República de Cuba 1998

15 de julio, La Habana 26 de julio, Guamá, Playa Girón
16 de julio, La Habana 27 de julio, Cienfuegos, Trinidad
17 de julio, La Habana 28 de julio, Cayo Guillermo
18 de julio, Soroa, Pinar del Río 29 de julio, Holguín
19 de julio, Viñales, Pinar del Río30 de julio, Guardalavaca
20 de julio, Pinar del Río, María la Gorda 31 de julio, Manzanillo
21 de julio, María la Gorda 1 de agosto, Cabo Cruz, Marea del Portillo
22 de julio, María la Gorda 2 de agosto, Sierra Maestra, Baconao, Santiago
23 de julio, Matanzas3 de agosto, Santiago
24 de julio, Varadero4 de agosto, Santiago
25 de julio, Ciénaga de Zapata, Playa Larga5 de agosto, Santiago, La Habana

5 de agosto, miércoles

   En el aeropuerto de Santiago nos encontramos con una española a la que le han robado todas sus pertenencias a las pocas horas de llegar a la isla. Fidel debería cuidar más la seguridad de los turistas o matará su principal fuente de ingresos.
    El avión de Cubana de Aviación que nos lleva de Santiago a La Habana parecía moderno desde el exterior pero nos hemos pasado todo el vuelo envueltos en efectos especiales, en nubes de vapor de agua que flotaban en el interior del avión e impedían la visión más allá de un metro. ¡No te exagero! Hacía un frío del demonio y las aeromozas no tenían ni una manta para abrigarnos.
Aeropuerto de La Habana
    En el aeropuerto de La Habana he descubierto que los tapones de las tres botellas de ron que compré en Santiago están desprecintados; vete a saber qué contienen, no me fio, han ido directas a una papelera... y han desaparecido de la papelera en menos de diez minutos.
    Como disponemos de unas pocas horas antes de subir al avión, alquilamos por veinte dólares —incluye ida, espera y vuelta— un taxi para ir al mercadillo de la Habana Vieja para hacer las últimas compras. Nos ha gustado mucho la estatua de un desnudo femenino pero se ha quedado en Cuba: ciento ochenta fulas pedían por ella.
    A pesar de los pequeños contratiempos sufridos, guardo un buen recuerdo de Cuba, su gente es excepcional, son alegres, extrovertidos y cultos. Es una lástima que el empecinamiento de un solo hombre mantenga a todo un pueblo en la miseria económica. El comunismo es un régimen politico que iguala a todos en la condición natural del hombre: la pobreza. Lo primero que hizo Castro al lograr el poder fue abolir la propiedad privada. Y sin propiedad, no hay libertad, eres esclavo del que manda porque ante los abusos, ¿con qué fuerza vas a protestar si no tienes nada y la Policía actúa siempre en tu contra? ¿En qué medio puedes hacer oir tu voz si la televisión, las radios y la prensa pertenecen al gobierno? Y no se te ocurra ni tan siquiera críticar al régimen, el comité del barrio te podría retirar la tarjeta de racionamiento y a ver qué come tu familia. Castro los tiene bien agarrados de las pelotas. Lo dicho: como esclavos.
    El periódico que leemos en el avión dice que Castro ha emprendido una ofensiva contra los nuevos “millonarios” socialistas. Va a endurecer las medidas contra el enriquecimiento de los trabajadores por cuenta propia. ¿Qué es eso de ganar mil dólares mensuales? Fidel (alias Mandoyo, alias el Coma Andante, alias el Cagandante) no quiere criollitos.

Copyright © 1998 - MRB

La propiedad intelectual del texto me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.