República de Cuba 1998

15 de julio, La Habana 26 de julio, Guamá, Playa Girón
16 de julio, La Habana 27 de julio, Cienfuegos, Trinidad
17 de julio, La Habana 28 de julio, Cayo Guillermo
18 de julio, Soroa, Pinar del Río 29 de julio, Holguín
19 de julio, Viñales, Pinar del Río30 de julio, Guardalavaca
20 de julio, Pinar del Río, María la Gorda 31 de julio, Manzanillo
21 de julio, María la Gorda 1 de agosto, Cabo Cruz, Marea del Portillo
22 de julio, María la Gorda 2 de agosto, Sierra Maestra, Baconao, Santiago
23 de julio, Matanzas3 de agosto, Santiago
24 de julio, Varadero4 de agosto, Santiago
25 de julio, Ciénaga de Zapata, Playa Larga5 de agosto, Santiago, La Habana

26 de julio, domingo.

   Volvemos hacia Guamá. El paseo en lancha por la Laguna del Tesoro resulta agradable. El tiempo acompaña, ya que el cielo sigue nublado, presagio de tormenta.
   Guamá es un centro turístico compuesto por cabañas de madera y techo de palmas, muchas de ellas elevadas sobre el agua a modo de palafitos. El césped luce bien cortado y cuenta con innumerables puentes de madera sobre los entrantes del mar. Todo muy fotogénico.
   Playa Larga se encuentra atestada de bañistas. La atravesamos andando de punta a punta y al parecer, pasamos desapercibidos. Nadie intenta vendernos nada, ¡increíble!
   Seguimos hasta Playa Girón donde en 1961 se produjo el intento de invasión de mil quinientos cubanos exiliados armados, apoyados por Estados Unidos. El ataque fue un completo fracaso. En menos de tres días murieron más de un centenar de soldados anticastristas, y fueron capturados unos mil doscientos. En el camino paramos en la Cueva de los Peces, una piscina natural de aguas cristalinas de setenta metros de profundidad que se comunica con el mar por un túnel subterráneo, repleta de peces de colores.

    En Playa Girón nos alojamos en una villa por cuarenta y ocho dólares. Estas villas me gustan más que los hoteles, sobre todo por el espacio disponible. Un empleado alucina cuando me ve meter la rueda de repuesto en la cabaña.

Copyright © 1998 - MRB

La propiedad intelectual del texto me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.