Reino de España 2014

12 de abril, Teruel21 de abril, Sevilla
13 de abril, Teruel 22 de abril, Sevilla
14 de abril, Albarracín, Valencia 23 de abril, Sevilla, Baeza
15 de abril, Valencia 24 de abril, Baeza, Úbeda
16 de abril, Valencia, Elche 25 de abril, Baeza, Toledo
17 de abril, Murcia 26 de abril, Toledo
18 de abril, Cabo de Gata 27 de abril, Toledo
19 de abril, Cabo de gata, NíjarDatos económicos del viaje
20 de abril, Sevilla

18 de abril, Viernes Santo

    A la altura de Puerto Lumbreras, a la derecha, vemos la colorida fachada del hotel Riscal, aunque el hotel tiene forma cuadrangular, los colores de la fachada le dan un aire al cubo de Kubrik.
    Nos registramos en el hotel Blanca Brisa, a la entrada de la barriada de San Miguel de Cabo de Gata, y enseguida enfilamos hacia el Faro. Es un paisaje árido, desértico, afortunadamente preservado de nuevas construcciones por su declaración de Parque Natural. No ha sido fácil reservar alojamiento en Cabo de Gata; es evidente que esta zona no tiene infraestructura suficiente para acoger a todos los turistas que quieren disfrutar del entorno. Hasta ahora se ve libre de las construcciones mastodónticas que abundan en la costa andaluza, y no será porque no lo han intentado: el hotel El Algarrobico es el peor ejemplo de ilegalidad urbanística de esta costa. Ilegal por partida doble: invade la zona de protección de los primeros cien metros de la Ley de Costas y se ubica dentro del Parque Natural de Gata-Nijar, en zona C1, o sea, de máxima protección. Entonces... ¿cómo lo han construido? Fácil, cambiamos la C1 por la D2, áreas urbanizables, y ya está, así de simple. Han tenido que pasar diez años y veintidós sentencias judiciales, algunas contradictorias, para que definitivamente el Tribunal Supremo dictamine su ilegalidad. Ahora la empresa Azata reclama setenta millones de euros porque, claro, el alcalde les dio permiso para construir. ¿Quién los va a pagar? ¿Y los casi ocho millones que cuesta su demolición? ¿Tú quién crees?

Las salinas del Parque Natural de Cabo de Gata

    Paramos junto a las salinas para echar un vistazo con los prismáticos a un pequeño grupo de flamencos rosados. Dicen que durante los meses de verano se ven a miles, aunque no anidan, son muy sensibles a la presencia humana. otra maravilla de este lugar son sus fondos marinos, catalogados entre los más ricos del mediterráneo español, aunque habría que venir en verano para disfrutarlos, ahora la temperatura no acompaña.
    La carretera pasa por un pueblo de triste aspecto: la Almadraba de Monteleva, más conocido aquí como "Las Salinas". En origen fue un diminuto pueblo de pescadores que se animó con la explotación de las salinas; llegó más gente y se construyeron más viviendas, una escuela, un ambulatorio y en 1907 una iglesia que fue rehabilitada hace dos años y en la que ya se celebran misas y ocasionalmente bodas y bautizos. Hoy en día apenas viven treinta habitantes aunque en verano llegan los hijos de los antiguos salineros y el pueblo se llena de actividad.
    Al atardecer, con un viento bastante desagradable nos topamos en el paseo marítimo de Cabo de Gata con una modesta procesión típica de estas fechas.

Copyright © 2014 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.