Otros viajes

República Árabe de Egipto 2006

7 de abril, Asuán 13 de abril, Edfu, Kom ombo
8 de abril, Asuán, Kom ombo14 de abril, Abu Simbel, Philae, Asuán, El Cairo
9 de abril, Edfu, Esna 15 de abril, El Cairo
10 de abril, Luxor, Valle de los Reyes, Medinet Habu16 de abril, El Cairo
11 de abril, Dendera 17 de abril, El Cairo
12 de abril, Esna

8 de abril, sábado

    Temprano, un autobús nos conduce a la primera visita del día: el obelisco Inacabado, en las canteras de granito rojo de Asuán. Yasser nos pone al día en todo lo referente a los obeliscos: "Por regla general se erigían por parejas a la entrada de los templos y su función era rendir culto al dios solar Ra. El piramidón, la parte piramidal superior, brillaba bajo el sol y se veía desde muy lejos ya que se forraba con electro, una aleación de oro y plata que se encontraba en estado natural en Egipto. obeliscos egipcios encontrarán en muchas ciudades de Europa y hasta en Estados Unidos, como el situado en Central Park de New York, es uno de los llamados Agujas de Cleopatra, el otro está en el Embankment de Londres. En Italia es donde más hay porque Egipto perteneció al Imperio romano, por ejemplo, el obelisco de Ramses II de los jardines de Boboli en Florencia o los ocho obeliscos de Roma. En Estambul tienen el obelisco de Teodosio. En la plaza de la Concordia de París pueden ver el de Luxor, etc.
El obelico Inacabado
El más antiguo se encontró en la antigua Heliópolis y se remonta a 1950 AEC.
    El obelisco que nos ocupa pesa 1160 ton y mide cuarenta y dos metros, el mayor jamás construido. Una grieta fue la culpable de que no pasara el control de calidad. Fue encargado por la faraona Hatshepsut".
    —¿Y cómo movían semejantes pesos?
    —No se sabe exactamente, pero se han encontrado rampas de transporte al lado de las canteras. Se supone que colocaban los obeliscos encima de gigantescos trineos de madera que deslizaban sobre barro húmedo y después, bueyes y hombres tiraban del trineo. Lo que es seguro es que no utilizaron ruedas ya que se hundirían en la arena. Luego, el Nilo y una enorme barca facilitarían en gran medida la tarea del transporte. Lo cierto es que los egipcios los construían, los trasladaban y los izaban hace cuatro mil años con sus rudimentarias herramientas".
    Visitamos la presa de Asuán. Yasser nos habla de las ventajas que ha traído la construcción de la presa: estabilización del abastecimiento de agua, eliminación de las inundaciones, posibilidad de regar los campos durante todo el año, etc. Pero también tiene sus inconvenientes: ahora el limo ya no nutre las tierras, las arenas comen cada vez más terreno a los palmerales del Nilo y se saliniza la tierra. La construcción de la presa afectó también a la pesca de la sardina en todo el Mediterráneo oriental. Dicen que también ha cambiado el clima; llovió una vez y como las casas de los nubios son de adobe, muchos se quedaron sin ellas.
    Por supuesto, tuvieron que salvar unos cuantos templos de las aguas, entre ellos el templo de Debod, que fue trasladado piedra a piedra al madrileño Parque del oeste en recompensa por nuestra aportación en la salvación de los templos que iban a ser sumergidos por el lago Nasser.
    Visitamos también una tienda de perfumes. Nos obsequian con té o carcadé, a elegir. El carcadé es una infusión que se prepara con las flores secas del hibisco. Dicen que tiene fama por sus propiedades estomacales, lo cierto es que a mi me sienta genial y repito.
    En la tienda aprendemos las propiedades terapéuticas de algunas flores y árboles, por ejemplo: el aceite del sándalo se utiliza para tratar el acné, el catarro y es el aceite natural del masaje. La lavanda es relajante, elimina dolores de cabeza y es repelente de insectos. La flor de loto mezclada con grasa de hipopótamo es lo que utilizaban en el antiguo Egipto como protección solar.
Viajando en falúa hacia el pueblo nubio
    Regresamos al Nile Crown II. Justo a su popa, en el embarcadero, zarpan las falúas que nos llevan a dar un placentero paseo por el Nilo. Las falúas se propulsan por el viento, cuando no sopla tienen que echar mano de un remo rudimentario demasiado pesado aunque efectivo.
    En las orillas, los pescadores golpean el agua con sus palos para espantar los peces hacia las redes de trasmallo. Pescan tilapias, percas, lisas, peces serpientes, etc.
    Cerca, sobre una colina, se divisa el mausoleo de Aga Khan, millonario asiduo de las revistas del corazón.
   A la altura del mausoleo del Aga Khan los que quieren hacer la visita al poblado nubio continúan en otra falúa. La visita resulta un tanto "turística", te ofrecen carcadé, shisha (pipa árabe), te puedes hacer un tatuaje con henna y luego un paseo por el pueblo en camello. El personal regresa algo agobiado por el calor que ha pasado, particularmente durante el paseo en camello. Mi mujer y yo hemos preferido pasar las horas centrales del día leyendo un poco en la habitación, que con el aire acondicionado se está de miedo.
    Cuando el calor remite salimos a la calle, hoy es sábado y todas las tiendas están abiertas. Hay muchos puestos con especias; en todos venden lo mismo: canela en palo, menta, anís, té, jacaranda, azafrán, orégano, hibisco, comino, etc.
Aproximación al templo de Kom-ombo
   Regresamos al barco para continuar navegando rumbo al templo grecorromano Kom ombo. Llegamos al atardecer. El número de motonaves atracadas en el muelle es impresionante; los turistas somos legión.
    Este templo lo construyeron los ptolomeos (griegos) en el siglo II AEC y lo continuaron los romanos. Su finalidad era honrar a Sobek, un dios con cabeza de cocodrilo y cuerpo humano. Pero luego, se cansaron de rezar a una divinidad que representaba el mal y agregaron otro dios al templo, Horus. Está algo deteriorado debido a su proximidad con el Nilo. Las paredes del templo están plagadas de jeroglíficos y dibujos, algunos muy peculiares, como la descripción del instrumental quirúrgico.
    Por cierto, ¿sabéis cómo se lee un jeroglífico? Pues hay múltiples posibilidades: de izquierda a derecha, de derecha a izquierda o de arriba abajo, los signos siempre miran hacia el inicio de la frase.
    A ningún guía se le olvida explicar lo de las uniones de las piedras de los templos mediante maderas en forma de colas de milano, ni lo del nilómetro, un pozo que los sacerdotes utilizaban para conocer el nivel de crecida del Nilo y fijar los impuestos en función de ese nivel. Era muy importante porque los impuestos, en el Egipto antiguo llegaban hasta el cincuenta por ciento de la cosecha.
    De vuelta en la motonave, nos dicen que hoy toca cena con cierto toque oriental y se agradece. La comida del barco es para mi gusto bastante aceptable, sencilla y bien cocinada. Sirven carne, pescado, arroz, tomates asados, patatas, varias sopas, pasta, huevos. En la parte de ensaladas hay donde escoger: tomate, pepino, zanahoria rayada, aceitunas, queso feta y otros, varios tipos de ensaladas preparadas, etc. La sección de postres es la más llamativa y siempre hay cantidad de tartas de chocolate, fresa, de manzana, dulces de miel y almendras, pastelillos. Como frutas siempre hay naranjas, plátanos, guayaba, manzana, melón, sandía y mandarinas. Comida mediterránea en definitiva.

Copyright (c) 2006 - MRB

La propiedad intelectual del texto y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.