Otros viajes

República del Ecuador 2004

18 de junio, Guayaquil 29 de junio, Cuenca
19 de junio, Guayaquil 30 de junio, Gualaceo, Chordeleg
20 de junio, Galápagos: Puerto Ayora 1 de julio, Ingapirca, San Pedro de Alausí
21 de junio, Galápagos: Seymour Norte 2 de julio, Nariz del Diablo, Riobamba, Baños
22 de junio, Galápagos: Genovesa 3 de julio, Paillon del Diablo, Puyo, Baños
23 de junio, Galápagos: La Española, San Cristobal4 de julio, Salasaka, Quito
24 de junio, Galápagos: Santa Cruz, Bartolomé 5 de julio, Quito, Otavalo
25 de junio, Galápagos: Fernandina 6 de julio, Quito
26 de junio, Galápagos: Santiago 7 de julio, Quito, Quevedo
27 de junio, Galápagos: Puerto Ayora, 8 de julio, Guayaquil
28 de junio, Galápagos: Bachas, Guayaquil 9 de julio, Guayaquil
10 de julio, Guayaquil

5 de julio, lunes

    Hemos pasado muy mala noche, nos duele la espalda y hemos dormido mal, la cama es incómoda. Decidimos cambiar de hotel. Preguntamos de nuevo en el hotel El Patio Andaluz, un bonito hotel de cinco estrellas que han inaugurado hace seis meses, a trinta metros de la plaza de la Independencia, en la calle García Moreno. Ayer nos pedían ciento veinte dólares y hoy nos lo ofrecen por un precio más razonable: noventa dólares con desayuno y cena concertada. Sin dudarlo nos trasladamos a la habitación 220 de este recomendable alojamiento.
    Sin ni tan siquiera subir a la habitación, nos ponemos en camino hacia la Mitad del Mundo,
Complejo La Mitad del Mundo
un complejo turístico agradable y bien montado con tiendas de artesanía fina y algunos restaurantes. Lo mejor del lugar es el museo. El precio de la entrada incluye los servicios de un guía. Como en otros museos, aquí también se trata de estudiantes de turismo en prácticas. Nuestro joven guía lo hace de maravilla y nadie diría que es su primer día de trabajo. Al parecer, los fines de semana esto se llena, sin embargo, hoy apenas hay veinte carros en el parqueo. En realidad, la línea del ecuador dibujada en el suelo es errónea, la verdadera pasa por una hacienda privada donde incluso se puede observar los sentidos contrarios de giro del agua al circular por un sumidero, en ambos lados del ecuador.
   En las tiendas de artesanía es muy popular la tagua, el llamado márfil vegetal. Con él hacen collares, figuritas y artilugios de masaje. Se consigue de las semillas secas y pulimentadas de la Palma de Cade. Es originario del norte de Sudáfrica. Se parece mucho al márfil animal en la apariencia, tacto y porosidad, aunque tiene mucha limitaciones en su tamaño, ya que las semillas secas no son mayores que un huevo de gallina.
   A pesar de que el famoso mercado de Otavalo es el sábado, nos acercamos hasta esta pequeña población para ver que ofrece. Lo primero que percibimos es que es profundamente indígena, con unos rasgos humanos más peculiares que en otras ciudades.
   Gran parte de la ciudad está en obras, están ampliando las aceras y reduciendo, por tanto, el espacio para la circulación de vehículos.
   Volvemos a San Francisco de Quito y después de una estupenda cena en el hotel, (realmente parece que somos los únicos huéspedes alojados), damos una vuelta por el casco antiguo. La iluminación nocturna realza la belleza de los edificios y al fondo, se ven las incontables luces de las casas sobre la ladera de la montaña.
    En la plaza de la Independencia la policía anda ocupada con una niña encerrada en un vehículo todo terreno, aparentemente sus padres le han dejado encerrada en el vehículo y la niña llora desconsoladamente. La policía se las arregla para abrir la puerta y es acogida en los brazos de una turista española que se interesa por su estado.
   Muchos coches de caballos con turistas recorren las calles del Quito colonial.

Copyright © 2004 - MRB

La propiedad intelectual del texto me pertenece. Está prohibido, por tanto, su utilización sin mi expresa autorización.