República de Cuba 1998

15 de julio, La Habana 26 de julio, Guamá, Playa Girón
16 de julio, La Habana 27 de julio, Cienfuegos, Trinidad
17 de julio, La Habana 28 de julio, Cayo Guillermo
18 de julio, Soroa, Pinar del Río 29 de julio, Holguín
19 de julio, Viñales, Pinar del Río30 de julio, Guardalavaca
20 de julio, Pinar del Río, María la Gorda 31 de julio, Manzanillo
21 de julio, María la Gorda 1 de agosto, Cabo Cruz, Marea del Portillo
22 de julio, María la Gorda 2 de agosto, Sierra Maestra, Baconao, Santiago
23 de julio, Matanzas3 de agosto, Santiago
24 de julio, Varadero4 de agosto, Santiago
25 de julio, Ciénaga de Zapata, Playa Larga5 de agosto, Santiago, La Habana

27 de julio, lunes

   Cienfuegos es una ciudad amplia y limpia y hasta tiene una pequeña zona comercial. Parqueamos al lado de un bar de amplios ventanales. En cuanto salimos del carro, unos veinteañeros nos hacen señas desde el bar. Que no nos preocupemos del carro, que ellos lo cuidan.
El autor en Cienfuegos
   La plaza de Cienfuegos está bien arreglada. Hablamos con el que fue uno de los chóferes de Ernesto Che Guevara. Se siente contento con Fidel y los logros de la Revolución: la medicina y la enseñanza gratis. ¿Y qué más, compay? Con poco te conformas.
   Hace un calor terrible. Entramos en el Palatino. Mientras tomo una cerveza Bucanero, un barbas me hace una caricatura, cuando me la da le digo que eso también lo hago yo. Me pasa los bártulos y se sienta en plan de pose. Pues no me echo atrás. Cuando termino mi dibujo se la muestro y el personal dice que no pinto del todo mal. El barbas no se da por vencido; tiene que quedar por encima, como el aceite. Coge el bolígrafo y se hace una caricatura de sí mismo. Me la da y que la guarde, que no las tire, por favor. No acepta propinas entre colegas.
    Trinidad tiene unas casas antiguas que si estuvieran más arregladas serían una de las ciudades más bellas del mundo. Las estancias son amplias y los techos altos, las paredes no suben hasta el techo, para mejorar la ventilación.
    El empedrado de las calles presentan grandes socavones y un perfil convexo. Unos dicen que es para drenar el agua de lluvia, otros que el antiguo alcalde tenía una pierna más corta que otra y así compensaba.
   Comemos una magnífica langosta en un paladar por ocho dólares.
   Nos alojamos en las villas “Las Cuevas”.

Copyright © 1998 - MRB

La propiedad intelectual del texto me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.