República de la India 2011

Rajastán y Kerala

15 de abril, Delhi 24 de abril, Kochi
16 de abril, Mandawa25 de abril, Munnar
17 de abril, Bikaner26 de abril, Munnar
18 de abril, Jaisalmer27 de abril, Periyar
19 de abril, Jaisalmer, Damodra28 de abril, Kumarakom, Backwaters
20 de abril, Jodhpur29 de abril, Kovalam
21 de abril, Raknapur, Udaipur30 de abril, Kanyakumari
22 de abril, Udaipur1 de mayo, Delhi
23 de abril, Kochi2 de mayo, Delhi
Datos económicos del viaje

27 de abril, miércoles

   La sinuosa carretera entre Munnar y Periyar discurre entre hermosas colinas cubiertas de plantaciones de té y valles verdes con riachuelos. Para el patrón de conducción de la India, diríamos que nuestro chofer es de los prudentes, nunca toma riesgos, lo que se agradece una barbaridad. Eso no quita para que todos los días haya situaciones que nosotros calificaríamos de peligrosas pero que aquí son cotidianas. Así que entre el fabuloso paisaje y las incidencias de tráfico se nos pasa el tiempo en un suspiro.
Ciervos Sambar en las orillas del lago
   Llegamos a las doce y media a nuestro nuevo alojamiento, el Spice VIllage Resort, en Kumily. Comemos en su restaurante y enseguida, a las dos, nos recoge Nasser para llevarnos al Parque Nacional Periyar, una de las mejores reservas de India. Conseguir la entrada es un proceso algo incómodo. Se accede a la taquilla por un pasillo delimitado por dos paredes de barrotes como de 60 m. de largo y apenas 80 cm de ancho. Está bien, porque así es imposible colarse pero te sientes como animal enjaulado. Antes de ponerte a la cola, se recoge de la taquilla una hoja por persona para rellenarla con tu nombre, domicilio, pasaporte, teléfono, etc. Una nota en inglés advierte que cada persona debe presentarse en taquilla con su formulario, así que todo el mundo debería meterse en la jaula. El señor que nos precede ha rellenando multitud de hojas, para toda la familia: cónyuge, hijos, abuelos, primos, etc. No se ha dado cuenta que cuando llegué a la taquilla no le darán las entradas porque no van con él. Y claro, cuando llega su turno empieza a discutir con el de la taquilla y se arma la marimorena. Por fin, nos toca, meten nuestro nombre en el ordenador e imprimen la entrada. Lo dicho: un proceso largo y tedioso
   Navegar por este lago artificial es la manera más cómoda y segura de ver los animales ya que muchos pastan en las orillas. Divisamos un bisonte indio o gaur que puede pesar hasta los 1500 kg., manadas de ciervos sambar, jabalíes y cormoranes. El lago no parece muy profundo ya que muchos troncos de árboles emergen de su superficie y son aprovechadas por los cormoranes para descansar. En el parque también viven tigres, leopardos, elefantes, macacos de cola de león, langures, ardillas voladoras, la ardilla gigante, serpientes y... muchas sanguijuelas. Para ver estos animales es mejor contratar un recorrido guiado, aunque hay que tener en cuenta que nunca se garantiza el avistamiento de los animales, excepto de las sanguijuelas, sobre todo, si acaba de llover.
   Al atardecer nos acercamos andando hasta el centro cultural Kathakali, muy cerca de nuestro hotel. Como llegamos pronto nos permiten entrar al teatro y ver como elaboran el complicado maquillaje del actor principal, que está tumbado sobre el escenario con una almohada bajo la cabeza mientras le pintan la cara. Ese extraño saliente blanco pegado a ambos lados del mentón es el Chutti; se elabora con pasta de arroz y jugo de lima. El que hace de personaje femenino descansa en bastidores, recostado contra una pared, con los ojos cerrados, parece muy relajado.
Caracterización de Pacha, personaje virtuoso Minukku, protagonista femenino
   El Kathakali es una mezcla de danza y drama. Es muy importante el lenguaje corporal, tanto las expresiones de la cara como el movimiento de los pies y las manos, ya que los actores no hablan, quien recita el texto es un cantante situado en el lateral, junto con los músicos, que tocan tambores y cimbales. Como aperitivo, Minukku hace una demostración de gestos faciales fingiendo odio, amor, sorpresa, admiración, etc. Después, empieza la obra con solo dos actores en escena: el caracterizado como rey y el personaje femenino. Las historias provienen de la mitología hindú, del Ramayana y el Mahabharata. En origen se concibieron para representarlas durante toda una noche. Actualmente se han acortado a unas tres horas. Afortunadamente para nosotros la actuación no se prolonga más de una hora porque, para los no iniciados en este arte, se hace muy duro de ver. Ni entendemos el texto ni comprendemos los innumerables mudras que los actores realizan con las manos.

Copyright © 2011 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.