República de la India 2011

Rajastán y Kerala

15 de abril, Delhi 24 de abril, Kochi
16 de abril, Mandawa25 de abril, Munnar
17 de abril, Bikaner26 de abril, Munnar
18 de abril, Jaisalmer27 de abril, Periyar
19 de abril, Jaisalmer, Damodra28 de abril, Kumarakom, Backwaters
20 de abril, Jodhpur29 de abril, Kovalam
21 de abril, Raknapur, Udaipur30 de abril, Kanyakumari
22 de abril, Udaipur1 de mayo, Delhi
23 de abril, Kochi2 de mayo, Delhi
Datos económicos del viaje

29 de abril, viernes

   Como la huelga de hoy contra el uso del endosulfán es de seis a seis, debemos llegar al hotel de Kovalam antes de que comience, así que dejamos el barco a las tres de la mañana. A pesar de la hora temprana ya se observa mucho tráfico, sobre todo, de camiones. Los perros andan de aquí para allá, aprovechando que la temperatura matutina les da un respiro.
   En el Leela Kempinski aún no tienen la habitación preparada; el hotel está lleno, se celebra un congreso médico. Dormitamos en un salón del hotel hasta las nueve, cuando nos avisan que ya está disponible.
   Hoy no tenemos ninguna actividad programada, así que lo dedicamos a descansar. Preferimos el aire acondicionado de la biblioteca del hotel al calor húmedo del exterior.
   Al atardecer ya no hace tanto calor y bajamos a pasear por la playa. Parte de la playa pertenece al hotel y un guardia mantiene a raya con su silbato a los que cruzan la línea imaginaria que la divide. ¿Y cómo se entretienen los indios en la playa, toman el sol? Nada de eso: no muestran ningún interés por broncearse y todos están de pié, simplemente, juegan con las olas. Tampoco utilizan bañador. La mayoría se mete al agua con la ropa de calle, las mujeres con sus saris y los hombres, ¡con camisa y pantalón de diario! Sólo unos pocos muestran el torso desnudo. La piel blanca de las extranjeras en bikini causa auténtica sensación entre los indios varones y es frecuente que les tomen fotografías, a veces con su permiso, otras sin él.

   En el restaurante de pescado del hotel, al lado de playa, se prepara una fiesta: músicos, luces de colores, adornos en los árboles, etc. Los médicos se lo van a pasar en grande.
   Leemos en el periódico que los pilotos de Air India llevan ya cinco días de huelga, piden más salario. Se enfrentan a cárcel ya que la corte suprema ha decretado la vuelta al trabajo pero aún así, se niegan. Nuestro avión de vuelta a Delhi no es de Air India sino de Indigo, una aerolínea de bajo coste. Menos mal.

Copyright © 2011 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.