Los viajes de Mariano

Bandera

Grecia 2001

23 de junio, Atenas 5 de julio, Gerolimenas
24 de junio, Atenas 6 de julio, Vacia, Kita, Kardamili, Megalopolis, Karitena
25 de junio, Heraklión 7 de julio, Basas, Pyrgo
26 de junio, Réthimo, Spili, Plakiás 8 de julio, Olimpia, Calaurita
27 de junio, Samaria, Preveli, Agia Ganili 9 de julio, Diacopto, Kastria, Itea
28 de junio, Matala, Ierápetra 10 de julio, Delfos, Calambaca, Meteoras
29 de junio, Bei, Paleocastro 11 de julio, Meteoras
30 de junio, Itanos, Pahía Amós 12 de julio, Kamena Voúrla
1 de julio, Malia, Cnosos 13 de julio, Atenas
2 de julio, Atenas, Micenas 14 de julio, Atenas
3 de julio, Micenas, Nauplio 15 de julio, Atenas
4 de julio, Mistra, Esparta


4 de julio, miércoles

    Visitamos temprano las dos fortalezas de Nauplio: Acronauplia y Palamedes. La vista desde aquí es fantástica.
   El sol empieza a castigar de lo lindo, como todos los días.
   Ponemos rumbo a Mistra, de la que nos separan cien kilómetros. Llegamos a la ciudad alta para las seis, cuando ya no aprieta tanto el calor. Mistra fue la capital y sede del gobierno de la región de Morea en el siglo XIII y se rindió a los turcos en el XV. Allá por el siglo XVII renació gracias al comercio de la seda y llegó a los cuarenta mil habitantes. En el siglo XVIII la arrasaron los rusos y los albaneses. En la actualidad trabajan seriamente en la restauración de sus edificios, como hemos podido comprobar. Muy interesante y muy dura esta visita, sobre todo, en cuanto el calor aprieta. Las ruinas de Mistra
Ruinas de Mistra
están situadas sobre el lateral del monte Taigetos, en escarpada pendiente. Los edificios están rodeados de vegetación y se encuentran en aceptable estado ya que datan del siglo XIII. Es tarde para visitarla, necesitamos varias horas y la entrada sólo vale para el mismo día.
    Los hoteles de Nea Mistra, el pueblecito cercano a las ruinas, no nos convencen. Visitamos también una domatia regentada por una señora mayor, nos ofrece incluso habitaciones de su propia casa, pero el nivel no es el adecuado para estar cómodo, el baño está fuera y todo es demasiado antiguo, colchón incluido. La señora sigue bajando el precio mientras escapamos casi a la carrera de allí.
    Al final, nos alojamos en Esparta, en el hotel Menelaion.
    Los espartanos eran unos guerreros tremendos, dominaron Laconia durante varios siglos. Para seguir dominando a los pueblos que conquistaban se vieron obligados a adoptar una política militarista. Por ello en el siglo VI AEC se volcaron totalmente en lo militar. Los niños recién nacidos eran inspeccionados por un jurado de ancianos y los que no cumplían con patrones físicos propios de un guerrero eran asesinados arrojándolos al vacío desde el monte Taigeto. A partir de los siete años los niños eran educados por el estado, sometiéndolos a un duro entrenamiento lleno de penurias físicas. Servían en el ejército desde los veinte a los treinta años. La mujeres quedaban al frente del hogar, y tenían un rol muy importante en la vida social. Esta dura formación militar le permitió a Esparta no tener rivales en la guerra terrestre. En la batalla de las Termopilas, un pequeño contingente espartano resistió varios días al ejército persa, inmensamente superior en número.

Copyright © 2001 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.