Otros viajes

Reino de España 2014

12 de abril, Teruel 21 de abril, Sevilla
13 de abril, Teruel 22 de abril, Sevilla
14 de abril, Albarracín, Valencia 23 de abril, Sevilla, Baeza
15 de abril, Valencia 24 de abril, Baeza, Úbeda
16 de abril, Valencia, Elche 25 de abril, Baeza, Toledo
17 de abril, Murcia 26 de abril, Toledo
18 de abril, Cabo de Gata 27 de abril, Toledo
19 de abril, Cabo de gata, Níjar Datos económicos del viaje
20 de abril, Sevilla

21 de abril, Lunes de Pascua

    Descorro las cortinas y veo medio cielo despejado, azul, y el otro medio lleno de nubes grises y compactas, muy sucias, avanzando hacia el este. El desayuno del Silken Al-Andalus Palace es aceptable, con zumo de naranja natural, solo faltaba. ¿Sabías que Sevilla es la provincia española con mayor producción de naranjas y de arroz? Justo cuando nos disponemos a salir cae una tromba de agua tremenda. Con semejante cortina de agua de poco valen los paraguas. Aguardamos a que escampe y tomamos el autobús treinta y cuatro en la parada frente al estadio Benito Villamarín y bajamos en la avenida del Cid. Los Reales Alcázares son nuestro destino de hoy.
Arco de los Pavones en el Salón del Techo
de Carlos V
   Es Abderramán III, primer califa andaluz, el que decide edificar un Alcázar defensivo en el año 913, después de la revuelta contra su gobierno en Córdoba. El edificio se construye sobre un asentamiento visigótico que antes fue romano. Posteriormente se ampliaría al capricho de los nuevos inquilinos: Alfonso X el Sabio, Pedro I de Castilla, los Reyes Católicos, Felipe V, Fernando VII, etc. El burgalés Pedro I (1334-1369) fue el más activo: en solo dos años construyó la mayor parte de lo que vemos. La audioguía nos ayuda a interpretar las dependencias: el Salón del Techo de Felipe II; Salón de Embajadores, donde el rey Pedro I recibía a las personalidades; el Patio de las Muñecas, alrededor de él se organizaban las habitaciones privadas del palacio y debe su nombre a las cabezas que decoran los arranques del arco más próximo al vestíbulo, ¿eres capaz de encontrar las cabecitas? Desde lejos las paredes dan la impresión de estar cubiertas de azulejos policromados pero en realidad son mosaicos, ladrillitos, cada uno de un color, que se cortaban con alicates, de ahí viene la palabra alicatado.
    Seguimos hacia el Patio de las Doncellas. En la decoración se divisa la mano de Fátima, símbolo de protección, y la concha, símbolo de fertilidad y vida. En la Sala de las Bóvedas o de las Fiestas se celebró la boda de Carlos V con Isabel de Portugal. El Salón de los Tapices quedó totalmente destruido durante el terremoto de Lisboa de 1755 y fue posteriormente remodelado por Sebastián Van Der Borcht. Y seguimos: el Patio del Crucero es una parte del antiguo Palacio Almohade del siglo XII; el Jardín de la Danza se le nombró así por las estatuas y figuras recortadas en los setos que parecían danzar. En el jardín inferior, a los pequeños agujeros del suelo se les llama burladores, a través de ellos se rociaba agua de forma inesperada a los visitantes. El Patio de la Alcubilla es también conocido como Patio del Tenis, aquí la familia real española construyó una pista de tenis a principios del siglo XX, la más antigua construida en España.
    Salimos hambrientos y un poco aturullados por tanta información que proporciona la audioguía. Comemos en el restaurante del hotel San Fernando. Nubes en el cielo, humedad en el ambiente. La lluvia en Sevilla es una maravilla. Compartimos una tempura de verduras con salsa de romesco y
Hosteria del Laurel
de principal una corvina en cama de tomate. Mi mujer toma lo mismo. Si tenemos prisa, tenemos costumbre de pedir lo mismo para acortar los tiempos en cocina. Por cierto, todo estupendo y unos precios muy contenidos para la calidad de los platos.
    ¿Quieres un recuerdo de Sevilla? En la tienda Abanicos de Sevilla, en la calle Tetuán, tienes abanicos y castañuelas para elegir. Yo tenía la idea preconcebida de que los abanicos eran algo netamente andaluz, pero el abanico plegable, como el actual, fue inventado por un chino en el siglo VII inspirándose en las alas de los murciélagos. Los portugueses los trajeron en el siglo XV y enseguida se pusieron de moda entre la aristocracia, sobre todo, en Italia y Francia. Hombres y mujeres los utilizaban por igual, aunque hoy nos parezca extraño.
    A las siete buscamos entre las callejuelas del barrio Santa Cruz el Museo del Baile Flamenco de Cristina Hoyos. Jamás había visto un espectáculo de baile y cante flamenco en vivo y me ha dejado impresionado; no me atrevo a calificar su calidad puesto que no soy entendido. Lo que sí puedo decir es que tanto los bailarines como los músicos parecen muy profesionales y transmiten pasión y sentimiento con gran intensidad. La gente hasta se retraía de hacer fotos de tan solemne que parecía el acto. La actuación en solitario del guitarrista me ha parecido especialmente brillante. Un consejo: ponerse en las primeras filas para ver los pies de los "bailaores".
    La entrada al espectáculo de baile incluye un recorrido guiado por la antigua judería, el barrio de Santa Cruz, el más pintoresco y antiguo de Sevilla. Veamos lo que nos cuenta Inés, nuestra guía, que además piensa escribir un libro sobre el barrio: "Judea fue invadida por los romanos y tras la tercera revuelta judía, el emperador Adriano, harto de rebeliones, decreta la expulsión de los judíos en el año 117. Algunos llegan hasta España y se establecen, a finales del siglo II o principios del III, en Híspalis, la actual Sevilla, formando barrios bien organizados con sus sinagogas, escuelas y comercios. Ya en tiempos de los visigodos empiezan a sufrir hostigamiento por su terquedad a renunciar a su identidad y rechazar las creencias que los cristianos consideraban verdades indiscutibles como que Jesús era el hijo de Dios. Al no aceptar el cristianismo se situaban fuera del control de las autoridades religiosas. Eran un peligro. Así que los clérigos cristianos, desde el púlpito, avivaban el odio hacia ellos culpándoles de practicar ritos satánicos con sangre de niños cristianos, del asesinato de Jesucristo o de cualquier catástrofe natural. Así se produce la primera revuelta antijudía en 1391, que comienza en Sevilla. Se les culpa de la peste de 1348 que mató a un tercio de la población europea. Finalmente, en 1492 los Reyes Católicos ordenan su expulsión".
    Tras esta breve introducción comenzamos el paseo: "Esas columnas de mármol que ven ustedes son las más antiguas de la ciudad, datan del siglo II, pertenecían a un foro romano. Y miren, los círculos en las partes bajas de las paredes son ruedas de molino... ¿Saben ustedes para qué las ponían ahí? Para proteger la pared de los ejes de los carros de caballos
Patio andaluz del hotel El Rey Moro
y no se comieran la pared... En esa casa es donde nació y vivió Murillo, el pintor... Ahí tienen el convento de las Carmelitas Descalzas, se lo compraron a un banquero en bancarrota. El convento conserva un cuadro de santa Teresa de 1576 realizado por un monje carmelita; se cuenta que a la santa no le gustó nada, se veía fea... En la Edad Media era corriente que el nombre de las calles hiciera referencia al oficio que se practicaba en ellas y es una pena que se hayan cambiado, por ejemplo, la actual calle Mateos Gago se llamó hasta el siglo XVIII la calle de la Borceguinería, es decir, los fabricantes de zapatos... Estamos pasando por la calle Reinoso, más conocida como la calle del Beso, porque los balcones superiores están tan próximos que los vecinos se pueden besar. A pie de calle, la anchura es de un metro... Las calles son un laberinto, ya lo habrán notado, se trataba de tener sombra en verano; en días de calor, entre el barrio de Santa Cruz y, por ejemplo, la avenida de la Constitución puede haber una diferencia de cinco grados. Y en verano es muy de agradecer... Seguro que todos ustedes conocen la ópera Carmen de Bizet basada en la novela de Prosper Mérimée, pues Mérimée se inspiró en este barrio para ambientar la novela... También es célebre la Hostería del Laurel, aquí los personajes don Juan y don Luis, de la obra Don Juan Tenorio de Zorrilla, se citan transcurrido un año después de realizar la primera apuesta". Uf, la hora prevista se ha convertido en dos. La pareja de alemanes da un euro a la guía y esta se escapa en cuanto los demás echamos mano al bolsillo. ¡Es que me da una vergüenza terrible!
    Es tarde, ¿dónde cenamos? Pasamos por el puente de San Telmo hacia Triana y buscamos un sitio. Rápido, que perdemos el bus. Mientras miramos el menú de un bar de tapas, un chaval inglés sale relamiéndose y nos lo recomienda: "Very good!". Entramos. Sirven rápido y todo está sabroso y barato: croquetas de caña de lomo, wok de buey, tapa guasacaca y tarta artesana. Perdemos el ultimo autobús y tomamos un taxi al hotel.

Copyright © 2014 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.