Los viajes de Mariano

Bandera

Grecia 2001

23 de junio, Atenas 5 de julio, Gerolimenas
24 de junio, Atenas 6 de julio, Vacia, Kita, Kardamili, Megalopolis, Karitena
25 de junio, Heraklión 7 de julio, Basas, Pyrgo
26 de junio, Réthimo, Spili, Plakiás 8 de julio, Olimpia, Calaurita
27 de junio, Samaria, Preveli, Agia Ganili 9 de julio, Diacopto, Kastria, Itea
28 de junio, Matala, Ierápetra 10 de julio, Delfos, Calambaca, Meteoras
29 de junio, Bei, Paleocastro 11 de julio, Meteoras
30 de junio, Itanos, Pahía Amós 12 de julio, Kamena Voúrla
1 de julio, Malia, Cnosos 13 de julio, Atenas
2 de julio, Atenas, Micenas 14 de julio, Atenas
3 de julio, Micenas, Nauplio 15 de julio, Atenas
4 de julio, Mistra, Esparta


29 de junio, viernes

    El hotel Cretan Villa de Ierápetra es realmente confortable pero hay que dejarlo. Desayunamos en la magnífica degustación de la calle principal. Todo el centro del pueblo es peatonal, como imponen los nuevos tiempos.
   Ponemos rumbo a la famosa playa de Bei, en el extremo oriental de la isla, donde se encuentra la mayor reserva de palmeras de toda Europa. Bajo la sombra de una de ellas nos dedicamos a la lectura. Nos quedamos hasta que el sol languidece por el horizonte. Bonito atardecer.
   Nos alojamos en Paleocastro, donde la gente se muestra más simpática de lo habitual. A la salida del pueblo, un camino oscuro y sin asfaltar nos conduce hasta una taberna solitaria al borde del mar. No pueden ofrecernos pescado, ayer la mar no estaba en condiciones y los pescadores no han salido, sin embargo, el lugar es pintoresco y tranquilo y la comida sencilla y bien cocinada, mañana volveremos.
   Antes de subir al coche, nos despejamos la cabeza con el aire fresco de la orilla del mar. La noche es magnífica, no hay ruidos, sólo las olas batiendo contra las rocas, con indolencia. Las estrellas en el cielo, los peces devorando nuestras migas de pan, el silencio. Lástima que estos momentos no se puedan guardar en toda su intensidad para disfrutarlos de nuevo en el momento que nos apetezca.

Copyright © 2001 - MRB

La propiedad intelectual de los textos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.