República de Cuba 1998

15 de julio, La Habana 26 de julio, Guamá, Playa Girón
16 de julio, La Habana 27 de julio, Cienfuegos, Trinidad
17 de julio, La Habana 28 de julio, Cayo Guillermo
18 de julio, Soroa, Pinar del Río 29 de julio, Holguín
19 de julio, Viñales, Pinar del Río30 de julio, Guardalavaca
20 de julio, Pinar del Río, María la Gorda 31 de julio, Manzanillo
21 de julio, María la Gorda 1 de agosto, Cabo Cruz, Marea del Portillo
22 de julio, María la Gorda 2 de agosto, Sierra Maestra, Baconao, Santiago
23 de julio, Matanzas3 de agosto, Santiago
24 de julio, Varadero4 de agosto, Santiago
25 de julio, Ciénaga de Zapata, Playa Larga5 de agosto, Santiago, La Habana

31 de julio, viernes.

   Apuramos el tiempo en la playa de Guardalavaca. Las lanchas de pedales están muy solicitadas y hay que hacer guardia para hacerse con una.
   De Guardalavaca salimos a las dos y media rumbo a Manzanillo. Aquí se ve más gente por las calles que en las ciudades del oeste. De hecho, es algo complicado conducir entre tanta bicicleta. A veces, en los cruces, si nos toca ceder el paso, tardamos varios minutos en incorporarnos a la carretera por el incesante número de bicicleteros y carros de caballos que transitan. Cuba es un país ideal para moverse en bicicleta por su poco tráfico, aunque evidentemente, los cubanos lo hacen por pura necesidad. También hay que tener cuidado con las cabras que andan a sus anchas por las carreteras ante la ausencia de tráfico.
    Nos alojamos en el Guacanayabo, un hotel para cubanos. Es lo que hay. En la recepción, una pareja de recién casados fruncen el ceño cuando escuchan la tarifa que, por supuesto, es veinte veces menor que lo que nos cobran a nosotros.
    Al poco tiempo de alojarnos en nuestra habitación, comienza una impresionante tormenta y la luz y el agua se van. Miramos atónitos las palmeras, las jóvenes se comban tanto que rozan el suelo. Nos quedamos sin cenar. ¿Qué será cuando azoten los huracanes con vientos de trescientos kilómetros por hora?
   Dormimos mal, los colchones son muy blandos.

Copyright © 1998 - MRB

La propiedad intelectual del texto me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.