicaciones, la prensa, e incluso las fotocopias. Mahjid no puede esperar más, ya ha decidido que se marchará a Londres con su novia. Adelante chaval, el riesgo vale la pena. Las reformas se encaminan
   
Copyright © 2001- MRB
La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.