Reino de España 2014

12 de abril, Teruel21 de abril, Sevilla
13 de abril, Teruel 22 de abril, Sevilla
14 de abril, Albarracín, Valencia 23 de abril, Sevilla, Baeza
15 de abril, Valencia 24 de abril, Baeza, Úbeda
16 de abril, Valencia, Elche 25 de abril, Baeza, Toledo
17 de abril, Murcia 26 de abril, Toledo
18 de abril, Cabo de Gata 27 de abril, Toledo
19 de abril, Cabo de gata, NíjarDatos económicos del viaje
20 de abril, Sevilla

17 de abril, Jueves Santo

    ¡Qué lugares tan tenebrosos son las iglesias, llenas de frías paredes, enrejados, figurillas con caras de pena, sepulcros y cuadros inquietantes, como el del martirio de san Bartolomé de la catedral de Murcia, a la izquierda, nada más entrar. Al pobre hombre le están arrancando la piel a tiras. ¿Que por qué? Parece que sucedió en Armenia en el siglo I: predicaba el cristianismo de manera tan eficaz que los sacerdotes de otras deidades se quejaron a su rey y este ordenó su ejecución. Unos textos dicen que murió decapitado, otros desollado, vete tú a saber. Encima es el patrón de los curtidores, no me digas que no tiene guasa. Lo de "tumbarse a la bartola" también se relaciona con él, porque el día de san Bartolomé, el veinticuatro de agosto, es cuando se acababan las cosechas y las verbenas de los pueblos empezaban.
    Frente a la capilla de los Vélez, el cura lee pacientemente en su confesionario mientras espera que llegue la clientela pecadora. Un turista despistado, con cámara en mano, le toma por el kiosco de información: "Oiga, ¿de qué estilo es esta catedral?" El cura levanta los ojos lentamente, le mira por encima de sus gafas de cerca y, muy serio le responde, marcando cada sílaba: "Gótico castellano". El turista, que debe ser algo sordo, se lo pregunta otra vez. ¡Qué cara de ofendido pone el cura! "Es que ya no hay respeto por la autoridad eclesiástica", parece decir para sí.
    A mí, más que la catedral, me gusta la torre, su volumen y decoración me parecen más equilibrados. Tiene una altura imponente, nada menos que noventa metros. No puedo imaginar lo inmensa que les tuvo que parecer a la gente en la época de su construcción, sobre todo, si la comparamos con las casas de caña y barro que la rodeaban. El campanario se proyectó separado de la catedral porque los primeros arquitectos de la torre provenían de Italia y allí estaba de moda esa separación, acuérdate de la torre inclinada de Pisa, que es el campanario de la catedral de Pisa. A esta de Murcia poco le faltó para convertirse en otra torre inclinada porque se construyó sobre un terreno arcilloso, blando y de elevado nivel freático y por dos ocasiones se tuvo que rectificar su inclinación. Según el folleto, la catedral se construyó sobre la mezquita Mayor, comenzó en 1394 y concluyó en 1462.

Fachada y torre de la catedral de Murcia

    El campanario cuenta con veintiún campanas y cada una de ellas atiende por un nombre. La más antigua es la de los conjuros, llamada la Mora, del siglo XIV, no está para muchos trotes así que se guarda en el museo de la catedral. La más moderna data de 2002, bautizada como la Mora Nueva. Las campanas pequeñas se subían al campanario por la rampa interior de la torre; cuando subas fíjate que aún quedan en las paredes las barras por donde se pasaban las cuerdas para ayudar a subirlas. Las campanas más grandes se izaban desde el exterior de la torre con poleas y andamios. Los conjuratorios de esta catedral —los cuatro templetes coronados con las estatuas de los cuatro santos de Cartagena— son de destacado valor artístico. Desde el conjuratorio, el sacerdote, con la ayuda del Lignum Crucis —un trocito de madera de la cruz de Cristo—, invocaba al Altísimo para ahuyentar las tormentas y las epidemias. En la misma planta hay un pequeño balcón en voladizo, especialmente dedicado a conjurar las riadas del Segura.
    Comemos en La Pequeña Taberna, un restaurante mencionado en la novela de aventuras La carta esférica del escritor murciano de best-sellers Arturo Pérez Reverte, sin duda el escritor español más popular del momento gracias a sus continuas apariciones en televisión. El bacalao con pisto, muy bueno, y los alcauciles, geniales. De postre el camarero nos recomienda los paparajotes, típicos de estas fiestas de Semana Santa, es un postre de herencia árabe, hecho con harina, huevo, leche y hojas de limonero.
Real Casino de Murcia
    No te olvides de visitar el Real Casino, la restauración finalizó en 2009 y el resultado es espectacular, merece la pena verlo. El salón de baile parece salido de la corte francesa; lujo por todas partes. Ahora mismo se celebra una boda de alto copete y el jolgorio es tremendo. El casino es precioso, pero yo siempre que veo este tipo de construcciones faraónicas pienso lo mismo: seguro que es privado y algún listo se las ha arreglado para pagarlo con dinero público y, ya de paso, robarnos unos cuantos millones. Es que no falla. Rasco un poco en Internet y...: "El juez David Castillejos cree que hay indicios de criminalidad en el presidente del casino de Murcia, en concreto, un delito de malversación de caudales públicos relacionados con la rehabilitación. Pese a que el casino es privado, su reforma comenzó en 2006 con diez millones de dinero público, gracias a su carácter de bien cultural y declaración de monumento". Están implicados el presidente del casino, un arquitecto italiano y ¡cómo no!, el concejal de urbanismo, que también está siendo investigado por el caso Umbra —una trama de corrupción urbanística—, que a su vez, ha sacado a la luz irregularidades en la compra de las esculturas que adornan las rotondas de Murcia. Da la casualidad de que el cuñado del concejal de urbanismo es propietario de una galería de arte y la Policía y el fiscal anticorrupción sospechan que aquí hay tomate: por ahora ya han sido citados a declarar los escultores, el concejal, el cuñado, el ingeniero municipal, el gerente de urbanismo y otros siete funcionarios.
    Solo en Murcia, treinta y cinco de los cuarenta y cinco municipios están manchados por la corrupción, pero raro será que un político vaya a la cárcel; lo habitual es que los procesos judiciales se dilaten durante décadas y cuando ya nadie se acuerda de ellos aparezca una sentencia exculpatoria. Un ejemplo es el caso de contaminación del río Segura en 1998, el equipo de gobierno de Alcantarilla fue denunciado y todavía estamos esperando la sentencia. Yo estoy convencido de que los partidos políticos son organizaciones criminales disfrazadas, por eso, no es de extrañar que utilizen métodos mafiosos: en julio de 2016 la casa del fiscal anticorrupción de Murcia será asaltada por dos individuos que le robarán el ordenador con los sumarios de los casos de corrupción, la mayoría con implicados del Partido Popular. El Sistema está tan podrido que ya nos hemos acostumbrado al olor.

Copyright © 2014 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.