Crucero por el Caribe 2005

26 de noviembre, La Habana (Cuba)3 de diciembre, La Habana, Varadero
27 de noviembre, La Habana (Cuba) 4 de diciembre, Varadero
28 de noviembre, La Habana (Cuba) 5 de diciembre, Varadero
29 de noviembre, Navegación 6 de diciembre, Varadero
30 de noviembre, Montego Bay (Jamaica) 7 de diciembre, Varadero
1 de diciembre, George Town (Gran Caimán) 8 de diciembre, Varadero
2 de diciembre, Isla de la Juventud (Cuba)

5 de diciembre, lunes

    En el bufé del desayuno nos encontramos con una pareja que conocimos en el barco, ella sólo lleva una croqueta en la bandeja, le pasa lo que a nosotros, entre tanta comida anglosajona le es difícil encontrar algo apetitoso.
   En la mesa, los manteles son los mismos de la cena de ayer, las mismas manchas. Las fundas de las sillas tampoco están mucho más limpias. Y desde España te lo venden como un cinco estrellas; tres y media y soy generoso.

Vista desde El Faro del Barceló Premium Marina Palace

    Un paseo por la playa no viene mal para fisgar los hoteles aledaños. Del pelo que el nuestro, quizá algo peor, es el Tryp Península Varadero. Unos metros más allá nos encontramos el Playa Alameda Varadero, este tiene mejor pinta y el Princesa del Mar Sandals Resort & Spa parece bastante decente. Al pasar por este último, vemos a una chica, vestida aún con el uniforme de camarera, medio escondida en la calle lateral del hotel, pega un grito a un coche que pasa y rápidamente se introduce en él con una bolsa grande de plástico, llena a reventar. Las sobras de los bufés de estos hoteles ayudan a muchos cubanos a no pasar hambre; la cartilla de racionamiento no da para muchas alegrías.
    Después de cenar en el restaurante La Zarzuela nos llegamos hasta el salón de actos donde el grupo Salsa Cubana (piano, batería, percusión y trompeta) toca conocidas canciones de jazz, entre otras el "A night in Tunisia" de Bird. Luis, el pianista, es el compositor de algunas de las canciones, despide una gran energía y a la legua se ve que vive sólo para la música, tiene miles de proyectos. Fernando, el trompetista, es profesor de música en el conservatorio de Matanzas, nos presenta a su mujer que baila en el espectáculo, la chica tiene una cinturita que se puede abarcar con las dos manos. Se ganan la vida como grupo de acompañamiento del balé y tienen un repertorio para veintiún espectáculos.

Copyright (c) 2005 - MRB

La propiedad intelectual de los textos y de las fotos me pertenece, por lo que está prohibida su reproducción total o parcial sin mi expresa autorización.