Otros viajes

República del Ecuador 2004

18 de junio, Guayaquil 29 de junio, Cuenca
19 de junio, Guayaquil 30 de junio, Gualaceo, Chordeleg
20 de junio, Galápagos, Puerto Ayora 1 de julio, Ingapirca, San Pedro de Alausí
21 de junio, Galápagos, Seymour Norte 2 de julio, Nariz del Diablo, Riobamba, Baños
22 de junio, Galápagos, Genovesa 3 de julio, Paillon del Diablo, Puyo, Baños
23 de junio, Galápagos, La Española, San Cristobal4 de julio, Salasaka, Quito
24 de junio, Galápagos, Santa Cruz, Bartolomé 5 de julio, Quito, Otavalo
25 de junio, Galápagos, Fernandina 6 de julio, Quito
26 de junio, Galápagos, Santiago 7 de julio, Quito, Quevedo
27 de junio, Galápagos, Puerto Ayora, 8 de julio, Guayaquil
28 de junio, Galápagos, Bachas, Guayaquil 9 de julio, Guayaquil
10 de julio, Guayaquil

25 de junio, viernes

    Desembarco seco en Punta Espinosa, Fernandina. Es una zona muy volcánica, de lava negra basáltica. Nos topamos, como siempre, con algún lobo
Iguanas marinas de la Fernandina
marino que nos espera en el embarcadero.
    Hay iguanas marinas amontonadas en grupos de cientos de individuos. Las iguanas de Fernandina son más grandes que en otras islas porque el alimento es más abundante. En esta isla se grabaron las escenas de persecuciones de las serpientes a las iguanas marinas recién nacidas del documental Planet Earth II de la BBC. Si no lo has visto, búscalo, vale la pena.
    Por primera vez vemos los cormoranes de las Galápagos, única especie de cormorán en el mundo que es incapaz de volar. Por el contrario son excelentes nadadores.
    Mientras uno de los cormoranes intenta alimentar a su cría, una fragata trata de robarle el alimento. Esta parece ser la razón de que hayan perdido la capacidad de volar. Se supone que hace millones de años los cormoranes de estas islas volaban grandes distancias para conseguir su alimento, sin embargo, al llegar al nido eran atacados por las fragatas y en muchas ocasiones lo perdían; esto provocaba un enorme gasto de energía baldío, así que cada vez, comenzaron a buscar los peces más cerca, ahora los pescan a pocos metros del nido, que casi siempre está situado cerca de la línea de pleamar.
    Podemos observar dos tipos de lava: la ah-ah o tipo hawaiano, porque los nativos que andaban descalzos sobre ella decían ¡ah, ah! —por el dolor— y otra más fluida, la pahoe hoe.
    Los pingüinos son difíciles de ver, sólo distinguimos uno y en el agua.
    La mar está muy tranquila, como una tabla, y si se mira la superficie se ven las cabezas de las tortugas marinas cuando emergen para respirar. Sobre el agua flotan multitud de pufinos.
    Esto de ir con más gente, a veces es un rollo; a mi mujer se le pega uno que le habla de Dios; y es que él antes era un desgraciado, un maleante, un antisocial, drogadicto y mujeriego, pero un día se le apareció Dios y su vida cambió: hoy es un hombre nuevo, ahora visita los hospitales para dar esperanza a los enfermos de cáncer, de sida, etc. Y digo yo: ¿A qué espera Dios para multiplicar las apariciones?
    Un catalán se pega a mi vera: "La burbuja inmobiliaria algún día estallará y los catalanes, que no confiamos en los fondos ni en los bancos y tenemos nuestros fondos de pensiones invertidos en el mercado inmobiliario, ¿qué haremos cuando la burbuja pinche? Y seguro que esto pinchará, ya ha pasado en otros países, pero aquí será terrible, dependemos tanto del sector de la construcción... ¿qué será de nosotros, los catalanes, entonces...?"
    Por la tarde navegamos hacia Caleta Tagus para subir por un camino de madera hasta una atalaya desde donde se contempla una magnífica vista de la Isabela, que tiene mayor valor geológico que animal ya que es muy volcánica. Para desembarcar, nuestro guía se las tiene que ver con un lobo marino macho bastante grande que ocupa el estrecho sendero.
    En esta isla se introdujeron animales domésticos que afectaron a la fauna autóctona. Los chivos tuvieron que ser asesinados a balazos y se introdujo un chivo judas en torno al que se agrupaban los demás. También se emplearon métodos de detección electrónica para dar con ellos. Se supone que ya están erradicados.
    Luego damos una vuelta en panga por los acantilados: vemos muchos pelícanos, piqueros de patas azules, cormoranes, lobos marinos, iguanas y garzas de lava.

Copyright © 2004 - MRB

La propiedad intelectual del texto me pertenece. Está prohibido, por tanto, su utilización sin mi expresa autorización.