Los viajes de Mariano

República Árabe de Egipto 2006

7 de abril, Asuán 13 de abril, Edfu, Kom Ombo
8 de abril, Asuán, Kom Ombo14 de abril, Abu Simbel, Philae, Asuán, El Cairo
9 de abril, Edfu, Esna 15 de abril, El Cairo
10 de abril, Luxor, Valle de los Reyes, Medinet Habu16 de abril, El Cairo
11 de abril, Dendera 17 de abril, El Cairo
12 de abril, Esna

10 de abril, lunes

    Amanecemos atracados en Luxor, la antigua Tebas. Somos el primer grupo en llegar al templo de la faraona Hatshepsut (1479-1458 AEC). Yasser nos centra en la historia: "Era hija de faraones y se casó con su hermanastro. A su muerte asumió las funciones de faraona por encima de su hijo bastardo. A pesar de que su reinado significó una época de prosperidad, muchos no tragaron que una mujer fuera regente y, después de su muerte, borraron su imagen de los templos y destruyeron sus estatuas". En este templo se produjo la matanza de varias decenas de turistas en noviembre de 1997.
    Volvemos al autobús para dirigirnos hacia un plato fuerte del viaje: el Valle de los Reyes. Aunque llegamos temprano al lugar, el número de autobuses aparcados excede cualquier previsión. Algunos grupos de turistas llegan a lomos de burros, es otra opción, bastante divertida, por cierto.
Excavando una nueva tumba
   Si echas una ojeada a las áridas montañas, da la sensación de que cada palmo de tierra ha sido removido y así debe ser, porque llevan 62 tumbas encontradas y la foto de la derecha muestra las excavaciones actuales de una nueva tumba. Los dos hombres acuclillados están cribando cada cesto de tierra que sacan de la galería.
    Todos estos enterramientos pertenecen al Imperio Nuevo (1550-1070 AEC), cuando se logró la reunificación de Egipto. El enterramiento más antiguo data del 1530 AEC
    El billete de entrada permite la visita de tres tumbas, a escoger. Yasser nos recomienda entrar en la de Ramsés III (1183-1152 AEC), Ramsés VI (1142-1134 AEC) y Meremptah (1213-1203 AEC). Me sorprende el colorido y la densidad de los dibujos de las tumbas, no hay centímetro cuadrado sin trabajar. Está claro que creían profundamente en el "viaje al otro mundo".
    La visita a la tumba de Tutankhamón (1345-1327 AEC) es facultativa. A pesar de que no fue un faraón importante es seguramente el más famoso porque su tumba, a pesar de dos intentos de saqueo, se encontró intacta con miles de objetos y tesoros de incalculable valor. Murió a los dieciocho años, tras sólo nueve años de reinado. El análisis de su ADN reveló que una necrosis ósea en la pierna, consecuencia probablemente de la endogamia, y una malaria tropical, fueron los causantes de su muerte.
    ¿Quién no ha oído hablar de la maldición de Tutankhamón, escrita en el interior de la tumba?: "la muerte golpeará a quien perturbe el sueño del faraón..." Nada menos que veintiséis personas murieron relacionadas con el descubrimiento de la momia. Se barajaron varias teorías: que si el guano de los murciélagos, que si ciertos hongos, que si polvos venenosos, etc. La explicación era más prosaica: Carnavon adjudicó la exclusiva del descubrimiento a la conocida revista The Times y la competencia se inventó lo de la maldición para alimentar las páginas de sus diarios.
    La verdad es que la galería de Tutankhamón es pequeña y casi desnuda de pinturas. Lo que a todos se nos pasa por la cabeza es que si un faraón sin importancia como Tutankhamón le enterraron con semejante tesoro, ¿qué no habría en las tumbas de faraones importantes que reinaron durante mucho más tiempo? Bufff...
    ¿Y quién asaltaba las tumbas, si se puede saber? Pues muchas veces eran ladrones y otras, los propios faraones entrantes, porque se han encontrado objetos de faraones anteriores en las tumbas de otros. Lógico.
    Dejamos el Valle de los Reyes a las nueve y media y visitamos Medinet Habu, uno de los templos que más me ha gustado por la riqueza de las escenas de guerra y la buena conservación de los grabados en columnas y muros.
   Al lado del templo hay un hotel donde el escritor Terenci Moix vivió durante algún tiempo. Los restos de Terenci fueron esparcidos cerca de aquí, en Deir el-Medina o Valle de los Artesanos.
    Muy cerca se encuentran los colosos de Memmón, son los restos visibles del templo funerario de Amenhotep III, alrededor de ellos están excavando y ya se ven algunos muros de piedra saliendo a la luz.
Karnak
   A las doce y media volvemos al barco para almorzar y para las tres ya estamos de nuevo en el autobús dispuestos a visitar el que fue el templo más importante de Egipto: el templo de Karnak, en Luxor. Este es otro templo que también quedó sepultado por la arena durante mil años. Lo más impresionante son las 134 columnas de la sala hipóstila, según Yasser todavía no se comprende la técnica utilizada para levantarlas ya que están muy pegadas unas a otras, se sospecha que se empleaba arena para ir subiendo en altura.
    El templo es muy interesante porque está repleto de estatuas, obeliscos, patios, pilonos, etc.
   Karnak recoge 1500 años de historia, aquí metió mano, entre otros, Ramsés II, III y IV, Seti II, Tutmosis II y III, Hatshepsut, Amenofis III y hasta el emperador romano Constantino quien se llevo un obelisco de 32 m de altura al circo Máximo de Roma.
    Junto al lago sagrado se encuentra el escarabajo, que simboliza el sol naciente. Y si das siete vueltas al susodicho, volverás a Egipto, seguro, palabra de escarabajo.
    Y seguimos, ¡vaya día!, a ver el templo de Luxor, cerquita del de Karnak. Este templo se descubrió en 1881 y también estaba cubierto por la arena del desierto. El obelisco que falta de la entrada es el que está actualmente en la Plaza de la Concordia de París.
Manualidades de la tripulación
    Y por si fuera poco, todavía nos queda una visita más, la tienda de papiros. Como siempre, te adornan la visita con una demostración cultural de cómo se elabora un papiro. Los egipcios fueron los primeros en utilizar el papiro, antes se escribía en piedra, en piel de animales, etc. Nos muestran la planta del papiro y hacen una demostración rápida: primero, lo cortan en láminas, lo meten en agua y lo prensan junto con otras láminas... y ya está. Ahora a comprar, que es la clave de la felicidad.
    Cuando llegamos a nuestra habitación del Nile Crown II, casi todas las noches, los encargados de la limpieza de las habitaciones, nos dejan sobre la cama alguna figura hecha con las toallas: un mono, unos cisnes, un niño, etc, y hoy tenemos un cocodrilo. Mi mujer dice que mejor que limpiaran más, hay pelos detrás de la puerta del baño que nos acompañan desde Asuán, ¡y no son nuestros!
    Hoy han salido muchos turistas y entran otros. A nosotros nos cambian de mesa y nos reúnen con otros "veteranos", resultan ser cuatro parejas de Vasconia que no han tenido suficiente con las actividades de hoy y han contratado un viaje nocturno hasta Luxor en calesa, seguro que se divertirán.
    Es una lástima que no hayamos tenido tiempo para visitar Luxor, ya que parece más moderna que Esna o Asuán.

Copyright (c) 2006 - MRB

La propiedad intelectual del texto y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.