Otros viajes

República del Ecuador 2004

18 de junio, Guayaquil 29 de junio, Cuenca
19 de junio, Guayaquil 30 de junio, Gualaceo, Chordeleg
20 de junio, Galápagos, Puerto Ayora 1 de julio, Ingapirca, San Pedro de Alausí
21 de junio, Galápagos, Seymour Norte 2 de julio, Nariz del Diablo, Riobamba, Baños
22 de junio, Galápagos, Genovesa 3 de julio, Paillon del Diablo, Puyo, Baños
23 de junio, Galápagos, La Española, San Cristobal4 de julio, Salasaka, Quito
24 de junio, Galápagos, Santa Cruz, Bartolomé 5 de julio, Quito, Otavalo
25 de junio, Galápagos, Fernandina 6 de julio, Quito
26 de junio, Galápagos, Santiago 7 de julio, Quito, Quevedo
27 de junio, Galápagos, Puerto Ayora, 8 de julio, Guayaquil
28 de junio, Galápagos, Bachas, Guayaquil 9 de julio, Guayaquil
10 de julio, Guayaquil

3 de julio, sábado.

    A las nueve andamos ya en la calle esperando a nuestro chofer, que viene con quince minutos de retraso ya que, según dice, se han demorado con su desayuno.
    Nos dirigimos hacia Puyo. Hay mucho turismo nacional en esta zona, autobuses y gente joven haciendo el recorrido en bicicleta, aunque no parece muy aconsejable si llueve, están de obras y los desvíos y algunos tramos de la carretera son un barrizal. Eso sí, cuando esté terminada está región va a ganar mucho. La selva amazónica a tiro de piedra.
La cascada El Manto de la Novia
    En la catarata "el Manto de la Novia" han instalado un sistema de teleférico que lleva funcionando ocho meses, por un dólar, ida y vuelta, se pasa a la otra orilla del río Pastaza. La experiencia es notable ya que el teleférico está descubierto y la altura al lecho del río es considerable. Pregunto al chico que opera el motor del teleférico si el sistema es seguro; me responde que no hay problema, que siempre que se rompe el cable ponen uno nuevo. ¡Ah!, me quedo más tranquilo.
    En el otro lado del río hay algunas haciendas con frutales y, Nadia, una niña de doce años, nos enseña un invernadero con más de 200 orquídeas, algunas minúsculas. Su padre también tiene un criadero de truchas arco iris donde se puede pescar. Las alimenta con balanceado para truchas.
    Seguimos hacia el Pailón del Diablo, una cascada sobrecogedora. La bajada hasta el pie de la catarata se realiza por un estrecho camino de tierra. Garúa incesantemente. El camino está muy concurrido. El balcón para asomarse y ver la cascada está abarrotado de gente, no se puede dar un paso y la fina lluvia de la cascada nos empapa a todos como si nos hubiéramos caído al río. Coincidimos con el grupo de jubilados "Paz y vida" que arman la marimorena allá donde van.
    Cruzamos el río Pastaza por un puente de catenaria muy divertido. Un cartel avisa que sólo lo pueden cruzar cinco personas a la vez, el problema es poner de acuerdo a los de uno y otro lado... imposible. El puente conduce a un pequeño bar, donde reponemos energía con un queque de chocolate. Las vistas desde el mirador son excelentes.
    Seguimos hasta Puyo dejando el río Pastaza a la derecha. La vegetación de las montañas se espesa aún más si cabe.
    Un oso hormiguero cruza la carretera.
    Puyo no tiene mucho que ver, sus calles ni tan siquiera están asfaltadas, aunque tiene un parque acuático de atracciones algo aparente. Seguro que la nueva carretera le da un impulso económico muy grande.
    Al regresar, vemos a mucha gente alrededor de un puente de la carretera. Están practicando puenting. Nunca lo había visto de cerca, así que paramos. Los protagonistas son todos muy jóvenes.
    Es divertido ver las caras de ansiedad y miedo de los que se lanzan. Una chica menudita se echa atrás justo cuando está a punto de saltar. Se lo ha pensado mejor, de nada sirven las palabras del monitor, que trata de convencerla, la chavala ama la vida y no quiere jugársela.
    Cenamos a las seis en el restaurante Mariane, muy bien. Luego paseamos por las callejuelas de Baños. Compramos unas macadamias y chocolate del país. Desde luego, el negocio que mejor funciona en este país parece ser la venta de cedés y deuvedés piratas, hay tiendas con esta mercancía por todo el país. Es el negocio de moda.
    Aunque todavía hay animación por la calle, nos volvemos al hotel, a reponer fuerzas.

Copyright © 2004 - MRB

La propiedad intelectual del texto me pertenece. Está prohibido, por tanto, su utilización sin mi expresa autorización.