Los viajes de Mariano

Bandera

Grecia 2001

23 de junio, Atenas 5 de julio, Gerolimenas
24 de junio, Atenas 6 de julio, Vacia, Kita, Kardamili, Megalopolis, Karitena
25 de junio, Heraklión 7 de julio, Basas, Pyrgo
26 de junio, Réthimo, Spili, Plakiás 8 de julio, Olimpia, Calaurita
27 de junio, Samaria, Preveli, Agia Ganili 9 de julio, Diacopto, Kastria, Itea
28 de junio, Matala, Ierápetra 10 de julio, Delfos, Calambaca, Meteoras
29 de junio, Bei, Paleocastro 11 de julio, Meteoras
30 de junio, Itanos, Pahía Amós 12 de julio, Kamena Voúrla
1 de julio, Malia, Cnosos 13 de julio, Atenas
2 de julio, Atenas, Micenas 14 de julio, Atenas
3 de julio, Micenas, Nauplio 15 de julio, Atenas
4 de julio, Mistra, Esparta


3 de julio, martes

    Visitamos la antigua colina amurallada de Micenas bajo un sol de justicia. Para comprender mejor las ruinas contratamos a uno de los guías que se nos ofrecen justo a la entrada del pasillo que conduce a la Puerta de los Leones. Saco mi libreta y empiezo a apuntar. Atentos, que encima habla español muy aceptable:
Puerta de los Leones en Micenas
"Si se fijan bien, verán que la ciudad de Micenas tiene dos murallas: una interior, construida durante el siglo XVII AEC, que protegía el palacio del Señor de Micenas y otra, exterior, del siglo XIV AEC. La Puerta de los leones, por la que estamos pasando pertenece a la exterior. Esa enorme pozo circular con paredes de piedras que ven a la derecha es lo más característico de Micenas, ¿para qué creen ustedes que puede servir?". "Un depósito de agua, fijo". "Pues no. En Micenas hay depósitos de agua pero son más pequeños, ya los verán ustedes, y además aún contienen agua, pero no, este círculo es en realidad un monumento funerario. Aquí, Heinrich Schliemann..., ¿conocen ustedes a Heinrich Schliemann?". "Humm..., no mucho". "Schliemann fue hijo de un pastor protestante alemán que a base de esfuerzo, inteligencia y pocos escrúpulos comerciales llegó a convertirse en banquero, dicen que hablaba quince idiomas. Con cuarenta y siete años se doctoró en arqueología, su verdadera pasión, y se dedicó en cuerpo y alma a las excavaciones para intentar relacionar los héroes mitológicos de la Ilíada con la historia real. Como decía, en 1876 Schliemann encontró seis tumbas en este foso circular con un montón de esqueletos de hombres, mujeres y niños recubiertos de la cabeza a los pies por láminas de oro. Aquí se encontró la célebre Máscara de Agamenón, que fue el nombre que le dio Schliemann a esa máscara de oro, basándose en un relato del historiador Pausanias, del siglo II, que decía que en Micenas estaba enterrado el rey Agamenón, el que conquisto Troya, según La Ilíada de Homero, escrita en el siglo VIII AEC. En realidad, estas fosas circulares datan del 1600 AEC y la guerra de Troya se sabe que se produjo alrededor del 1190 AEC. Incluso hay unos pocos expertos que ponen en duda la autenticidad de la máscara ya que Schliemann no era trigo limpio, no olviden que era banquero; tras sus excavaciones en Príamo engañó al gobierno turco llevándose ilegalmente muchas piezas de tesoros arqueológicos y cuando las reclamaron intentó devolver falsificaciones".
    "Aunque ahora sólo vean unas cuantos restos de paredes, aquí mismo hubo un palacio de tres plantas, la superior albergaba las habitaciones del rey, en la intermedia estarían las habitaciones de servicio, y abajo, las salas con destino institucional. Se sabe que Micenas estaba ya habitada en el año 3000 AEC, debido probablemente a su inmejorable situación estratégica; desde aquí se controlaba el paso al Peloponeso y a la Grecia interior. Alcanzó su esplendor entre los siglos XVI y XII AEC y su influencia se extendió hasta Egipto, las costas de Turquía, el sur de Italia y Sicilia. Sus objetos de arte y cerámica fueron imitados en todo el mundo. Esta civilización desapareció en torno al 1200 AEC de forma repentina e inexplicable".
    "Ahora síganme, vamos a ver la tumba más espectacular, la llamada El Tesoro de Atreo; la puerta mide más de cinco metros y estaba decorada con mármol verde y losas policromadas. En su interior, un tolos de quince metros de altura; hoy la ven desnuda y gris, en aquella época estaba decorada por dentro y por fuera y llena de tesoros, aunque ya en época del historiador Pausanias, la tumba había sido saqueada".
    "Es importante entender que Micenas, a pesar de ser un hito de la arquitectura y contener el techo abovedado más antiguo del mundo, todavía no se considera una verdadera ciudad en el sentido actual, era sólo la fortaleza amurallada de un rey, no una comunidad de ciudadanía como después sería Atenas. No tenía edificios ni espacios públicos, el protagonista no era el pueblo, sino el rey".
Sugerente decoración clásica en el hotel Ilion

    Abandonamos Micenas y recorremos los veintidós kilómetros que nos separan de Nauplio. Estoy algo cansado, los mosquitos de anoche y el sol de Micenas me han castigado, así que después de un reparador almuerzo tomamos alojamiento en el hotel Ilión —Troya, en griego—, un hotelito de decoración clásica con cuadros de ninfas desnudas por todas partes, cama con dosel y jacuzzi en la ducha. El aire acondicionado me devuelve el ánimo de inmediato y después de una ducha reparadora me encuentro como nuevo y listo para continuar.
    Por la noche la temperatura es mucho más agradable y recorremos las angostas callejuelas de esta turística ciudad, repleta de elegantes casas venecianas, turcas y espléndidas mansiones neoclásicas.
    En el puerto ha atracado el yate más lujoso que he visto en mi vida, ni en Montecarlo he visto nada igual. De su interior salen cuatro parejas afortunadas que pasean por las empedradas calles, les seguimos durante algunos minutos, su primer destino es una joyería de Plateia Syntagmatos. Aquí les dejamos y buscamos nuestra cena entre las callejuelas de la zona vieja.

Copyright © 2001 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.